Niños artísticos

La creatividad práctica nutre la mente, el cuerpo y el espíritu



La participación activa de los niños en las artes creativas ayuda al desarrollo físico, mental, emocional y social, ya sea mediante la pintura, dibujo, cerámica, actuación u obras musicales, baile, cuentos, ilustración o música. Los estudios recopilados por los educadores del Scottsdale Center for the Performing Arts en Arizona confirman los múltiples beneficios, que van desde mejores puntuaciones en el SAT hasta mejor autoestima y mayor capacidad para lidiar con la presión de pares.

Sin embargo, con un presupuesto cada vez menor para la educación, muchos distritos escolares se han visto en la necesidad de recortar en áreas que no son consideradas nucleares para la enseñanza, como la música y las artes, explica Anne Bryant, Ph.D, directora ejecutiva de la National School Boards Association. Las comunidades, a la vez, tienen que buscar nuevas formas de enfrentar esta nueva realidad económica. Por ejemplo, una maestra de música o arte, que antes estaba asignada a una sola escuela, ahora tiene que viajar para dar clases en distintos distritos escolares.

“Las escuelas están bajo mucha presión debido a los recortes y a la ley ‘No Child Left Behind Act’, lo que hace que en muchas ocasiones los niños que más necesitan de las artes sean colocados en cursos correctivos”, señala Susan Tate, ex maestra que ahora es directora ejecutiva del Lawrence Arts Center de Kansas.

Si a eso le añadimos que nuestra cultura se ha convertido en una digital – donde participación a menudo significa el teclado de una computadora o un teléfono para enviar mensajes de texto – y las situaciones domésticas en las que los padres están muy ocupados y no están muy dispuestos a bregar con dedos llenos de pintura y otros materiales de arte, el resultado es que: “En estos días la probabilidad de que los niños practiquen arte en su casa es muy poca”, indica Tate.

A temprana edad los niños son aprendices más pasivos que activos, dice Sharon Burch, maestra de música en Mystic, Iowa. Puede que todo lo que escuchen sea, por ejemplo, las canciones que sus padres oyen, en lugar de canciones más sencillas adecuadas para su edad. Burch ha ayudado a satisfacer esta necesidad proveyendo recursos interactivos como el de ‘Freddie la Rana’ para que tanto los padres como los salones de música los usen.

Afortunadamente, las comunidades a lo largo del país se han unido para ofrecer programas de arte y manualidades después de las horas de clases y durante los fines de semana. Muchas de las actividades relacionadas con las artes son fáciles para que los padres, abuelos y cuidadores las puedan hacer junto a los niños.

Cómo desarrollar las destrezas mentales

“Los estudios actuales de imágenes y cartografías cerebrales muestran que la participación activa en la música crea sinapsis en las cuatro áreas del cerebro”, indica Burch. Por activa, ella quiere decir llevar el ritmo con unos palitos, cantar, bailar al compás de la música, marchar, jugar a las palmadas o participar en otro movimiento físico adecuado para la edad. “Para realmente activar el cerebro, hay que hacer algo, no escuchar pasivamente”. La música ayuda a los niños a pensar, crear, razonar y expresarse, indica Burch.

Practicar el arte de contar cuentos, al igual que leer literatura infantil a los niños, puede tener un impacto profundo. Un estudio de 2003 publicado en la revista American Educator, basado en una investigación exhaustiva de los psicólogos Todd Risley, Ph.D, y Betty Hart, Ph.D, demostró que a los 4 años, existe una enorme brecha en el vocabulario de niños de diferentes niveles socioeconómicos. Los que crecen en un hogar de profesionales educados escuchan 32 millones más palabras habladas (1,500 más por hora) durante sus primeros tres años que los de niveles más bajos en términos socioeconómicos. Los investigadores también documentaron que los primeros recibían por lo menos cinco veces más comentarios alentadores que los últimos.

En resumen, descubrieron una correlación directa entre la intensidad de las experiencias tempranas verbales y los logros futuros. Risley y Hart atribuyeron esta diferencia significativa a que en los hogares más acomodados hay una mayor interacción entre padres e hijos, como por ejemplo, se cuentan más cuentos, se lee más y los padres tienden a hablar más con sus hijos.

Cómo activar la imaginación

“Nuestra cultura es tan lineal y dominada por lo lingual que a menudo no se le saca provecho a la inmensa imaginación de un niño”, observa Anne Austin Pearce, profesora asistente de comunicaciones y arte en la Universidad Rockhurst de Missouri. Pearce a menudo trabaja con niños de edad escolar a través de eventos en la biblioteca que combina con arte y narración de cuentos. “Además, hay demasiada presión de medir los resultados en esta cultura que tiende a etiquetar a una persona como ganador o perdedor, pero el arte no se puede cuantificar de esa forma; el arte les permite a los niños desarrollar ideas a través del proceso creativo que no pueden hacer de ninguna otra forma.

“Cuando los niños están dibujando, a menudo hablan sobre lo que están haciendo”, indica. “Esto le brinda a usted la oportunidad de tener un tipo de conversación totalmente diferente con los niños, solo dejando que las cosas sucedan y manteniéndose abierto a las preguntas. Los niños narran sus propias historias”.

Cómo desarrollar la confianza

Los niños que estudian y participan, por lo menos, en una de las artes como bailar, tocar un instrumento o actuar en una obra, “tendrán una ventaja muy importante para cuando sean adultos”, opina Verneda Edwards, directora ejecutiva de currículo y enseñanza del distrito escolar Blue Valley, cerca de la ciudad de Kansas. “Los niños no solo se benefician en términos académicos al participar en las artes, sino que también desarrollan la capacidad de pararse frente a un público y desenvolverse. Eso aumenta su autoconfianza”.


Judith Fertig celebra el arte de cocinar en AlfrescoFoodAndLifestyle.blogspot.com.

 

Recursos de arte en su comunidad local

Muchas comunidades ofrecen programas de arte para niños de todas las edades y niveles socioeconómicos. Las bibliotecas ofrecen audiocuentos a ciertas horas y la oportunidad de participar en artes manuales, ilustración de historietas y baile. El pasado verano, las bibliotecas a lo largo del país – desde la biblioteca pública Ephrata, en Pennsylvania, hasta la biblioteca Mercer Island, en el estado de Washington – utilizaron el tema One World, Many Stories para llevar a cabo actividades de arte para niños.

Kindermusik, un programa internacional con afiliados locales, ofrece clases adecuadas por edad que van desde clases para recién nacidos hasta niños de 7 años. Si un niño siente más afinidad por Jack Black que por Johann Sebastian Bach, entonces cantar o tocar guitarra, batería o teclado puede ser el pase para un programa local en el School of Rock. Las clases privadas de música, baile, arte, cerámica y teatro también se están convirtiendo en actividades populares para los niños y sus familias.

En los centros comunitarios de arte como el Lawrence Arts Center, en Kansas, los niños de todas las edades agarran una camisa o delantal y se aprestan a trabajar con Mudpie Madness (trabajo con barro), 3D Mania (creación de esculturas con diferentes materiales) o crean portafolios de sus propias pinturas o montajes. En el Museo de Niños de Indianapolis, en Indiana, los niños de edad preescolar disfrutan viendo y participando en obras de teatro, narración de cuentos, canciones, todo usando títeres de dedos.

Los colegios comunitarios, como el Alvin Community College, en Alvin, Texas, ofrece clases de arte como Picasso Pizzazz, para exhortar a los niños de primer a sexto grado a crear sus propias obras de arte. Los niños pueden bailar en Dance, Dance, Dance! en el programa de arte Kids on Campus del Bucks County Community College, en Bristol, Pensilvania, o tomar clases de ballet o de caricaturas todo el año en el Kingsborough Community College, en Brooklyn, New York.

Los parques locales y los departamentos de recreación y deportes son otra buena fuente para la participación de niños en actividades relacionadas con el arte. El Departamento de Parques y Recreación de Orange City en Iowa, por ejemplo, ofrece Zip, Zap, Zog! Exploring Theatre, lo que brinda la oportunidad a los niños de desarrollar destrezas de actuación y locución.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags