Envejeciendo con pasión y propósito

Alcanzar plenitud, creatividad y significado



Rawpixel.com/Shutterstock.com

¿Quiere envejecer bien? La contestación no va a estar en su 401k. Aceptarse uno mismo, tener una actitud positiva, una expresión creativa, vivir una vida con propósito y conexiones espirituales, todas son la base para un envejecimiento exitoso y significativo. De hecho, esta clase de preparaciones son tan importantes como ahorrar dinero para el retiro, según Ron Pevny, director del Center for Conscious Eldering, en Durango, Colorado, y autor de Conscious Living, Conscious Aging.

Saborear la aceptación de sí mismo

Mientras que la mayoría de las personas piensan que la adultez es la etapa final de la vida, el Dr. Bill Thomas se encuentra entre los expertos en envejecimiento creativo que identifican otro capítulo en la vida: la tercera edad. “Los adultos mayores poseen formas noveles de ver el tiempo, el dinero, la fe y las relaciones”, dice Thomas, geriatra y feroz defensor del valor del envejecimiento, radicado en Ithaca, Nueva York.

“El mejor capítulo puede estar al final del libro”, continua Thomas. “Una vez que se aprecia a usted mismo y sus años, puede renunciar a las expectativas obsoletas y tratar de descubrir su verdadero yo. Entonces el mundo puede abrírsele a usted”, dice Thomas “Vivir una vida gratificante significa que estamos dispuesto a decir, ‘Ahora estos capítulos son los más interesantes’”. Durante este tiempo, en lugar de lo que tenemos que hacer, podemos enfocarnos en lo que queremos hacer.

Llenar el embudo de amigos

Para las personas mayores, las relaciones ofrecen conexiones fundamentales, pero según vamos envejeciendo, los amigos pueden alejarse, relocalizarse o morir. “El envejecimiento exitoso requiere llenar nuestro embudo de amigos”, dice Thomas, quien considera que los adultos mayores comprometidos socialmente con los amigos tienen más riqueza que un millonario socialmente aislado.

“Vea las oportunidades para interactuar y conectarse”, aconseja Shae Hadden, cofundadora de The Eldering Institute en Vancouver, Canadá. Háblele a la persona que le está cobrando en el supermercado o sonría a una extraña que está paseando su perro.

Cultivar una actitud positiva

Nuestras creencias sobre el envejecimiento moldean nuestra experiencia. Un estudio de la Universidad de Yale encontró que las personas mayores con una auto-percepción positiva sobre el envejecimiento viven 7.5 años más que los que no tienen la misma inclinación.

Los adultos mayores son nuestro mayor recurso. Tenemos que cuidarlos y darle una oportunidad de compartir lo que saben.
~ Susan Perlstein, fundadora del National Center for Creative Aging and Elders Share the Arts

La conexión con modelos positivos nos ayuda a liberar creencias limitantes y así acoger una actitud de agradecimiento. Otras lecciones de vida se pueden obtener al observar cómo la negatividad afecta a las personas física, emocional y socialmente.

Quedarse agarrado de las lamentaciones nos atrapa en el pasado, chupándonos la energía y la autoestima; también no deja que lo mejor de nosotros brille, dice Pevny. Él sugiere una simple ceremonia de dejar ir, con amigos como testigos. Si es posible, hacerla en un entorno natural al aire libre.

En uno de sus retiros sobre envejecimiento, Pevny hace un círculo de fuego. Mike, de 70 años, ha sido un corredor de distancias largas la mayor parte de su vida. Ahora con problemas de movilidad, Mike decidió dejar ir las lamentaciones. Trajo un par de pantalones cortos para correr al círculo de fuego y habló sobre lo que ha significado el deporte para él —sus alegrías, desafíos y camaradería. Entonces, tiró los pantalones al fuego, diciéndole a sus amigos, “Estoy dejando ir, de manera que pueda encontrar un nuevo propósito y una nueva pasión”

Entender nuestras historias de vida

EdBockStock/Shutterstock.comLa creación de nuestra propia revisión de vida nos ayuda a reconocer y entender nuestras experiencias más significativas y recordarnos todo lo que estamos trayendo a nuestro viaje en la tercera edad. Pevny ofrece estos enfoques:

• Desarrollar un cronograma, dividirlo en secciones de siete años. Para cada una, escriba las memorias más fuertes y las personas más influyentes.

• Consideré lo que más importa, desde las personas y los valores hasta los desafíos y los sueños.

• Escríbale a los hijos y los nietos para compartir cuentos sobre los eventos y las lecciones más significativas de su vida.

• Grabe las historias claves en audio o video. 

Explorar las artes

Los desafíos que trae el envejecimiento pueden enredar a los adultos mayores en la depresión y el aislamiento. “Las personas mayores necesitan ser valientes y resilientes”, dice Susan Perlstein, de Brooklyn, Nueva York, fundadora emérita del National Center for Creative Aging, en Washington, D.C., y fundadora del Elders Share the Arts en la ciudad de Nueva York. “Para envejecer creativamente, necesitamos un flujo de experiencias variadas, explorar nuevas actividades o reenfocar intereses a largo plazo desde una perspectiva fresca”.

Las artes expresivas pueden involucrar las mentes, cuerpos y espíritus de las personas. Un estudio de la Universidad George Washington mostró que las personas involucradas en las artes son más felices y saludables. Perlstein entiende esto de primera mano ya que empezó a tomar lecciones de tocar guitarra cuando tenía 70 años. Comenzó motivada a tocar canciones sencillas para su nueva nieta, pasó a aprender a tocar jazz y blues para luego unirse a una banda.

“Estoy haciendo lo que amo”, dice Perlstein. “Estoy conociendo personas diversas, aprendiendo nuevas cosas y disfrutando una vida rica en experiencias”.

Casi tres cuartas partes de los adultos estadounidenses creen que son aprendices de por vida. Les ayuda hacer nuevos amigos, tener conexiones en la comunidad e impulsar el voluntariado.
~ Pew Research Center

El músico John Blegen, de Kansas City, Missouri, tenía la edad de 73 cuando se dio cuenta de que el deseo secreto de toda su vida era bailar tap. Cuando Blegen conoció a la Reina del Tap, Billie Mahoney, de 87 años de edad también de Kansas City dejó su miedo de ser ‘muy viejo’. Ella se rio de él y le dijo que se matriculara en su clase de principiantes para adultos. En Navidades pidió sus primeros zapatos de tapa y felizmente comenzó sus primeras sesiones. 

“Las clases de tap me inspiraron, animaron y me dieron esperanzas”, dice él. “Ahora puedo calzar zapatos falsos y suaves. Es un sueño hecho realidad”.

Para sacar afuera el artista interior, pregúntese:

• ¿Cuál sentido quiero desarrollar? ¿Disfruto mirar el arte o escuchar música? ¿Me gusta compartir sentimientos y experiencias? Si es así, una emoción puede venir de escribir historias u obras de teatro, actuación o narración de cuentos.

• Cuando era niño, ¿qué anhelaba hacer; ¿quizás tocar el piano, pintar o diseñar un conjunto de trenes? Ahora es el momento de hacer realidad esos sueños.

• ¿Cómo puedo replantear mi vida de una manera positiva cuando ya no puedo hacer las actividades que amo? Si el baile era mi enfoque antes, ¿cómo puedo volver a canalizar esa energía y pasión? Si entretenerme trabajando en el jardín es demasiado extenuante, ¿qué otros intereses al aire libre puedo seguir?

Las respuestas pueden conducir a nuevos entornos, incluidos los centros comunitarios y lugares de culto. Muchas universidades tienen clases de extensión para aprendices de por vida. Las organizaciones relacionadas al arte tienen programas, y los museos y las bibliotecas son anfitriones de actividades similares. Los Shepherd Centers animan al aprendizaje comunitario y los Road Scholar atienden a los adultos mayores que prefieren viajar y estudiar.

Descubrir un propósito

Photographee.eu/Shutterstock.comAl jubilarse, algunas personas se sienten sin propósito y perdidas. Anhelan algo que ofrezca emoción, energía y alegría. Hadden invita a la gente a ser curiosa y explorar opciones. “Estamos diseñando nuestro futuro alrededor de quiénes somos y de qué nos preocupamos en este momento”, dice.

Trate de mantener un diario por varias semanas. Escriba asuntos e ideas que le intriguen, le molesten y atormenten. Luego de varias semanas, reflexione sobre los vínculos entre preocupaciones que obligan y las que irritan. Quizás estamos intrigados por cierto grupo de personas o asuntos imperiosos.

“Una preocupación apunta hacia los problemas y las personas que quiere ayudar”, Hadden señala. Esto puede ir desde dar una mano a miembros de la familia que luchan, mantener su propia salud, ofrecerse de voluntario para un proyecto de alfabetización o trabajar para reducir el hambre en el mundo. “Escoja lo que le inspira para salirse de la cama cada día con ánimo para entrar en acción”.

Desarrollar fronteras interiores

Las personas en su adultez no podrían estar evaluadas por los estándares de la mediana edad, lo que incluye fuerza física, energía, productividad y logros. “Estos no llegan a los estándares de las personas más jóvenes”, dice Kathleen Dowling Singh, practicante de dharma. “Pero esos estándares no definen la vida humana”.

Más bien, el envejecimiento nos permite desprendernos de las presiones de las apariencias y los logros. A la vez que liberamos los juicios y los hábitos no deseados, podemos aumentar nuestros sentimientos de espiritualidad y paz. “Cuando las puertas en el mundo exterior parecen estar cerrándose, es tiempo de cultivar los recursos internos que nos ofrecen alegría y significado. Tenemos el hermoso privilegio de bajar las revoluciones y escuchar lo que dice nuestro corazón”, dice Singh, de Sarasota, Florida.

La meditación es una manera de profundizar espiritualmente a medida que envejecemos. “Siéntese en soledad, recoja los pensamientos dispersos y establezca una intención”, sugiere Singh. “Una práctica diaria hace que sientan la paz, el silencio y la alegría. En la medida que está más cómodo, añada tiempo hasta que pueda estar sentado de 20 a 40 minutos”.

Reconocer nuestra vida útil

“No podemos hablar del envejecimiento y el despertar sin hablar de la muerte” cree Singh. “Tenemos que enfrentar nuestra mortalidad”.

Meditar sobre la transición que viene nos abre a las bendiciones de esta vida. Podemos hacernos preguntas profundas como: “¿Qué estoy haciendo? ¿Qué quiero? ¿Qué significa todo esto? ¿Qué es el espíritu?” Singh cree que estas preguntas son vitales. Ninguno de nosotros sabe cuánto tiempo tenemos para despertar a una experiencia más profunda y plena de lo sagrado.

Ayudar al mundo

En este mundo de hoy de caos y crisis, la sabiduría de los mayores es más importante que nunca. “Las personas mayores necesitan comprometerse, usar sus experiencias para ayudar a la Tierra, la comunidad y al mundo”, dice Pevny. De lo que trata el envejecimiento creativo es de mejorar el futuro para las generaciones subsiguientes.

En 2008, la educadora Nora Ellen Richard, 70 de años, de Overland Park, Kansas, quiso aportar más al servicio. Se preguntó, “¿Qué tal si doy hospedaje a un estudiante extranjero?” y encontró el International Student Homestay Program. Se embarcó en una exploración de culturas alrededor del mundo sin salir de su casa.

Hoy, Richard ha sido anfitriona de más de una docena de estudiantes femeninas y cada relación la ha ayudado a expandir sus horizontes y enriquecer su vida. “Hablamos de política, comidas, religión y culturas”, dice Richard. Menciona momentos memorables de unión y respeto, aprecio y celebración y dice, “Según voy envejeciendo, he aprendido cuan vital es apreciar y cuidar el mundo en el que vivo”.


Deborah Shouse es escritora, oradora, editor y luchadora por la condición de demencia. Su nuevo libro es Connecting in the Land of Dementia: Creative Activities to Explore Together. Comuníquese en DementiaJourney.org.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags