Oro para las plantas

Las hojas que caen en otoño alimentan los jardines del verano




LilKar/Shutterstock.com

En muchos lugares de Estados Unidos, el otoño produce muchas hojas caídas y el beneficio de hacer composta puede ser extendido al convertir las hojas en nutrientes “Todos los años tenemos hojas nuevas. No necesita llevar las hojas a un vertedero o quemarlas”, aconseja Lee Reich, PhD, consultor en jardinería y en huertos de árboles frutales en New Paltz, Nueva York (LeeReich.com). El cavar o rastrillar las hojas hacia cajones de siembra o contenedores de jardín, puede servir para usarlas como mantillo, fomentar el acondicionamiento natural del suelo, suministrar nutrientes beneficiosos y enriquecer el hábitat de las lombrices. PlanetNatural.com estima que del 50 al 80 por ciento de los nutrientes de los árboles terminan en hojas.

Según FineGardening.com, “La composta hecha de hojas evita fluctuaciones extremas en la temperatura del suelo, mantiene su superficie suelta para que el agua penetre fácilmente, retiene la humedad del suelo al disminuir la evaporación del agua y estimula actividad biológica al crear un ambiente microbiano que ayuda a alejar la plagas”. 

Hay un método que consiste en crear pilas de hojas en una esquina del patio o en un contenedor de madera o de alambre de al menos tres pies de ancho y tres pies de alto. Humedezca completamente el montón entero y déjelo reposar, verificando, ocasionalmente, el nivel de humedad durante los periodos secos, y añada agua de ser necesario. Otra opción es llenar una gran bolsa de plástico con hojas y humedecerlas. Luego selle la bolsa y haga algunos agujeros o ranuras para el flujo de aire. Coteje cada uno o dos meses y agregue agua si las hojas están secas.

De cualquier manera, el proceso de descomposición para la mayoría de las hojas puede tomar de seis a doce meses. DIYNatural.com informa que algunas hojas, como las de roble, pueden tardar hasta tres años en descomponerse. Para apresurar el proceso corte las hojas varias veces antes de añadirlas a la pila o bolsa, dándoles vuelta cada par de semanas con una pala de dientes de jardinería, o cubrir la pila con una lona plástica para mantener las hojas húmedas y cálidas.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags