Quiropráctica para mascotas

Los beneficios para una mascota de un buen ajuste quiropráctico



Aunque los dueños de mascotas pueden ver los servicios quiroprácticos como un fenómeno reciente, la realidad es que han existido desde principios de los años 20. La prueba se encuentra en la biblioteca del Palmer College of Chiropractic en un informe que habla de un curso sobre ajuste quiropráctico para equinos creado por B. J. Palmer. Palmer, hijo de D.D. Palmer, el fundador de la quiropráctica, abundó más en el trabajo de su padre. Esta universidad, en la actualidad, ofrece estudios en quiropráctica conducentes a un doctorado en quiropráctica veterinaria. Hoy día, la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVCA, por sus siglas en inglés) es la fuente nacional principal de acreditación en un campo de la medicina dedicada a equinos, perros, ganado, cerdos, ovejas, cabras, elefantes, aves y reptiles.  

La medicina quiropráctica, tanto de animales como de humanos, trabaja directamente con la relación entre la médula espinal y el sistema nervioso, al igual que con la función crucial de esta en el mantenimiento de la salud general. Esta metodología para animales es muy útil para mejorar el desempeño, en términos de cría, adiestramiento y acicalamiento de perros para cumplir con las especificaciones de los espectáculos y competencias de agilidad del American Kennel Club y para equinos que compiten en saltos, carreras de larga distancia o carreras de barriles.  

Práctica exacta

El doctor en medicina veterinaria Bob Willard, del área de Fort Worth, Texas, está certificado para realizar técnicas de ajustes de la espina y de acupuntura. Como practicante de deportes equinos desde 1982, en el 2005 Willard decidió ampliar su educación con 200 horas de adiestramiento, de acuerdo con el estándar de la Asociación Internacional de Quiropráctica Veterinaria.

Willard había sido un escéptico antes de tener una experiencia personal. “Para ayudarme a lidiar con una fractura abierta, mi esposa me llevó, en contra de mi voluntad, a ver a un quiropráctico.   Después de cosechar los beneficios, por supuesto, sentí curiosidad y quería aprender más. Hoy día, trato a la mayoría de mis pacientes con quiropráctica y acupuntura antes de optar por el uso de tratamientos convencionales”, explica Willard, quien recalca que encuentra estas terapias complementarias muy útiles para la prevención de lesiones. En uno de los establos donde trabaja Willard, casi todos los caballos de competencia reciben un tratamiento de ajuste cada 30 días, ya que esto brinda la oportunidad a los dueños de detectar diferencias sutiles mucho antes de que ocurra una posible fractura.

En los Estados Unidos, las leyes y regulaciones en torno a la quiropráctica en animales varía de estado a estado. Las guías de la Asociación Americana de Medicina Veterinaria recomiendan que los veterinarios examinen un animal y establezcan un diagnóstico preliminar antes de iniciar cualquier tratamiento alterno. En algunos lugares, un veterinario tiene que supervisar al quiropráctico de animales si este no es un veterinario.

Octubre es el Mes Nacional de Salud Quiropráctica

La doctora en quiropráctica Donna Gigliotti, quien practica en el Macungie Animal Hospital, en Macungie, Pensilvania, ha estado tratando animales en colaboración con los veterinarios locales desde 1997. Ella dicta regularmente conferencias sobre los beneficios de este tratamiento y combina técnicas como liberación neurofascial para afecciones de articulaciones, músculos, ligamentos y el cerebro. Este tipo de terapia es sumamente efectiva en el tratamiento de casos de predisposición genética, como enfermedad del disco intervertebral canino, que puede ocurrir en cualquier perro, pero mayormente en los perros salchichas, Lhasa Apso y Shih Tzu. Estas razas, que han sido creadas mediante una forma genética de enanismo, tienen discos propensos a esta forma de degeneración relacionada con la edad.  

Para ayudar a retrasar los efectos relacionados, Gigliotti enseña a los dueños de mascotas a cómo trabajar con estas para enseñarles cómo realizar ejercicios de equilibrio para fortalecer los músculos centrales y mantener la espina en su sitio. “No deseo ver una y otra vez más a un perro con los mismos problemas cuando es posible que el animal mantenga el ajuste con la ayuda de su amo”, señala Gigliotti, uno de los pocos médicos en completar un adiestramiento avanzado neurológico para animales en The Healing Oasis Wellness Center, en Sturtevant, Wisconsin.

Las técnicas quiroprácticas para animales también pueden ayudar con síntomas como cojera, problemas de la piel, irregularidades de la vejiga y los intestinos, pérdida de visión y audición, dificultad para respirar, alergias a alimentos y al ambiente y anomalías de la marcha. La Dra. Bresnahan tiene licencia, lo que le permite trabajar tanto con humanos como con animales, además de una certificación de la AVCA y aplica su amplio entrenamiento posgraduado en el Crystal Lake Veterinary Hospital, en Crystal Lake, Illinois.

Alerta para los dueños de mascotas

“La mayor ventaja que puede tener una mascota es un dueño observador. Nadie conoce mejor a su compañero constante que su dueño”, explica Bresnahan. Por eso es que los veterinarios escuchan cosas como: “El maullido de mi gato está raro” o “Mi perro se ve aletargado”. En los animales de competencia, como los caballos, por lo general, la persona que capta que algo no anda bien es el jinete.

Ella explica que, aunque la presión quiropráctica que tiene que aplicar a los animales es igual que la de las personas, es necesario pararse en balas de heno para colocar la parte superior del cuerpo y las manos en el ángulo correcto cuando se hace un ajuste a un caballo o un toro de rodeo.  

Los quiroprácticos especializados en el tratamiento de animales son expertos en leer el lenguaje corporal de cualquier criatura, lo que dice mucho sobre los retos de salud que enfrentan.


Linda Sechrist es escritora sénior del personal de Natural Awakenings. Conéctese en ItsAllAboutWe.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags