Árboles que emigran

Los bosques cambian hacia el oeste con el cambio climático




WathanyuSowong/Shutterstock.com

El cambio climático trae consecuencias que están impactando a las plantas en formas no anticipadas, pero lógicas; por ejemplo, los coníferos y otros tipos de pinos se están moviendo hacia el norte debido a que están más sensibles a las temperaturas que los árboles de floración de hoja caduca. Estos pueblan el bosque boreal del este de Norte América, de forma que ya están bien adaptados a expandirse hacia condiciones más frías y secas.

Los árboles individuales no pueden moverse, pero las poblaciones pueden cambiar con el tiempo a medida que los arbolitos se expanden hacia una nueva región mientras que los árboles más viejos mueren en otra. Un nuevo estudio publicado en Science Advances también muestra que cerca de tres cuartas partes de las especies de árboles comunes de los bosques del este americano, incluidos los robles blancos, los arces azucareros y el acebo americano han cambiado su centro de población hacia el oeste desde 1980 debido a las condiciones secas en el este.

El calentamiento global ha alterado de forma significativa la precipitación.  Songlin Fei, profesor de dasonomía en la Universidad de Purdue, en West Lafayette, Indiana, y uno de los autores del estudio, observa que, “Diferentes especies están respondiendo de manera diferente al cambio climático. La mayoría de las especies de hoja ancha caduca están siguiendo la humedad hacia el oeste”.

Los cambios en el uso de la tierra, los esfuerzos de conservación, la frecuencia de los fuegos forestales y la llegada de las plagas todos juegan parte en las poblaciones que se desplazan. Los ecosistemas forestales están definidos tanto por la mezcla de especies y la interacción entre ellas como por la simple presencia de muchos árboles. Si especies diferentes migran en otras direcciones, las comunidades ecológicas eventualmente podrían colapsar.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags