Ecológicamente chic

Tejidos amigables con el planeta y que te hacen sentir bien



La innovación está moldeando todas las facetas de la industria eco de la moda; desde los estándares para cultivos orgánicos, producción de energía eficiente, recursos locales, reinversión comunitaria y el comercio justo hasta el reciclaje de exceso de telas y otros materiales, y la reutilización de ropa usada.

Sin embargo, la mitad de las fibras textiles siguen procediendo del algodón convencional, que absorbe una cuarta parte de todos los productos agroquímicos e insecticidas rociados en el planeta, informa Paul Hawken en Natural Capitalism - Creating the Next Industrial Revolution. Además, el algodón requiere 2,600 galones de agua por cada libra cultivada.

Otros tejidos de tela de fibras naturales de plantas son mucho menos exigentes con los recursos. He aquí algunas pistas de lo que se debe buscar.

Bambú – Esta versátil hierba, que se auto renueva, produce un tejido lujosamente suave. El bambú es una alternativa al nylon y al poliéster, derivados del petróleo; puede ser producido mecánicamente para obtener un material semejante al lino, o elaborarse como rayón.

Cáñamo – Una planta un poco más áspera, el cáñamo es mejor cuando se mezcla con otras fibras como el algodón y la seda.

Jusi y Piña – El jusi proviene de la seda del plátano. La piña se hace de las hojas del fruto de la piña. Ambos tejidos se originaron en Filipinas.

Kenaf – De la planta de hibisco que se cultiva en Asia y África, el kenaf mezcla bien con otras fibras. Se asemeja al tacto al cáñamo o al yute.

Lino – Un material clásico derivado de la planta de lino, el lino no se pega a la piel y se seca rápidamente.

Lyocell – Incluye una amplia gama de fibras blandas compuestas de fibras de celulosa, pero se sigue sometiendo a procesos químicos como la decoloración. Tiene características similares a las del algodón. También se conoce como Tencel, Seacell (a base de algas) o modal (de la pulpa de la madera de haya).

Las fibras de animales amigables con el planeta incluyen la alpaca, angora (esquilada de conejos de pelo largo), el cachemir (verifique las políticas de las granjas de cabra), quitina (de los caparazones de los crustáceos), fieltro, i Merino (la i indica la versión sostenible de la lana de oveja), mezclas de leche, el mohair (cabra de Angora) y la lana de o (fibras orgánicas de varios animales cuadrúpedos).


Algodón orgánico
–El cultivo de algodón orgánico en los Estados Unidos aumentó un 12 por ciento en 2010 respecto al 2009, de 10,521 a 11,827 hectáreas, de acuerdo con la Asociación de Comercio Orgánico. Los agricultores prevén un aumento de 1,513 hectáreas en los próximos cinco años, dependiendo de la demanda.

Ramio – Se produce de una planta leñosa con flores, de la familia de la ortiga. La textura fibrosa se ​​siente más suave cuando se mezcla con algodón orgánico o lana. Tiene características similares al lino, tales como su resistencia.

Polietileno Tereftalato reciclado (PET)Le da un nuevo propósito a las botellas de plástico usadas o a la ropa de poliéster vieja. Aparece en las telas como lanilla, y también reencarna en la suela de zapatos.

Seda –La seda ofrece elegantes efectos cuando se utiliza sola o en combinación con otras fibras. Esta fibra de proteína resistente se produce de los capullos de los gusanos de seda, cosechados antes de que la oruga complete su metamorfosis en mariposa. La seda salvaje, también conocida como la seda de la paz, se espera a que el gusano salga vivo de su capullo. Nota: No toda la organza de seda es seda; algunas se elaboran de materiales sintéticos.

Los logotipos para buscar son: Biological Agriculture Systems in Cotton’s (BASIC) Cleaner Cotton, Carbon Neutral Clothing (CNC) y Agriculture Biologique (AB), así como textiles de la marca Loop. Un 1% para la certificación del Planeta indica que la empresa da un porcentaje de sus ventas a causas ambientales.


Fuente primaria:
Style Naturally, de Summer Rayne Oakes

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags