Caminar reduce los síntomas de la demencia




Ljupco Smokovski/Shutterstock.com

Un estudio de la Universidad de British Columbia, en Vancouver, examinó el impacto de caminar con regularidad  en personas con discapacidad cognitiva vascular, la segunda forma más común de demencia. Esto ocurre cuando los vasos sanguíneos se dañan debido a enfermedad cardiovascular que impide buena circulación de la sangre para hacer que el cerebro trabaje más.

Los investigadores escanearon los cerebros, hicieron análisis computadorizados para toma de decisiones y pruebas de atención en 38 personas con formas leves y tempranas de deterioro cognitivo vascular. A la mitad de las personas se les pidió participar en sesiones supervisadas de una de caminatas tres veces por semana durante un periodo de seis meses. La otra mitad restante no caminó.

Luego de seis meses, el grupo de caminantes mostró mejoría en la presión sanguínea y función cerebral, con sus cerebros requiriendo menos esfuerzo durante las pruebas de toma de decisiones y de atención.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags