Creando comunidad

15 formas de crear un círculo de bondad



Rawpixel.com/Shutterstock.com

Al enfrentarnos a las degradantes condiciones ambientales, económicas, políticas, sociales e híper-individualistas de hoy, instintivamente sabemos que la sobrevivencia requiere unirse para producir un cambio constructivo. Aquí presentamos algunos enfoques probados para crear una comunidad que funcione.

 

1 Hacer una fogata. Ya sea literal o metafórica, cree una atracción clara y enfocada que atraiga las personas al círculo.
 

2 Conectarse con la naturaleza y la estación. Tratar de reunirse entorno a lo que sucede estacionalmente con todas las formas de vida es una manera tradicional y efectiva de fomentar la comunidad.  
 

3 Dar la bienvenida a cada persona. Ya sea que se designe a alguien que dé la bienvenida o vaya alrededor del círculo reconociendo a cada participante antes de proceder con la actividad principal del evento. Las personas que se sienten que han sido reconocidas tienen más probabilidad de permanecer involucradas.
 

4 Proveer alimento y bebida. Las sociedades tradicionales siempre han tomado la hospitalidad seriamente. Es mejor dejar que las personas traigan comida para añadir más a la fiesta colectiva que encargarla a un proveedor.
 

5 Ceremonia, ritual y lo sagrado. En la profunda memoria humana colectiva se encuentran innumerables festivales primaverales u otoñales, eventos ceremoniales o religiosos, comidas y celebraciones que incluyen un fuerte sentido de iniciación y de lo sagrado de toda la vida. Utilice uno como un trampolín para añadir significado a una reunión contemporánea.
 

6 Resolver problemas de forma colectiva. Las personas se unen en una comunidad cuando participan tratando de resolver un problema comunitario real, ayudar a alguien en necesidad o abordar una situación que exige una solución comunitaria. Considere usar el libro Reglas de orden de Robert, u otra guía para la discusión que mantenga la civilidad, desaliente la competitividad y resuelvan los conflictos de forma pacífica para que se pueda llegar a un consenso.
 

7 Contar historias. Los humanos aprenden mejor cuando ven y escuchan historias o cuentos.  Los hechos no entusiasman tanto como hacer narrativas y contar experiencias. Bombardear a las personas con hechos puede que no cree el cambio deseado. Debemos inspirarnos para actuar sobre el conocimiento.
 

8 Adultos mayores. Las historias compartidas, el respeto y el afecto son vitales para la pertenencia. Los adultos que hacen frente a la cultura industrializada llena de estrés, pueden tender a encontrar lentas y aburridas las historias de los adultos mayores, pero son recursos importantes para nuestra sobrevivencia colectiva. Hay que tener cuidado con el síndrome de que lo “extranjero brilla más”, que postula a los forasteros como expertos, en lugar de honrar y desarrollar nuestros propios recursos comunitarios que no desaparecerán al final del evento.
 

9 Regalar y compartir. A medida que nos concentramos en crear una sociedad compartida frente a una cultura del dame, es bueno dar pequeños regalos, como una planta o una flor del jardín, semillas orgánicas o artículos usados en buenas condiciones a los asistentes a evento. Es una manera sencilla de ayudar a todos a sentirse valorados, apreciados y bienvenidos. La clave es mantener los eventos locales, sencillos y creados por la comunidad para la comunidad. Muchas manos hacen que el trabajo sea ligero y algunos de los mejores eventos de la comunidad le cuestan muy poco al anfitrión, mientras que cada uno de los involucrados trae su propia silla o manta, cubiertos y platos y un plato favorito.
 

10 Comprar. Desde los tiempos antiguos, las personas se han estado uniendo a través de conocer a otros en el mercado. Las ventas o subastas silenciosas son populares cuando el dinero pagado es un regalo para la comunidad.
 

11 Un poco de emoción. Las rifas y los premios instantáneos añaden diversión siempre y cuando cualquier dinero recaudado vaya a las arcas comunes como un regalo para todos.
 

12 Compartiendo con los niños. Los niños proveen una fuente de energía desenfrenada y entretenimiento para cualquier reunión. Los intercambios multigeneracionales también ayudan a formarlos  a través de la exposición a modelos de conducta y educación para la vida, incluso si no se sienten involucrados en ese momento.
 

13 Transportación. La facilidad de compartir vehículos y proveer transportación a aquellos sin auto o  incapaces de caminar, desarrolla comunidad incluso antes de que comience el evento.
 

14 Baile y movimiento corporal. La sociedad moderna hace que estemos sentandos mucho tiempo. La acción física nos conecta en formas que nada más puede.
 

15 Belleza y música. Nuestros ojos y oídos son portales para el alma y espíritu de la psiquis humana. Incluso un simple repique de tambor puede unir a las personas en un grupo coherente. El canto comunitario puede ser una poderosa medicina como lo demuestran los lugares de culto. Una flor en la mesa o una pintura en la pared trae poderosas energías arquetípicas para prepararnos para el junte. Una reunión al aire libre nos trae la magnificencia de la naturaleza a nuestros sentidos para añadir un extraordinario poder a los eventos.
 

En conclusión, cualquier reunión comunitaria, organización o evento que involucre el cuerpo, la mente y el espíritu tiene una gran oportunidad de sobrevivir y florecer


Linda Buzzell es psicoterapeuta, ecoterapeuta, bloguera y coeditora de Ecotherapy: Healing with Nature in Mind. Es cofundadora de un grupo de permacultura y voluntaria en un círculo de simplicidad que se reúne desde hace 10 años en su comunidad local. Comuníquese en EcotherapyHeals.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags