Escogiendo un quiropráctico

Cómo encontrar el mejor



wavebreakmedia/Shutterstock.com

La medicina quiropráctica es mejor conocida por su enfoque no quirúrgico para tratar el dolor crónico y otras condiciones osteomusculares, pero tiene mucho más que ofrecer. Sin embargo, encontrar el doctor correcto puede ser tan desalentador como comprar unos zapatos cómodos. Aquí, presentamos a tres profesionales de renombre que nos hablan sobre cómo asegurar un cuidado individualizado y sacar el mayor provecho de la quiropráctica.

Atender necesidades específicas

Ayuda el clarificar el resultado deseado, ya que algunos clientes solo buscan un ajuste rápido para reducir el dolor, mientras que otros podrían querer una mejor salud en general, bienestar a largo plazo y mejorar la calidad de vida.

“Debido a problemas con los seguros, hemos llegado a ser conocidos como doctores del dolor, pero esa no es la extensión completa de la quiropráctica”, explica la Dra. Michelle Robin, propietaria de Your Wellness Connection y de la página educativa en la web DrMichelleRobin.com , en Shawnee, Kansas. “También, usted puede ver a más de un quiropráctico ya que cada uno tiene su fortaleza”.

El Dr. Michael Aho, de Crosstown Chiropractic, en Chicago, concuerda. “El cuidado quiropráctico abarca muchos estilos, por lo que una de las mayores variables es el tipo de tratamiento que utiliza el doctor. La mayoría de las oficinas tratan el cuello, la espalda media y el dolor de espalda baja. Si tiene un problema específico en el hombro, rodilla o pie, puede que quiera encontrar un doctor que frecuentemente trate esos problemas. Si está embarazada, escoja un quiropráctico que tenga experiencia trabajando con esas pacientes”.

“Existen más de 140 técnicas quiroprácticas. Algunas son de toque suave, mientras que otras son más agresivas. Algunas utilizan las manos y otras utilizan instrumentos para el ajuste. Es importante que el enfoque del doctor esté en sintonía con su naturaleza”, aconseja la Dra. Jackie St.Cyr de Innate Chiropractic Healing Arts Center, en Houston.

Robin aconseja que solo el sentarse en la recepción de la oficina del doctor y observar y confiar en su intuición, sirve de ayuda antes de ir adelante con la consulta.

Haga preguntas

En primer lugar, averigüe si el quiropráctico trabaja, ya sea un modelo médico convencional o uno holístico, y luego ahonde más profundamente para encontrar el enfoque y el nivel de atención correcto. “Pregunte cuánto tiempo lleva el doctor en la práctica y cuál es su filosofía principal. ¿Trata la columna completa o se concentra en el punto del dolor, y que variedad de técnicas aplica? Usted desea que conozca su columna vertebral antes de ajustarla. Asegúrese de que llevan a cabo un nuevo examen del paciente”, sugiere St.Cyr. Un examen podría incluir una prueba de termografía y radiografías.

Las preguntas útiles incluyen qué esperar durante la visita inicial, la frecuencia recomendada de tratamiento, las horas de oficina y cómo el tratamiento podría beneficiar una condición en particular. Debido a que la mayoría de las oficinas de los quiroprácticos ofrecen tratamientos compatibles, también pregunte sobre modalidades complementarias como: acupuntura, terapia de masaje, calor y corriente interferencial utilizando pulsos eléctricos para aliviar espasmos musculares y controlar la inflamación.

Sea constante

“No debe esperar resultados instantáneos”, dice Aho. “Se beneficiará más si no espera demasiado tiempo después de experimentar los primeros síntomas de un problema antes de comenzar el tratamiento y es consecuente con el mismo”. Ser proactivo puede fomentar buenos resultados.

St.Cyr concurre, diciendo que, “Cuando los pacientes siguen las recomendaciones del quiropráctico con relación a la rutina recomendada del cuidado correctivo regular, obtienen el mejor resultado. Sea constante con sus visitas y haga los ejercicios de la columna diseñados para usted; se ha probado que trabajan”.

Robin explica que no seguir con el cuidado en el hogar es una trampa común en los pacientes.  “Como el cuidado dental, usted necesita hacer algo para su columna diariamente, ya sea estiramiento, otro ejercicio o buena nutrición”.

Ella menciona que las respuestas de las personas al tratamiento quiropráctico son diferentes. “Sea realista. Si ha sufrido lesiones o accidentes, le tomará más tiempo y su sanación podría ser diferente a la de otra persona que no tiene lesiones y sigue una dieta saludable. A veces las personas se quitan de la quiropráctica en lugar de encontrar un quiropráctico que sea bueno para ellos. Usted no dejaría de ir al dentista, por lo tanto, debe de aplicar lo mismo al cuidado quiropráctico”.


Marlaina Donato es escritora independiente, autora y artista de multimedios. Comuníquese en MarlainaDonato.com.

 

Una muestra de técnicas quiroprácticas

Método activador – Se utiliza un pequeño instrumento portátil dirigido a áreas específicas para muchas condiciones, en especial dolor de espalda baja y algunos tipos específicos de dolores de cabeza, incluido migraña. Se considera seguro para los niños y para los pacientes con artritis severa y osteoporosis.

Técnica direccional sin hacer fuerza – Este método suave estimula las reacciones reflejas para determinar discrepancias potenciales en el largo de las piernas y medidas correctivas. Mejora el alineamiento y función estructural, y ayuda en las respuestas de la sanación natural.

Flexión-distracción (Método Cox) Es un ajuste mecánico y manual que ayuda al estiramiento de la espalda. Este método es especialmente beneficioso para la enfermedad degenerativa de los discos, discos herniados, estenosis espinal, escoliosis, dolor del cuello y espalda, y reducción de las articulaciones vertebrales.

Técnica GrastonEs una movilización instrumental asistida de los tejidos blandos que ayuda a reducir el tejido cicatricial y el dolor persistente de lesiones agudas y viejas, así como a resolver la activación de puntos desencadenantes de dolor de mucho tiempo en los músculos y las articulaciones. Promueve la circulación en áreas afectadas para reducir el dolor y la inflamación. También podría disipar las causas no sistémicas de la fibromialgia.

Análisis vertebral de la red (red quiropráctica) – Esta técnica de poca fuerza está dirigida al cuerpo entero para mejorar la comunicación entre el cerebro y los nervios a través de puntos a lo largo de la columna vertebral. Es adecuado para todas las edades.

Integración somato-respiratoria – Ejercicios especiales nivelan la conexión de respiración y cuerpo para ayudar al manejo de estrés, liberación de la tensión y conciencia de todo el cuerpo. Emplea la concentración, trabajo de respiración, toque y movimiento. Compatible con otros tratamientos, también puede hacerse en casa.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags