Salones de clase al aire libre

El aprendizaje al aire libre atiende al niño como un todo



Tania Kolinko/Shutterstock.com

Las escuelas basadas en la naturaleza brindan a los niños un enfoque centrado dirigido al descubrimiento. Esta perspectiva atrae tanto a niños como a padres y educadores y ofrece beneficios de amplio alcance.
 

Para los niños del Tiny Trees Preschool en Seattle, la naturaleza es su salón de clases, llueva o haga sol; la matrícula incluso incluye capas y botas de goma. En el Schlitz Audubon Nature Preschool, en Milwaukee, los niños usan madera de árboles caídos para construir fuertes y hacer fogatas. Los estudiantes del programa Educating Children Outdoors (ECO) en Vermont usan atomizadores que contienen agua de colores para escribir palabras en la nieve.

Escuelas forestales

Tiny Trees, un modelo de kindergarten forestal financiado con fondos públicos usado desde 1995 en los países escandinavos, abarca siete parques urbanos a lo largo de la ciudad que fluctúan de 15 a 160 cuerdas. Sin estructuras, áreas de juego ni muebles producidos comercialmente y con 30 por ciento menos gastos generales, “Podemos brindar educación excepcional a precios razonables”, explica Andrew Jay, CEO de la organización. 

“La mayor parte del tiempo se usa para explorar el bosque. Si los niños ven un salmón en un riachuelo, se observa desde un puente y luego tratamos de encontrar de qué parte del riachuelo vino", explica. 

Escuelas preescolares de naturaleza

El lanzamiento del Día de la Tierra en 1970 y el movimiento natural de los años 60 brindó otro modelo basado en la inmersión en la naturaleza que ahora también incluye aprendizaje dentro del salón de clases.

La escuela preescolar del Schlitz Audubon Nature Center certificada por el Energy and Environmental Design incluye tres salones de clases interiores centrados en la naturaleza y tres áreas al aire libre: dos con estructuras fabricadas por el hombre como una chorrera y mesas de picnic y un área completamente al natural. Patti Bailie, directora y fundadora del lugar, indica que los niños pasan la mayor parte del tiempo al aire libre y las maestras pueden llevarlos fuera de las áreas de juego para explorar las 185 cuerdas de prados, bosque, mangles y lagos.

Kindergarten significa “jardín de niños” y originalmente era al aire libre. Este tipo de escuela es común hoy día en Finlandia, Noruega, Suecia y Suiza.

Programas para las escuelas públicas

ECO colabora con siete escuelas públicas en Vermont, desde grados preescolares hasta escuela superior y ofrece programas de un año para estudiantes interesados en el aprendizaje al aire libre con una duración de hasta cuatro horas a la semana. 

“Nos sumergimos en la naturaleza con caminatas de 10 minutos por el bosque”, explica la coordinadora del programa, Melissa Purdy.  Los estudiantes primero tienen que aprender protocolos de seguridad y cómo establecer un campamento. Con las herramientas adecuadas según las destrezas de cada grupo, los estudiantes preescolares pueden recoger palitos y ramas de árboles, los de tercer grado construir tipis y colocar cobertizos y los de escuela superior hacer puentes para cruzar riachuelos. 

Aprendiendo sobre la adaptación

Compartir el espacio con insectos y plantas requiere ciertos protocolos y preparativos de seguridad especiales, pero la tasa de lesiones de la enseñanza al aire libre no es más alta que la de las escuelas convencionales. “Los niños están desarrollando conocimientos relacionados con los riesgos: trepan árboles, pero solo hasta alturas seguras; se paran en piedras mojadas, pero aprenden a hacerlo sin caerse”, explica Jay. Los salones de clases sin paredes funcionan porque los estudiantes experimentan sensación de libertad, pero siempre dentro de límites razonables establecidos.

“En invierno, usamos ropa abrigada y adecuada y caminamos más para generar calor corporal. Cuando llueve mucho usamos los refugios para guarecernos del agua que hay en el área de picnic. A los niños no les causa ansiedad el futuro, la lluvia significa la formación de charcos para brincar y la nieve les brinda la oportunidad de crear muñecos de nieve”, indica Jay.

Desarrollo del niño como un todo

El aprendizaje al aire libre fomenta el conocimiento de los ecosistemas locales, desarrolla futuros cuidadores del ambiente y brinda sensación de espacio, pero las maestras también observan muchos otros beneficios del desarrollo.  

En el Magnolia Nature School, en Camp McDowell, en Nauvoo, Alabama, los niños de edad preescolar de Madeleine Pearce son ágiles y pueden caminar hasta tres millas. Esta escuela está localizada en un condado rural con un índice de pobreza de 67 por ciento. Las escuelas se asocian con Head Start para ofrecer oportunidades de educación gratuita a las familias. Pearce da fe de cómo explorar la propiedad de 1,100 cuerdas fomenta destrezas linguísticas.  “Con menos instrucciones de la maestra, los niños tienen más tiempo para hablar libremente entre ellos”.

Los padres y los maestros a menudo describen a los estudiantes de escuelas preescolares al aire libre como más observadores, confiados, inquisitivos y comprometidos.

En lugar de llamar en voz alta a los niños, Purdy usa cantos de pájaros o un tambor, lo que fomenta una sensación de paz y respeto. El tiempo que permanecen sentados se usa para observar y darse cuenta de que son parte de la naturaleza. “Al escuchar el cantar de los pájaros y ver aparecer la fauna, los niños se percatan de los regalos que les brinda la naturaleza si permanecen quietos y en silencio, así que el autocontrol se convierte en algo natural”.

Bailie ha podido constatar cómo los niños en kindergarten forestales muestran mejores destrezas motoras, mejor desarrollo físico y mejores capacidades cognitivas que los que están confinados a áreas de juego convencionales. En la naturaleza, los lugares de juego cambian según la temporada, son ricos en estímulos sensoriales y proveen oxígeno adicional al cerebro, factores que contribuyen al desarrollo del cerebro. Estos beneficios han sido informados en Brain-Based Learning por Eric Jensen, Brain Rules por John J. Medina y el Early Childhood Education Journal.

Las escuelas preescolares al aire libre también fomentan la exposición microbiana, esencial para el desarrollo de un sistema inmunitario saludable. “Sin esta exposición, los niños corren mayor riesgo de desarrollar alergias, asma, enfermedad del intestino irritable, obesidad y diabetes en el futuro”, explica B. Brett Finlay, Ph.D, autor de Let Them Eat Dirt, quien además cita la ciencia detrás de esta aseveración.

Estar listos para kindergarten es una meta para todos los niños de edad preescolar, pero Pearce no considera que un enfoque académico es un requisito. “Al poner la naturaleza en primer lugar, los niños están listos social y emocionalmente para entrar a kindergarten, explica. “Saben cómo conquistar los riesgos y están listos para comenzar a estudiar.


Meredith Montgomery es editora de Natural Awakenings de Gulf Coast Alabama/Mississippi (HealthyLivingHealthyPlanet.com).

 

Juegos al aire libre

“Nosotros estamos conectados de forma innata con la naturaleza, pero tenemos que proveer oportunidades para crear esa conexión”, explica Patti Bailie, exdirectora asistente del programa Early Childhood, un programa basado en la naturaleza del Antioch University, en Keene, New Hampshire. A continuación, le indicamos cómo:

Fomente la naturaleza alrededor de su casa.  Cuelgue comederos, cultive plantas que atraigan la fauna, comience a hacer composta y separe un área del patio para que los niños puedan jugar al natural. No corte la grama y permita que hagan hoyos.

Explore un bosque en lugar de un parque infantil.  Sin columpios ni juguetes, los niños comienzan a usar la imaginación para crear juegos, construyen fuertes y trepan árboles.

Incorpore una transportación activa a la rutina familiar.  Camine, corra bicicleta o reme. El uso de capas y linternas permite que puedan salir a explorar mientras llueve o al oscurecer.

Únase a un club familiar que disfrute de la naturaleza.  En ChildrenAndNature.org, puede conectarse con otras familias que valoran y usan el mundo natural para jugar y crecer. Mediante los distintos foros todos pueden aprender.

 

Sugerencia para llevar un diario de la naturaleza

LPatiwat Sariya/Shutterstock.comos diarios de naturaleza son algo muy personal y pueden incluir desde relatos científicos sobre ciertas especies hasta historias inspiradas en la naturaleza. Lo único que necesita es una libreta, un lápiz y tener todos los sentidos alerta. Los fanáticos de todas las edades pueden mejorar las destrezas de observación, creatividad y exploración al aire libre.

Haga preguntas abiertas. “Los diarios de naturaleza motiva a los niños a hacer preguntas y a buscar respuestas”, señala Andrew Jay, CEO de Tiny Trees Preschool en Seattle. Pregunte por qué las flores florecen, por qué aparecen los caracoles de momento y de qué tipo de árbol es esa hoja. Amplíe lo que descubran con dibujos y anotaciones.

Cree un mapa de sonidos.  Project Learning Tree, un programa ambiental educativo fundado por el American Forest Association, sugiere dibujar una “X” en medio de una página que represente dónde el niño está sentado. Luego use fotos, figuras o palabras para mostrar la localización respecto a los sonidos que lo rodean.

Considere la macro perspectiva.  La coordinadora del Outdoor Education en Vermont, Melissa Purdy, muestra a los estudiantes tomas de cerca de musgo o palitos sin decirles qué son. Los estudiantes anotan lo que observan y piensan mientras tratan de descifrar el misterio. En otras ocasiones, pide a los niños que dibujen sus propias macro imágenes al mirar un objeto detrás de una lupa.

Encuentre un lugar dónde sentarse.  Brinde a los niños el tiempo y el espacio necesario para escribir y dibujar en sus diarios sentados y rodeados de naturaleza. “Regrese al mismo lugar regularmente para observar los cambios que ha habido”, aconseja Patti Bailie, profesora de educación a temprana edad de la Universidad de Maine, en Farmington. Si los niños están muy ocupados en explorar y aprender mientras están al aire libre, también pueden reflexionar sobre lo observado una vez entran al salón de clases.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags