Factor de confianza de 20 segundos




La primera impresión no solo cuenta sino que es sorprendentemente exacta, al menos cuando se trata de detectar si un extraño “está hecho”  para ser compasivo, digno de confianza o bondadoso. Una nueva investigación llevada a cabo en la Universidad de California, Berkeley, sugiere que puede tomar solo 20 segundos en reconocer quién está genéticamente inclinado hacia esos valores.

Dos docenas de parejas participaron en el estudio y proveyeron muestra de su ADN. Los investigadores los documentaron mientras ellos hablaban sobre tiempos donde habían sufrido.  Un grupo separado de observadores que no conocían a las parejas, observó segmentos del vídeo de 20 segundos donde solo aparecía el que escuchaba y se les pidió que clasificaran cuáles participantes parecían más compasivos, basándose en las expresiones faciales y el lenguaje corporal.

Los oyentes que recibieron las clasificaciones más altas para empatía resultaron poseer una variación particular del gen receptor de la oxitocina conocido como genotipo GG. Bautizada como la “hormona del amor”, la oxitocina segrega naturalmente hacia el torrente sanguíneo y el cerebro, donde promueve la interacción social, la unión y el amor romántico.

“Las personas no pueden ver los genes, por lo tanto, algo tiene que estar pasando que está señalando estas diferencias genéticas a los extraños”, dice Aleksandr Kogan, autor principal del estudio. “Lo que encontramos es que las personas que tienen dos copias de la versión G muestran comportamientos más dignos: más movimientos con la cabeza, contacto visual, sonrientes y postura corporal más abierta. Estos comportamientos dieron señas de bondad a los extraños.”

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags