Ahorrando agua en la cocina

Unos pequeños pasos pueden hacer la diferencia



Las Naciones Unidas advierten que el uso del agua está superando el crecimiento poblacional de dos a uno. A este ritmo, dos terceras partes del mundo se enfrentarán a la escasez de agua para el 2025, lo que significa menos cultivos, menos trabajos y precios de los alimentos más altos.

“A nivel global, tres millones de personas, mayormente niños, mueren cada año debido a problemas relacionados con el agua”, dice la hermana Dorothy Maxwell, de la Orden de las Monjas Dominicas de Blauvelt, en Nueva York. “El agua es un bien muy preciado. Cada gota del suministro debe aumentar la sensibilidad.”

Compras más inteligentes

Para ahorros significativos, use ingredientes de menor huella hídrica. “Sea consciente a la hora de las compras de alimentos”, aconseja Gene Baur, presidente y cofundador de la organización sin fines de lucro Farm Sanctuary, en Watkins Glen, Nueva York, Orlando y Los Ángeles, California. “El escoger alimentos a base de plantas en lugar de animales puede hacer una enorme diferencia. Los estimados muestran que una persona que cambie a una dieta vegana puede ayudar a ahorrar al menos 1,000 galones de agua todos los días.”

Antes de aterrizar en un plato, un pedazo de carne de 8 onzas ha necesitado 850 galones de agua, incluidos el cultivo y el procesamiento del alimento en grano del animal. La cantidad de agua que se necesita para producir una hamburguesa de un cuarto de libra equivale a un promedio de cuarenta duchazos.

“Las selecciones en la dieta tienen impactos ambientales y éticos”, concuerda Michael Schwarz, fundador del Hudson Valley Treeline Cheese, en Kingston, Nueva York. “Las huellas de carbón e hídrica de un producto lácteo convencional también son enormes.” Sus quesos veganos están hechos, básicamente, de marañón (cashew), cultivos probióticos y sal. A diferencia de los 10 millones de vacas lecheras en los Estados Unidos, los marañones no están inyectados con hormonas de crecimiento, no emiten metano y no producen escurrimiento de agua que contamina los cuerpos de agua.

Almacenaje inteligente

El Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales informa que los estadounidenses descartan anualmente más de 35 millones de toneladas de alimentos sin comer que cuesta a los gobiernos locales $1.5 mil millones anualmente en limpieza y mantenimiento de los vertederos. Los desperdicios de alimentos contribuyen al cambio climático a través del uso enorme de cantidades de agua, fertilizante, tierra y combustible para procesar, refrigerar y transportarlo. Además, emite gas metano según se va descomponiendo. El reducir el desperdicio de alimento puede tener un impacto a largo alcance.

La aplicación de consejos sencillos en el hogar puede ayudar a minimizar el desperdicio. Proteja de bacterias todas las carnes, aves y pescado, junto con los productos lácteos como yogur, crema agria y queso cottage al almacenarlos en su empaque original hasta que se utilicen; selle cualquier sobrante en envases herméticos. Envuelva el que quedó en papel aluminio o de cera luego de abierto. Mantenga las frutas y los vegetales separados y no los lave antes de refrigerarlos para evitar el moho. El oxígeno activado, como el usado en los refrigerados pequeños BerryBreeze, neutraliza las bacterias y el moho para mantener los alimentos refrigerados por más tiempo.

Cocinar de forma inteligente

Los consejos de Maxwell para el buen uso del agua incluyen: No haga un pre enjuague de los platos; use el lavaplatos cuando esté lleno; use menos jabón cuando friegue y asegúrese que es biodegradable. Los expertos en ahorro del agua también ofrecen los siguientes consejos al cocinar: Use una sola olla de agua para hervir varios tipos de vegetales u hortalizas antes de congelarlos. Comience con el color más tenue y termine con el más oscuro, teniendo en cuenta los que tienen los olores más fuertes como los espárragos o las coles de Bruselas. “A menos que sea grasosa, el agua para cocinar y beber puede reusarse para nutrir las plantas”, explica Diane MacEachern, fundadora y editora de BigGreenPurse.com. “El agua para enfriar el huevo y cocinar los vegetales la uso para regar mis plantas.”

Mientras hiervo las papas enteras, coloco una canasta para cocinar al vapor otros vegetales y conservar el agua. Menos ollas significa menos fregado y el agua que sobra de las papas añade un sabor adicional a los panecillos de papa hechos en casa.

Cocine formas de pasta seca más cortas en menos agua, primero colóquelas en agua fría y disminuya el fuego a bajo tan pronto estén en el punto ebullición, lo que también ahorra energía (Tinyurl.com/ColdWaterPastaMethod).

Las instrucciones de huevos duros requieren suficiente agua fría para cubrirlos antes de hervir, seguido del correspondiente baño de agua helada, lo que utiliza buenas cantidades de agua y energía. En cambio, haga los huevos al vapor; encuentre las instrucciones en Tinyurl.com/BestHardCookedEggs. Para una cantidad grande, trate horneándolos (AltonBrown.com/baked-eggs).

La mermelada de congelador contiene más fruta, menos azúcar y no necesita el baño de agua para los jarros donde se envasa; hay recetas disponibles en la web. Coma sandía fresca o en ensaladas, haga composta con la cáscara y haga encurtido del decapado de la cáscara o corteza al utilizar una sola taza de agua con un mínimo de tiempo de ebullición (Tinyurl.com/WatermelonRindPickling).

En lugar de desperdiciar agua para descongelar los alimentos, solo póngalos por la noche en el refrigerador. Hacer composta es mucho más eco-inteligente que usar el triturador del fregadero y la basura.

Más de un 70 por ciento de la superficie de la Tierra está cubierta de agua, pero solo un .007 por ciento—como una sola gota en un balde de cinco galones—se puede usar para hidratar a sus 6.8 mil millones de personas, todas las plantas y animales. Debemos ser creativos para proteger esa gota al hacer las cosas más interesantes en la cocina.


Comuníquese con la escritora independiente en AveryMack@mindspring.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags