Receta curativa

Cocinar puede ser el futuro de la medicina




En el 2010, las enfermedades crónicas representaron el 86 por ciento de todo el gasto en atención de la salud; cuatro años después, el costo por tratar únicamente la enfermedad cardíaca alcanzó la cifra de $315.4 miles de millones, incluidos los medicamentos y el cuidado hospitalario. En el Centro Goldring para la Medicina Culinaria en la Universidad de Tulane, los estudiantes de medicina aprenden destrezas culinarias para orientar a los pacientes en torno a cómo recuperar y mantener su salud por medio de la nutrición.

Al conseguir que estos aborden la preparación de comida saludable con facilidad y conocimiento pleno, esta nueva generación de médicos pone empeño en proporcionar los elementos básicos para el manejo de la salud a largo plazo. “Cuando observamos una alimentación más sana, notamos más prevención de enfermedades y menos hospitalizaciones, lo cual significa menos gasto en asistencia médica”, señala Leah Sarris, chef y director del programa.

Desde el 2012, 20 escuelas de medicina han adoptado el programa de Tulane, incluyendo el Instituto de Ciencia Clínica y Traslacional de la Universidad de California en Los Ángeles, la Universidad de Illinois-Chicago y la Escuela de Medicina Pritzker de la Universidad de Chicago, en alianza con la Escuela Kendall de Artes Culinarias.

Los estudiantes completan ocho clases de tres horas cada una, y los estudiantes de cuarto año pueden escoger entre seminarios que se centran en diferentes intereses clínicos, incluyendo el apoyo nutricional para quienes se enfrentan a la enfermedad celíaca, la enfermedad inflamatoria del intestino, alergias a alimentos, diabetes y al embarazo. Los estudiantes también enseñan clases de cocina gratuitas al público. Esta versión integradora de la asistencia médica puede cambiar la forma en que funciona el sistema médico.


Fuente: Yes magazine

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags