Aves migratorias de otoño

Emocionantes bandadas en pleno vuelo



La migración de otoño trae aves de plumaje diferente de los que vemos en la primavera. La migración de primavera ofrece una gloriosa explosión de canto y el color de millones de pequeñas gemas emplumadas que vuelan hacia el norte, cantando a todo pulmón, revoloteando con la emoción de llegar a sus lugares de reproducción. Sus familiares son fáciles de detectar por la identificación de su canto y su plumaje brillante. 

En el otoño la observación de aves es más complicada. Para sobrevivir, las aves migratorias necesitan ir a climas cálidos para conseguir alimento, porque los insectos no crecen en temperaturas frías. Los machos mudan su plumaje brillante al necesitar plumas frescas para el largo viaje. La mayoría retiene algún color, pero por lo general, es más apagado y se parecen a las hembras. La identificación se hace más difícil porque algunas especies son similares en apariencia y el canto da paso a una llamada sutil, emitida como pequeños sonidos astillados, como máximo.

La Internet ofrece una amplia gama de datos que pueden sugerir cuáles días son mejores para contemplaciones mañaneras. Los observadores experimentados saben los mejores lugares locales, y las condiciones del tiempo son buenos indicadores del momento adecuado. El estudio pionero de Sid Gautreaux sobre la migración de las aves en el 1960 utilizando un radar del tiempo, todavía está vigente en el Radar Ornithology Lab en la Universidad de Clemson y está disponible para los observadores de aves en las páginas electrónicas regionales mediante Tinyurl.com/USBirdTrackingRadar.

Mientras que el radar puede confirmar la magnitud y dirección de la migración durante la noche anterior, los pronósticos del tiempo ayudan a predecir cuándo ocurrirán los grandes vuelos. Por lo tanto, el próximo paso es levantar un dedo mojado al viento. Un frente frío grande aguantará a las aves de moverse al sur por la presión baja asociada que trae vientos sureños y tormentas. Las aves esperan y almacenan combustible. Luego, cuando el frente se despeja y vienen los vientos traseros del norte, una inmensa cantidad de aves vuelan hacia el sur.

Los observadores ansiosos, habiendo llegado poco después del amanecer, esperan en lugares seleccionados entre 200 a 300 millas al sur del borde de salida del principio anterior. En días como estos los cielos están llenos de pájaros. Los informes de monitoreo fundamentales sobre el progreso de las aves desde mediados de agosto hasta octubre se publican en eBird.org, auspiciado por el Laboratorio de Ornitología de Cornell en Nueva York (Birds.Cornell.edu).

Como cantó Joni Mitchell, nos regocijamos que: “Ellos tienen el deseo de irse ahora y tienen las alas para irse”.


Timothy Boucher es un geógrafo conservacionista de mucha experiencia en The Nature Conservancy (Nature.org), se concentra en los servicios de los ecosistemas, uso del terreno, condiciones de los hábitats y los enlaces entre la conservación y el bienestar humano. Su trabajo de campo se expande a seis continentes, abarcando asuntos locales y globales.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags