Fabulosa fanfarria

Comidas saludables para celebrar antes del partido de tu equipo favorito



fotos por Stephen Blancett

Comer, jugar, celebrar… y repetir. Se le puede llamar de diversas maneras a esto: picnic antes del juego, picnic en el estacionamiento del estadio, fiesta previa al evento deportivo, comer con los amigos antes del gran juego. Según la American Tailgaters Association, en St. Paul, Minnesota, un estimado de 50 millones de estadounidenses hace esto [tailgate] anualmente.

Ya sea que estamos en el estacionamiento del estadio o en el hogar, hacer un menú saludable es una estrategia ganadora para los anfitriones e invitados. Aquí, dos expertas nos presentan sus estrategias ganadoras.

Debbie Moose, autora de Fan Fare: A Playbook of Great Recipes for Tailgating or Watching the Game at Home, dice que las universidades ‘Ivy League’ como Princeton y Yale reclaman crédito por la celebración del picnic antes del juego en siglo 19 en el que los fanáticos empacaban los alimentos e iban a caballo o coche para viajar por los caminos locales. Moose vive en un triángulo de universidades de Carolina del Norte, sede de las universidades de Duke, Carolina del Norte y Wake Forest. Disfrutó al descubrir que los aficionados del deporte de la Universidad de Washington del área de Seattle, gustan navegar a su lugar de picnic elegido, mientras que la Universidad de Hawái asan pescado en hibachis en Honolulu.

Moose naturalmente prefiere comidas saludables estilo sureño como los huevos endiablados y las ensaladas de habichuelas o judías verdes marinadas, las que se pueden servir calientes, frías o a temperatura de ambiente. “En el juego o en la casa, los invitados se van a estar moviendo alrededor, por lo tanto, prepare alimentos que se puedan comer con una mano”, sugiere ella.

Ella también planea su menú alrededor del color, la apariencia y la variedad, porque es más saludable que solo servir un montón de alas de pollo al BBQ y un gran bol de papitas fritas. También le gusta las recetas que tienen un doble propósito; su ensalada veraniega de habichuelas negras con tomates cerezas y maíz, la que puede funcionar como un colorido platillo complementario o como salsa para las tortillas de maíz azul no GMO. “Las recetas que puede hacer antes de tiempo hace que las cosas sean más fáciles el día del juego; solo tiene que sacarlas del refrigerador”, dice Moose.

Daina Falk, de la ciudad de New York, creció alrededor de atletas profesionales porque su padre, David Falk, es un agente deportivo bien conocido. Los deportes generadores de emoción están en su sangre y le inspiraron a escribir The Hungry Fan’s Game Day Cookbook. En su área, la mayoría de los picnics en estacionamientos antes de los juegos son por el futbol y el baloncesto, y también por las carreras de NASCAR. En HungryFan.com, Falk da consejos para diferentes ocasiones [fangating/homegating], desde el Kentucky Derby hasta el Super Bowl.

“Mantenga un menú interesante”, dice Falk. “Me gusta tener un plato principal para cada equipo. Por ejemplo, si tiene invitados para ver el juego entre Alabama y Washington, puede preparar un plato de BBQ estilo Alabama con salsa blanca y ostras frescas u otros mariscos frescos. Ambos platos con característicos de las comidas locales en los respectivos pueblos de ambas universidades”.  Falk recomienda comprar más cervezas locales para asegurarse de que no le van a faltar. Los invitados pueden acalorarse y estar sedientos, tanto en interiores como exteriores. Tiene mucha agua filtrada en contenedores que no se rompen.

Para que sea fácil el entretenimiento, Falk recomienda platos y vasos biodegradables. “Ya sea porque hay mucha gente en una habitación, especialmente cuando están bebiendo, se disminuye la probabilidad de que haya algo roto”, dice ella. “Ahórrese la limpieza y el riesgo de recoger vidrios al tener vasos y platos biodegradables que son buenos para la Tierra y a la vez compostables”.


Judith Fertig escribe libros de cocina y ficción relacionada con las comidas desde Overland Park, KS (JudithFertig.com).

 

Recetas saludables para disfrutar del juego

Habichuelas verdes marinadas

Rinde: 8 porciones

Esta ensalada sencilla es fácil de duplicar o triplicar. Prepárela con un día antes del juego y refrigere.

½ cebolla roja grande, rebanada en tiras finas
taza de aceite de oliva extra virgen
¼ taza de vinagre blanco con sabor a hierbas o vinagre blanco regular
Sal kosher o sal marina y pimiento negra molida fresca
2 dientes de ajo, machucados
2 lb habichuelas verdes frescas, con las puntas cortadas solamente

Hierva agua en una cacerola grande.

Coloque las cebollas rebanadas en un colador sobre el fregadero.

En un bol pequeño, mezcle el aceite, el vinagre, la sal y la pimienta hasta que esté bien combinado. Incorpore el ajo y mezcle. Ponga a un lado.

Cuando el agua esté hirviendo, añada las habichuelas verdes. Cubra y cocine alrededor de 5 a 10 minutos o solo hasta que las habichuelas tengan el color rojo brillante; no cocine de más.

Vierta las habichuelas y el agua caliente sobre las cebollas. Enjuague con agua corriente fría del grifo hasta enfriarlas. Escurra bien durante unos minutos.

Coloque las habichuelas y las cebollas en bol grande o utilice una bolsa plástica que se pueda sellar. Vierta el aderezo y mezcle con los vegetales.

Refrigere por cuatro horas o durante la noche, mueva ocasionalmente.

Sirva a temperatura de ambiente.


Cortesía de Debbie Moose, Fan Fare: A Playbook of Great Recipes for Tailgating or Watching the Game at Home.
 

Ensalada veraniega de habichuelas negras

Rinde: 8 pequeños platillos o 4 comidas ligeras

Esta ensalada es fácil de duplicar para alimentar mucha gente.

2 tazas de maíz fresco o congelados
2 (15 oz) latas de habichuelas negras, enjuagadas y bien escurridas
5 o 6 cebollas verdes, partes blancas y verdes, picadas
1 pimento dulce o chile amarillo, sin semilla y picado
1½ tazas de tomates cerezas picado por la mitad
6 cucharadas de aceite de oliva e extra virgen
2 cucharadas de jugo de lima
2½ cucharadas de vinagre de vino rojo
1 cucharadita de chile en polvo
Sal kosher o sal marina y pimienta negra fresca molida, a gusto
taza de hojas de cilantro fresco picado

En un bol grande, revuelva el maíz, las habichuelas negras, las cebollas, el pimiento y los tomates. 

En un bol pequeño, bata el aceite de oliva, el jugo de lima, el vinagre, el chile en polvo, la sal y la pimienta.

Vierta el aderezo sobre los vegetales y mezcle hasta que estén bien cubiertos. Entonces mezcle el cilantro.

Refrigere por 1 a 3 horas para que los sabores se unan.

Nota: Si usa el maíz congelado, cuele bien y saltéelos con varias cucharadas de aceite de oliva antes de añadirlo a la ensalada. Este remueve la humedad que podría hacer que la ensalada quede aguada.


Cortesía de Debbie Moose, Southern Holidays: A Savor the South Cookbook.
 

Sopa fría de pimiento rojo

Rinde: 4 servicios pequeños

Aumente esta receta para hacer sopa para una reunión más grande.  Sirva en pequeñas copas para sorber —sírvala fría para juegos en climas calientes o caliente cuando el clima es frío.

1 pimento rojo al vapor y sin semillas
½ taza de yogur griego bajo en grasa o uno sin lactosa
¼ cebolla amarilla
2 cucharadas de pasta de tomate
1 pepinillo bien pequeño
¼ taza de vinagre de arroz
2 cucharas de mostaza Dijon
4 dientes grandes de ajo
1 cucharada de aceite de oliva extra virgen

Aderezar:
Perejil italiano de hoja plana, picado
Semillas de calabaza azadas y saladas

Combine todos los ingredientes principales, excepto los aderezos, en una licuadora a alta velocidad para hacer un puré.

Sirva con el perejil y las semillas de calabaza encima de la sopa.


Adaptado de Daina Falk’s HungryFan.com.
 

Nuggets de coliflor a la barbacoa

Rinde: 8 porciones de aperitivo

Esta opción a base de planta es un éxito.

1 cabeza de coliflor
1 taza de harina de todo uso o libre de gluten
1 cucharada de una mezcla de especies de barbacoa
1 taza de leche de nuez de su selección
1 taza de salsa de barbacoa a base de tomate

Acompañamiento:
Salsa para los Nuggets, de su selección

Precaliente el horno a 450° F.

Forre una bandeja de hornear con papel pergamino [parchment paper].

Enjuague y separe los floretes de coliflor en pedazos pequeños o medianos.

En un bol mediano combine las especias de barbacoa, la harina y la leche de nuez hasta que este suave.

Pase cada pieza de coliflor en la mezcla antes de colocarlas en la bandeja de hornear.

Hornee por 18 minutos o hasta que se doren. Pase con una brocha la salsa de barbacoa a la coliflor y vuelva a ponerla al horno por 5 minutos adicionales

Remueva la coliflor de la bandeja de hornear y sírvala con la salsa de acompañamiento de su selección.


Adaptado de Daina Falk’s HungryFan.com.
 

Michelada

Rinde: 8 porciones

Mezcle este cóctel en una jarra y sirva sobre hielo. Parte Bloody Mary y parte de cerveza, el sabor a umami viene de Maggi Seasoning, un condimento embotellado disponible en las mejores tiendas de comestibles.

Borde de vaso de cristal:
Rodajas de lima (otras adicionales para servir)
2 cucharadas de sal
½ cucharadita de polvo de chile

Michelada:
1 (32 oz) botella de Clamato (alrededor de 4 tazas)
1 (32 oz) botella o 3 (12 oz) botella de una cerveza mexicana helada
½ taza de jugo de lima fresco
1½ cucharadita salsa Worcestershire
1 cucharadita de salsa picante
1 cucharadita Maggi Seasoning

Para el borde del vaso, mezcle la sal kosher y el polvo de chile en un plato pequeño.

Frote los bordes de los vasos de una pinta con las rodajas de lima y sumerja en la mezcla de sal. Ponga a un lado.

Mezcle el Clamato, la cerveza, el jugo de lima, la salsa Worcestershire, la salsa picante y el Maggi Seasoning en un jarro grande. Llene los vasos con hielo, vierta la mezcla de la Michelada y adorne con las rodajas de limas restantes.


Adapato de Judith Fertig: 500 Mexican Dishes.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags