Siempre joven

Mantener la mente, el cuerpo y el espíritu con energía



Nunca envejecer: Comprometiéndose y experimentando la vida sin miedo de caer, fallar o desmoronarse.
 

En pocas palabras, esta es la filosofía de la visionaria y experta en salud de las mujeres, la Dra. Christiane Northrup, de Yarmouth, Maine, según explora el tema en su último libro, Goddesses Never Age.  

“Estamos pasando por un cambio de paradigma sobre cómo nos sentimos con relación a envejecer”, dice Northrup. “Usted puede cambiar su futuro al adoptar una nueva actitud sin edad que lo ayudará a florecer física, mental, emocional y espiritualmente. No tenemos que comprar la publicidad y la promoción de la medicina moderna de la idea de la patología del envejecimiento.”

Una de las advertencias principales de Northrup es: “No le diga a nadie qué edad tiene. Otro cumpleaños no significa nada”.

Mantenga una mente sana

Nuestra sociedad occidental fomenta un sistema de creencias que plantea que nos convertiremos en seres decrépitos, frágiles y mentalmente débiles a cierta edad. “Cuando mi madre cumplió 50, de pronto su buzón se llenó de anuncios de pañales para adultos, andadores y seguros de cuidado a largo plazo”, comenta Northrup. El punto está bien llevado. Piense vibrante, saludable, hermosa o hermoso, y sí, sexy, piense en Sandra Bullock, Johnny Depp, Chris Rock y Brooke Shields—todos de 50 años o mayores—como blancos de anuncios de Depend.

Estamos viviendo y trabajando por más años, y muchos de nosotros estamos sintiéndonos, viéndonos y manteniéndonos jóvenes. ¿Qué tal si los 60 son los nuevos 40? Sí, dicen los investigadores de la Universidad del Estado de Nueva York en Stony Brook, y mencionan, además, que generalmente estamos viviendo vidas más largas y saludables.

Los centenarios son el segmento de mayor crecimiento en la población de los Estados Unidos. En el censo de 2010, un total de 53,364 personas había superado la edad de 100 años, un aumento de un 40 por ciento en relación con el censo de 1980, y más de un 80 por ciento eran mujeres. El Instituto Nacional sobre el Envejecimiento proyecta que este número puede aumentar diez veces o más para el 2050.

Lo que consideramos como “viejo” ha cambiado. Muchos ‘baby boomers’ se niegan a comprar la mitología del envejecimiento, se les paran los pelos al ser llamados de la tercera edad y, sobre todo, al ser llamados ancianos. Su posición ha sido respaldada por la ciencia. Bruce Lipton, Ph.D., biólogo que trabaja con las células madres, autor del libro Biology of Belief y actual profesor en el College of Chiropractic de Nueva Zelanda, en Auckland, es mejor conocido por promover el concepto de que el ADN puede ser cambiado mediante la creencia, para bien o enfermedad.

Lipton explica que todos tenemos billones de células madres designadas para reparar o reemplazar órganos y tejidos dañados. “Estas células están muy influenciadas por nuestros pensamientos y percepciones sobre el ambiente”, explica Lipton. “De ahí que nuestras creencias sobre el envejecimiento puedan interferir o mejorar la función de las células madres, lo que podría causar nuestra regeneración o decadencia fisiológica”.

“Sí, estamos destinados a envejecer, pero decrepitud y lo que llamamos envejecimiento es un estado opcional”, añade Northrup. “Nuestros genes, la nutrición y el ambiente están bajo nuestro control mucho más allá de lo que pudimos haber pensado. Además, dice ella: “Las palabras son poderosas. No se hable a usted mismo diciéndose que su cerebro está perdiendo fuerza solo porque ya tiene más de 40 años”.

Tome control de su cuerpo

“Maneje los cuatro jinetes del apocalipsis del envejecimiento”, anima el experto en nutrición y longevidad Jonny Bowden, Ph.D., nutricionista certificado radicado en Los Ángeles y autor del libro The Most Effective Ways to Live Longer. Él dice que el proceso de envejecer, incluidos la enfermedad, la pérdida de función física y mental y el deterioro general de los sistemas, es causado por uno o más de cuatro factores: daño oxidativo (literalmente, células mohosas); inflamación; glucosilación (exceso de azúcar, síndrome metabólico); y estrés.

“Colectivamente, estos dañan las células y el ADN, desgastan los órganos y los sistemas, crean un daño profundo en las vías vasculares que llevan sangre y oxígeno al cuerpo entero, e incluso encogen el tamaño del cerebro”, explica Bowden.

Si bien puede parecer una tarea difícil el hacer cambios en los estilos de vida que puedan vencer esos cuatro jinetes, Bowden dice que pueden romperse en elementos manejables al emplear un arsenal de herramientas saludables: alimentos integrales, nutrientes, técnicas de reducción de estrés, ejercicio, desintoxicación y mejoría en las relaciones. “Todos estos en realidad hacen una doble función: combatir más de uno de los cuatro procesos que pueden acortar con eficacia su vida”, informa, basándose en sus 25 años de estudio.

Daño oxidativo. Considere lo que hace el moho al metal. Eso es lo que hacen las moléculas de oxígenos radicales a las células. Con el tiempo, las dañan y causan envejecimiento desde adentro. “El daño oxidativo juega un papel importante en virtualmente toda enfermedad degenerativa del envejecimiento, desde Alzheimer a cáncer, hasta enfermedad cardiaca, incluso disfunción inmune”, dice Bowden.

Su recomendación clave para destruir los radicales libres es una dieta rica en antioxidantes, incluidos mucha fruta y vegetales frescos, grasas saludables, nueces, carne de animales alimentados con pasto y productos lácteos orgánicos. Evite los radicales libres ambientales que aparecen en los productos químicos tóxicos, coma alimentos orgánicos en la medida de lo posible y con avidez, evite los residuos de pesticidas y herbicidas venenosos que han sido rociados en las cosechas que son ingeridas por humanos y por el ganado.

Inflamación. La inflamación prolongada es un asesino silencioso porque opera debajo del radar, a menudo desapercibida, dañando las paredes de los vasos sanguíneos. Igual que el daño oxidativo, la inflamación es un factor en todas las enfermedades degenerativas asociadas con el envejecimiento, dice Bowden.

Su sugerencia: Primero, hágase una prueba de la proteína C reactiva (CRP, por sus siglas en inglés) para determinar los niveles de inflamación en su cuerpo. Un nivel de CRP sobre  3/miligramos/litro indica un alto riesgo de ataque cardiaco. Se ha probado ampliamente de manera científica que los alimentos antiinflamatorios, como las cebollas, el ajo, los vegetales de hoja verde, los tomates, los granos, las nueces y las semillas, reducen la inflamación crónica.

Glucosilación. Este es el resultado de exceso de azúcar que se pega a la proteína o moléculas de grasa dejando una masa pegajosa que crea productos finales de glucosilación avanzada (AGE, por sus siglas en inglés) que dañan todos los sistemas del cuerpo y que son reconocidos como los culpables de las enfermedades temidas asociadas al envejecimiento.

La respuesta básica de Bowden es reducir la ingesta de azúcar y carbohidratos simples; cualquier cosa hecha con harina blanca o arroz blanco. También, evitar comidas fritas y cualquier alimento cocido a altas temperaturas que en realidad detonan la producción de glucosilación en el cuerpo y entregan productos mortales de glucosilación avanzada directamente desde la comida. Bowden aconseja tomar 1,000 miligramos de carnosina (disponible en las tiendas de productos naturales) diariamente para prevenir la glucosilación.

Estrés. Los efectos a largo plazo del estrés físico, mental o emocional son tremendamente dañinos a la fisiología humana. La exposición sostenida a la hormona del estrés, el cortisol, puede encoger partes del cerebro, dañar los vasos sanguíneos, aumentar los niveles de azúcar, el ritmo cardiaco y la presión sanguínea, además de contribuir a la inflamación crónica, según se informa en la ciencia bien establecida de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Bowden advierte: “El manejo del estrés no es un lujo”. En sus muchas formas, incluso la oración, la meditación y los ejercicios de respiración, debe ser parte de cualquier programa antienvejecimiento. El sueño profundo y restaurador es un componente vital al igual que terminar con las relaciones tóxicas; también es importante tener un grupo de amigos y familiares acogedores y practicar el ejercicio suave, como el yoga y el tai chi.

En general, Bowden añade: “En lugar de pensar en esfuerzos como el antienvejecimiento, me concentro en ser ejemplo del concepto de independencia de edad. Admiro al pasado Juez Asociado de la Corte Suprema, John Paul Stevens, que renunció a su puesto a la edad de 90 porque quería jugar más tenis”.

Bowden recomienda aceptar el concepto de “la cuadratura de la curva”, lo que significa que en lugar de anticipar y experimentar una larga pendiente cuesta abajo de mala salud que lleva a la muerte, “Veo una larga meseta de salud, con una bajada empinada al final”.

El Dr. Michael Roizen, gurú del bienestar y presidente del Cleveland Clinic’s Wellness Institute, sostiene que aunque nuestra edad cronológica no se puede cambiar, “Su ‘edad real’” [calculada de más de 60 millones de personas] “es el resultado de una amplia variedad de factores que están dentro de nuestro control. Las elecciones en nuestra dieta por sí solas pueden hacernos 13 años más jóvenes o mayores que nuestra edad actual”.

Roizen añade a la lista las porciones de comida sin control, el uso del tabaco y la inactividad física como estilos de vida que acortan la vida.

Alinearse con el espíritu

“Si usted no tiene algún tipo de base espiritual, literalmente, que Dios lo ayude”, dice Northrup.  “Dios no se limita a un libro o a una iglesia, mezquita o sinagoga. La Divinidad es el flujo creativo, amoroso y vital de la fuerza de la vida de la que todos somos parte y estamos conectados. Nuestros cuerpos son expresiones exquisitas destinados a encarnar, no a negar nuestros espíritus.”

El toque, el placer y el sexo también pueden ser parte de ello. Las personas que tienen vidas sexuales satisfactorias viven más, según la investigación llevada a cabo por el Proyecto de Longevidad de Riverside de la Universidad de California. “El placer viene en formas infinitas”, dice Northup. “Puede significar el exquisito sabor de una pera o el sonido angélico de una sinfonía, el beso del sol en la piel, la risa de un niño, pasar tiempo con amigos o crear un paisaje con acuarela. Cuando experimenta placer, Dios viene a través de usted y usted crea conciencia de su naturaleza divina. Encontrará que la alegría viene en formas que son únicas para usted.”

La conexión con el mundo natural es un elemento esencial para no envejecer, dice Northup. “El cuerpo humano evolucionó para caminar en la Tierra, beber su agua, respirar su aire y bañarse en su sol. No tener edad se trata de vitalidad. Tomar todas las pastillas o suplementos necesarios o hacerse el procedimiento correcto no es la receta antienvejecimiento”, dice la reconocida doctora. “Es vivir sin edad lo que trae un sentido de juventud y energía.”

Podemos vivir para estar bien sobre 100 años, como a Northrup le gusta parafrasear a Abraham Hicks en el famoso libro La Ley de Atracción, “¿No sería mejor tener un final de vida algo como    esto: ‘Una muerte feliz-saludable, feliz-saludable, feliz-saludable.’? ¿No es mucho mejor que sufrir de enfermedad, decrepitud o fragilidad por años?”


Kathleen Barnes es autora de numerosos libros sobre salud natural, su último libro es Food Is Medicine: 101 Prescriptions from the Garden. Conéctese en KathleenBarnes.com.

 

Ejercicio para desafiar la edad

Movimientos diseñados especialmente para ejecutarse con música pueden mejorar la memoria de manera dramática, al igual que disminuir el proceso de envejecimiento físico, según indica Denise Medved, de Hendersonville, Carolina del Norte, y fundadora de Ageless Grace.

Las clases de ejercicios físicos y mentales de Medved involucran 21 ejercicios que promueven la plasticidad cerebral al activar todas las cinco funciones del cerebro: la analítica, la estratégica, el aprendizaje kinestésico, memoria/recuerdo y la creatividad e imaginación. Encuentre los vídeos de los ejercicios de Ageless Grace en YouTube, incluido este:

  • Mientras está sentado en una silla (todos los ejercicios se enseñan en esta posición para desarrollar fortaleza en el abdomen), haga un círculo con el brazo inferior derecho.
  • Añada un movimiento triangular con el pie izquierdo.
  • Luego, añada un movimiento horizontal con la mano izquierda.
  • Finalmente, haga el ejercicio entero en reversa.

Hay clases disponibles en todos los 50 estados y en 12 países. Para encontrar un maestro o maestra cerca de usted, visite AgelessGrace.com.

 

Calcule su verdadera edad

La selección de estilos de vida puede hacer viejo o joven a nuestro cuerpo, más que nuestro número de vueltas alrededor del sol, según Michael Roizen, especialista en medicina interna y autor del libro This is Your Do-Over: The 7 Secrets of Losing Weight, Living Longer, and Getting a Second Chance at the Life You Want. “Setenta por ciento del envejecimiento está en las cosas sencillas que hacemos o no hacemos”, sostiene él.

Estos son algunos ejemplos que dan que pensar:

  • Un estresor importante de vida sin resolver, como un divorcio, ser demandado, la muerte de un familiar cercano o cualquier otro evento traumático, puede añadir 32 años a su edad cronológica. Manejar el estrés puede añadir un número relativamente insignificante de dos años.
  • Cambie las grasas saturadas (queso y carne) por grasas monosaturadas (aceite de oliva, nueces y aguacates). Reste 2.5 años de la edad cronológica.
  • Levántese de la silla cada 15 minutos y también camine 10 minutos cada dos horas. Reste  2.1 años de la edad cronológica.
  • Tenga amigos cercanos. Reste 2.1 años de la edad cronológica.

Tome la prueba de la Edad Real en ShareCare.com/RealAge.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags