Comidas de verano

La conexión con las hierbas



stockcreations/Shutterstock.com

El verano es el momento ideal para añadir una dosis saludable de hierbas orgánicas y frescas para hacer ricas ensaladas, batidas deliciosas, otras comidas y ricuras para el clima caliente. Las hierbas no sólo son una adición sabrosa para cualquier comida, sino que también están repletas de beneficios para la salud, desde reducir la presión arterial, mejorar el equilibrio mineral, hasta aumentar el apoyo al sistema inmunológico, la hidratación, la energía y la salud de la piel.

La mayoría de las personas consideran utilizar las hierbas en pequeñas cantidades como condimento para recetas,  para espaguetis, sopas y postres. Sin embargo, también son plantas comestibles, igual que la col rizada y la espinaca. Aunque tienden a tener un sabor fuerte cuando se secan, las hierbas frescas suelen ser bastante suaves y pueden comerse en grandes cantidades, al igual que cualquier otro vegetal.

Súper beneficios

“Las hierbas de la temporada de verano son importantes para lidiar contra el calor y la humedad que trae la estación", dice Nathaniel Whitmore, médico y herbolario especializado en medicina china y practicante de masaje shiatsu, en Milford, Pennsylvania. Una hierba que él recomienda para esta época del año es el ginseng americano, que, a diferencia de su homónimo chino, es considerada una hierba "refrescante", que ayuda a mantener la humedad del cuerpo.

Cuando se combina con flores frescas de crisantemo, el resultado es un elixir poderoso que hidrata y energiza. "Un trozo de raíz de ginseng, con unos pocos  crisantemos colocados en un jarro de agua y puesto en la repisa de una ventana por unos cuantos días hacen una gran infusión fría", dice Whitmore. "Puede ponerla en la nevera por unos días y beberla en pequeñas cantidades para beneficiarse de sus propiedades energizantes e hidratantes".

Las hierbas de tallo suave como el perejil y el eneldo se pueden utilizar en grandes cantidades en ensaladas y sándwiches. Otras hierbas tolerantes al calor, que son fáciles de cultivar incluyen: toronjil, romero, lavanda, menta y albahaca.

“El toronjil es maravilloso para los dolores de cabeza y el insomnio que son comunes por las olas de calor veraniegas", dice  Michelle Schoffro Cook, Ph.D., herbolaria y doctora en medicina natural, en Ontario, Canadá. “La albahaca puede ayudar a reducir los dolores de verano, mientras que la lavanda sirve de relajante y como un excelente repelente de insectos”.

Además de aliviar los dolores de cabeza y la inquietud, el toronjil también es beneficioso para las personas que sufren de presión alta. Un estudio publicado en el Journal of Herbal Medicine informa que es beneficioso para reducir la presión arterial en pacientes con angina estable crónica. Se encontró que el romero, otra hierba usada para los trastornos del sueño, también ayuda a mejorar la memoria y a disminuir la ansiedad, según un estudio realizado en Irán en la Universidad Kerman de Ciencias Médicas.

Un estudio de 2009 llevado a cabo por investigadores del Departamento de Bioquímica de la Universidad de Allahbad, en India, reveló que los polifenoles que se encuentran en las hierbas y plantas tienen propiedades antioxidantes que pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes, osteoporosis y trastornos neurodegenerativos.

Frescas son mejores

Mientras que las hierbas pueden ser utilizadas en sus formas extraídas y secas, los beneficios más significativos para la salud se encuentran a menudo en las plantas orgánicas crudas. "Fresca es mejor", dice Whitmore. "Esto es especialmente cierto cuando se trata de las plantas más aromáticas como la albahaca y la lavanda. Muchos de los componentes más volátiles se pierden durante el proceso de secado".

La mayoría de las hierbas crecen mejor en áreas del jardín que no sean húmedas, que reciban al menos ocho horas de sol al día. Aunque algunas hierbas pueden crecer en lugares parcialmente sombreados, no serán tan sabrosas. Muchas hierbas también se pueden cultivar en recipientes o tiestos.

Maria Noël Groves, herbolaria clínica radicada en Allenstown, New Hampshire, y autora de Grow Your Own Herbal Remedies: How to Create a Customized Herb Garden to Support Your Health & Well-Being, menciona el toronjil, la menta coreana, el hisopo de anís y la albahaca púrpura como algunas de sus hierbas culinarias y bebidas favoritas de verano que son fáciles de cultivar en tiestos. Esto hace que estén a la mano fácilmente para hacer wraps, ensaladas, sándwiches y más. "El toronjil también puede usarse para hacer aguas con sabor", dice Groves. "Con la hierba de limón o cedrón, el limoncillo o la albaca sagrada, el resultado es refrescante y calmante". Tome unas cuantas ramitas y colóquelas en agua corriente o agua carbonatada. El resultado es una bebida con un sabor delicado que también es saludable e hidratante.

 

Vinagre de toronjil

Esta infusión se puede usar en lugar de vinagre como simple aderezo en sus ensaladas de verano. Según el Journal of Medicine, el toronjil puede ayudar a bajar la presión arterial y el colesterol. Combinarlo con el vinagre de sidra le añade otros beneficios de salud a la mezcla, incluido la mejora a la digestión, desintoxicación y reducción de la inflamación.

2-3 tazas de toronjil, lavado
1 Qt taza de vinagre de sidra

Agregue las hojas y los tallos picados a un 'mason jar' de 32 onzas. Añada el vinagre hasta cubrir totalmente el toronjil.

Deje reposar en un lugar fresco y oscuro durante dos a cuatro semanas antes de colarlo.


Tomado del libro Be Your Own Herbalist porMichelle Schoffro Cook. Utilizado con permiso de New World Library. Foto por Marie C Fields/Shutterstock.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags