Mar y tierra

Los mariscos de piscifactoría en los Estados Unidos son seguros y sostenibles



Los peces capturados en aguas puras son el estándar de oro de los mariscos, pero las poblaciones sostenibles de aguas saludables se están encogiendo. Esa es una razón de por qué las piscifactorías están apareciendo en lugares inusuales—el perca (barramundi) crece en un rancho de ganado en Nebraska, los camarones en el frío Massachusetts y la tilapia tierra adentro en California del Sur.
 

Con la demanda por mariscos sobrepasando lo que puede crecer en la vida silvestre, la mitad de los mariscos que comemos provienen de la acuicultura, dice Kathryn Sullivan, Ph.D., administradora para la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA).

Sin embargo, los mariscos de piscifactoría tienen una reputación de calidad desigual y prácticas agrícolas cuestionables. Una de las razones principales es que muchos de los pescados que compran los estadounidenses provienen de Asia, donde la acuicultura se maneja menos rigurosamente. Mientras tanto, la acuicultura doméstica provee solo un cinco por ciento de los mariscos que se consumen en los Estados Unidos, según NOAA.

Soluciones seguras

Si queremos comer mariscos de piscifactoría que sean seguros y sostenibles, hay dos opciones. Una es comprar pescado de piscifactoría que haya sido criado en los Estados Unidos, dice Sullivan. El servicio de información al consumidor de la Agencia, el FishWatch, asegura que: “Si es cultivado en los Estados Unidos, es inherentemente sostenible como resultado del riguroso proceso de manejo que asegura que los peces son monitoreados, mejorados y sostenibles de manera continua”.

Whole Foods Markets ha encontrado que los mariscos de piscifactoría (acuicultura) pueden proporcionar un suministro de proteína saludable y deliciosa alta calidad todo el año. Como consecuencia, “Cuando se hace correctamente, la acuicultura puede ser ecoamigable y ofrecernos una manera de suplementar el suministro de pescado silvestre. Por otro lado, las malas prácticas de acuicultura, como el uso excesivo de químicos y antibióticos y otros productos que causan contaminación del agua, y otros impactos negativos en el ambiente son malas noticias”.

Una segunda opción es consultar con un pescadero que tenga altos estándares de sabor, salud, seguridad, sostenibilidad y preocupaciones ambientales.

La acuicultura ecológica

Algunos chefs, como Rick Moonen, propietario de RM Seafood, en Las Vegas, están apoyando las fincas de acuicultura que hacen lo correcto en los Estados Unidos, criando pescados saludables, sostenibles y deliciosos. Recientemente, Moonen se convirtió en el embajador de la marca True North Salmon, un sistema de finca que integra una manera igual a la naturaleza para mantener los peces saludables y frescos. “Tienen una finca de salmón cerca de la finca de mejillones y cerca de una de algas marinas, imitando la forma en que estas tres especies interactúan en la naturaleza”, dice Moonen.

Las mejores fincas de mariscos toman lo que la geografía y el clima ofrecen—ensenadas oceánicas, un manantial y depresión natural en la tierra o en interiores controlados con tanques de agua fresca—y usan comida limpia; sin antibióticos, alimentos no transgénicos (libres de ingeniería genética) en la cantidad correcta, buena calidad del agua y maneras creativas de usar el efluente, emplean prácticas de crianza ecológicas, tanto para peces como para mariscos que, a su vez, son saludables para comer.

Las costas atlánticas de Maine y Canadá son áreas donde las familias han estado haciendo su vida en el mar desde hace siglos, dice Alan Craig, de la compañía True North Salmon de Canadá. “Los peces son alimentados con bolitas completamente naturales provenientes de fuentes que no han sido modificadas genéticamente, sin colores artificiales, químicos u hormonas de crecimiento. Cámaras subacuáticas monitorean la salud de los peces para evitar la sobrealimentación.”

True North Salmon sigue un sistema de tres bahías, similar a la rotación de cultivos en tierra. Cada bahía es designada para una edad particular del pez: salmón joven, pez listo para el mercado y un barbecho, o sin cultivo, para romper el ciclo por cualquier enfermedad natural o parásitos.

Robin Hills Farm, cerca de Ann Arbor, Michigan, ofrece vegetales, carne, huevos y frutas a través de una agricultura apoyada por la comunidad y un par de estanques de acuicultura. La gerente de granja, Mitzi Koors, explica que los estanques son una manera de aprovechar los recursos naturales, añadir otra fuente de ingreso y atraer visitantes.

“Primero descubrimos un área baja que se podía convertir en un hermoso estanque con muy poco trabajo”, relata Koors. “Luego lo ampliamos a dos estanques cercanos que no se conectan para mantener la crianza de peces más viejos al menos por seis meses, alimentados con comida sin modificar genéticamente, separados de los peces más nuevos. Los estanques reciben agua de manantial, lo que provee un gran ambiente para la trucha.”             

En el noreste de Nebraska, cinco generaciones de la familia Garwood han criado ganado y sembrado maíz y tomates. Para mantener la finca próspera y sostenible, se han salido de la siembra en hileras. Hoy día están cultivando algo nuevo—la perca amarilla. Construyeron un almacén que ahora tiene 18 tanques de 10,000 galones llenos de cultivos de peces. Una compañía de Maryland provee estiércol de vaca y restos de sorgo de plantas de etanol del área para crear algas, naturalmente, no transgénicas, para alimento para peces y biocombustible. “Las personas prefieren comer alimentos cultivados localmente, incluso si es un pescado de Nebraska”, dice Scott Garwood.

La sofisticación de los sistemas cerrados, como el de Garwoods, significa que los chefs también pueden criar sus propios pescados, además de cultivar sus propias hierbas y vegetales. Adam Navidi, chef radicado en California y propietario del restaurante Oceans & Earth, en Yorba Linda, también está a cargo de Future Foods Farms, que abarca 25 acres de hierbas, lechugas, diferentes vegetales y tilapia criada en tanques. Los vegetales verdes pequeños, productos no modificados genéticamente, ayudan a alimentar los peces, mientras que el nitrato de los desperdicios de los peces rico en amoniaco fertiliza las cosechas. Los filtros de agua residual a través de las cosechas tienen un sistema que regresa a los tanques de los peces de una forma eficiente, es un sistema de conservación que produce alimentos orgánicos y saludables.

“Algún día, los chefs sabrán sus recetas y los métodos usados para producir sus alimentos”, predice Navidi.


Judith Fertig tiene su blog en AlfrescoFoodAndLifestyle.blogspot.com en Overland Park, KS.

 

10 selecciones de mariscos para sentirse bien

Según el nacionalmente reconocido SeafoodWatch.org del Acuario de la Bahía de Monterey, estos pescados y mariscos de acuicultura son las Mejores Selecciones. Bajo cada variedad de pescado o marisco, coteje la lista de recomendaciones (Seafood Recommendations) para áreas geográficas específicas, opciones orgánicas certificadas, alimentación no transgénica u otras designaciones.

Trucha ártica: La variedad de acuicultura, criada en tanques cerrados, produce poco impacto en los hábitats locales en el noroeste del Pacífico.

Perca amarilla (barramundi): Búsquela de fuentes de sistemas de acuicultura recirculada en fincas a través de los Estados Unidos.

Bagre: El bagre criado en estanques se encuentra principalmente cerca del Río Mississippi y es uno de los pescados más sostenibles disponibles.

Cangrejos (crawfish): La producción doméstica se centra principalmente en Luisiana, criados en estanques en tierras agrícolas. No se añaden alimentos, pero un mínimo de fertilizante es usado para apoyar la red de alimento acuático que ayuda a los cangrejos a crecer. Como especie nativa, los impactos potenciales de escape son mínimos.

Mejillones: La mayoría de los mejillones de acuicultura para la venta en los Estados Unidos provienen del área de Nueva Inglaterra y el noroeste del Pacífico o son importados de naciones con reglamentaciones ambientales bien exigentes. La organización sin fines de lucro Marine Stewardship Council certifica de manera independiente algunas de las piscifactorías como sostenibles. 

Ostras: Alrededor de un 95 por ciento de las ostras en los Estados Unidos provienen de acuicultura de Nueva Inglaterra, el Golfo de México y el noroeste del Pacífico. Las ostras de granjas en los Estados Unidos y a través del mundo son bien manejadas y son un producto sostenible.

Salmón: Antes de ordenar, el Seafood Watch recomienda investigar dónde se origina el salmón que va a consumir preguntando al proveedor local o al gerente del restaurante si es salvaje o de piscifactoría y sus fuentes.

Camarones: La mayoría, ya sean recogidos o de piscicultura en los Estados Unidos y Canadá, también cualifican como una buena alternativa por parte del Seafood Watch Good. Sin embargo, evite los camarones recogidos en Luisiana con redes de arrastre y en el Golfo de México (excepto Florida) con redes de arrastre que recogen camarones en lugares llanos o en aguas cerca de la costa. Cualquier camarón de acuicultura recirculada es una buena elección.

Tilapia: La tilapia de piscifactoría en los Estados Unidos y Canadá se ha convertido en un estándar popular.

Trucha. La trucha arcoíris de piscifactoría de los Estados Unidos se lleva un aplauso ya que está criada en ambientes ecoamigables en ensenadas alimentadas con agua de manantial.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags