El yoga entra en la corriente médica

La investigación prueba sus beneficios a la salud



Luego de una práctica de diez años en medicina interna en Boston, el Dr. Timothy McCall se convirtió en un escritor a tiempo completo para explorar los beneficios del yoga. Como editor médico del Yoga Journal y autor del libro Yoga as Medicine: The Yogic Prescription for Health and Healing, dice: “A finales de los años 90, la cinta transportadora del cuidado al paciente continuó aumentando su velocidad y me frustré. Había menos tiempo para crear relaciones con los pacientes, lo que es esencial para proveer calidad en el cuidado sin tener que prescribir pruebas ni medicamentos en exceso”.

Inicialmente, McCall encontró que la mayoría de la investigación documentada sobre el yoga provenía de la India y observó que, desde la perspectiva occidental, la calidad era baja (aunque ahora es excelente). En Occidente, el primer artículo científico notable fue publicado en 1973 en The Lancet y trataba sobre cómo combinar el yoga con la biorregulación para manejar la hipertensión. Según el International Journal of Yoga, la explosión en la popularidad del yoga en Occidente finalmente ganó interés académico en el 2007, y ahora hay más de 2,000 títulos sobre yoga en el banco de datos PubMed.gov de los Institutos Nacionales de Salud y se añaden sobre 200 anualmente.

Al comienzo, Rajan Narayanan, Ph.D., maestro de yoga y economista, fundó la organización sin fines de lucro Life in Yoga Foundation and Institute para ofrecer adiestramiento gratis a maestros. En pocos años, el foco de la fundación cambió a la integración del yoga con la corriente principal del sistema del cuidado de la salud. “Nos dimos cuenta que para hacer una diferencia real necesitábamos adiestrar a los doctores sobre el yoga y sus efectos probados de manera científica”, dice él. Los proveedores médicos pueden ganar créditos para mantener sus licencias actualizadas al asistir a estos cursos ofrecidos por Life in Yoga, la única institución de yoga certificada de manera independiente por el Consejo Acreditador para Educación Médica Continuada.

En la actualidad, incluso si el médico no practica yoga, es probable que muchos de sus pacientes lo hagan. “Ahora lo vemos en todos lados, desde los centros médicos importantes hasta en la publicidad”, dice McCall, quien observa un aumento en los doctores, enfermeras y terapeutas que asisten a los seminarios del Yoga como Medicina que él y su esposa, Eliana, enseñan internacionalmente y desde su estudio en Simply Yoga Institute, en Summit, Nueva Jersey.

Creciente evidencia

“El yoga puede ayudar a prevenir enfermedades de manera universal porque la causa primordial del 70 al 90 por ciento de todos los trastornos es el estrés”, dice Narayanan. El yoga aumenta la capacidad del cuerpo de responder con éxito al estrés al activar el sistema nervioso parasimpático, que disminuye la presión arterial y tranquiliza el corazón. Esto, a su vez, suprime la actividad del sistema nervioso simpático para reducir la cantidad de hormonas de estrés en el cuerpo.

Cualquier ejercicio hecho con conciencia de la respiración se convierte en yoga; cualquier cosa hecha sin la respiración es solo una práctica física.
~ Rajan Narayanan

Los estudios localizados en PubMed.gov demuestran que se ha encontrado que el yoga ayuda a manejar la hipertensión, la osteoporosis, el control de peso, la capacidad física, la ansiedad, la depresión, la función reproductiva y el embarazo, entre otros. Los estudios del Instituto de Investigación en Medicina Preventiva de California han visto una disminución en las enfermedades cardiacas. Un creciente cuerpo de evidencia de investigación está validando los beneficios del yoga para pacientes de cáncer en el Centro de Cáncer de M.D. Anderson en la Universidad de Texas. Un pequeño estudio de la Universidad de Noruega en Oslo sugiere que el yoga incluso altera la expresión genética para indicar que podría inducir beneficios de salud a nivel molecular.

Retos culturales

“Para que el yoga sea efectivo se debe implementar una práctica regular, lo que significa un reto en una cultura en la cual las personas no se pueden sentar por un largo rato sin un dispositivo electrónico. Es mucho más que solo tomar pastillas”, dice Narayanan.

McCall dice: “Incluso si las personas se pueden comprometer tan solo unos minutos de práctica de yoga al día, los beneficios pueden ser enormes”.

“No hay representantes de ventas diciéndoles a los médicos que usen la terapia del yoga como lo hacen cuando promueven sus medicamentos”, menciona Narayanan, y hasta que el yoga sea aceptado por una aseguradora médica, va a ser un reto ganar total aceptación en la medicina convencional.

Otra barrera son los estándares de certificación. La Asociación Internacional de Terapeutas del Yoga (iayt.org) y el Consejo para la Acreditación Internacional del Yoga (cyai.org) están comenzando a ofrecer certificaciones para programas de entrenamiento y para terapeutas. Narayanan tiene la esperanza de que la certificación promueva que el yoga sea cubierto por el seguro médico.

Cuándo el yoga puede ayudar
• Adicciones
• Asuntos respiratorios
• Cáncer
• Condiciones de salud mental
• Control de peso
• Depresión
• Diabetes
• Dolor de espalda
• Embarazo
• Enfermedad cardiaca
• Hipertensión
• Problemas endocrinos
• Problemas músculo esqueléticos y neuromusculares
• Síndrome metabólico
• Síndrome premenstrual, síntomas perimenopáusicos
• Trastorno del espectro de ansiedad
• Trastornos neurológicos e inmunes

El currículo de las escuelas de medicina ha comenzado a cambiar para integrar los enfoques complementarios de bienestar con muchos libros de texto que ahora incluyen información de terapias de mente y cuerpo. El libro The Principles and Practices of Yoga in Healthcare, coeditado por Sat Bir Khalsa, Lorenzo Cohen, McCall y Shirley Telles y que saldrá en el 2016, es el primer libro de texto a nivel profesional sobre la terapia del yoga.

“El yoga ha sido probado para tratar muchas condiciones, pero los maestros no tratamos las condiciones, tratamos a las personas”, dice McCall. “La terapia del yoga no es una receta que aplica a todo el mundo porque hay diferentes cuerpos y mentes que difieren en capacidades y debilidades, por lo tanto, requiere enfoques individualizados.”

Mientras, la investigación médica trabaja para garantizar mayor legitimidad del yoga entre los médicos, los legisladores y el público. McCall dice: “Pienso que estos estudios subestiman de forma sistemática cuán poderoso puede ser el yoga. La ciencia nos puede decir que disminuye la presión sistólica y la secreción de cortisol y aumentar la capacidad pulmonar y los niveles de serotonina, pero eso no comienza a capturar la totalidad de lo que es el yoga”.


Meredith Montgomery, maestra de yoga certificada, publica en Natural Awakenings de Mobile/Baldwin, AL (HealthyLivingHealthyPlanet.com).

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags