La magia del invernadero

Coma todo el año vegetales orgánicos cultivados por usted



Se espera que gran parte de los productos frescos en los supermercados de los Estados Unidos se maduren en los camiones, tiendas o en la casa luego de viajar miles de millas desde el campo hasta la mesa. Durante los pasados seis años ha crecido un deseo enorme de los estadounidenses de tener alimentos más frescos y con mejor sabor; el número de huertos caseros ha aumentado en un ocho por ciento, para la cifra de 113 millones. Eso es más de uno por cada tres personas.

Los cultivadores de huertos orgánicos y de otro tipo han encontrado que añadir un invernadero provee frutas y vegetales recién cosechados en su mejor momento de maduración y extiende la temporada de crecimiento de forma significativa. Las semillas y plántulas preplantadas florecen en el ambiente protegido y ofrecen plantas robustas para los jardines exteriores. Muchos vegetales, en especial los verdes, pueden proporcionar múltiples cosechas en el invernadero hasta bien entrados los meses más fríos.

Explore los horizontes frescos

“Los jardineros de invernaderos están experimentando constantemente”, dice Roger Marshall, autor del libro The Greenhouse Gardener’s Manual, en Jamestown, Rhode Island. “Sembré olivos desde una semilla, pero fueron estériles, así que tuve que comprar árboles propagados. Como mi árbol de higo, eventualmente todo crece más que el espacio asignado para ello.”

“Las plantas no obtienen nada a menos que usted se lo provea”, añade Marshall. Sus dos invernaderos de 300 pies cuadrados utilizan 100 galones de agua cada tres días, alguna de ella recogida de la lluvia en barriles de 55 galones. Durante los inviernos, el invernadero sin calefacción protege los vegetales de hojas verdes y los tubérculos. La lechuga hidropónica y las hierbas comparten un invernadero calentado con gas propano con el limoncillo, el jengibre, la galanga y nueve cítricos. Marshall opina que no hay nada mejor que una tarta de limón en enero.

En Alstead, New Hampshire, Celeste Longacre, autora de Celeste’s Garden Delights, usa el vivero en su hogar para dar a las plántulas un empujoncito inicial en la primavera. Ella y su esposo, Bob, cultivan casi todos los vegetales que utilizarán durante el año como resultado de su huerto casero, y comentan que New Hampshire está número tres en el apoyo a las personas que consumen alimentos que se producen localmente, según el índice nacional del StrollingOfTheHeifers.com/locavoreindex. Ella recomienda que: “Comience en pequeño, con una planta o dos, y luego haga un cambio a la semana hacia una vida autosostenible mayor”.

Consejos para el éxito

Un invernadero que crea un ambiente cálido para las plantas durante los climas fríos también puede sobrecalentarse. “La circulación del aire es vital; rejillas de ventilación y abanicos son necesarios para mantener la temperatura correcta”, aconseja Longacre, al explicar que las plantas no pueden respirar en una casa húmeda. Ella sugiere que: “Riegue las matas solo cuando sea absolutamente necesario y al nivel del terreno, no en las hojas. En los climas calientes, use telas para dar sombra en el techo y a los lados del invernadero”.

“Hay insectos destructivos y hay insectos beneficiosos”, dice Longacre. “Los pulgones matarán un cultivo. Las mariquitas pueden comerse 50 pulgones al día, además de ácaros y larvas. Luego de que han eliminado los pulgones, las mariquitas gustan del perejil, el eneldo y los geranios para el almuerzo. Eso las mantendrá por los alrededores en caso de que vuelvan los pulgones.” Puede ordenar las mariquitas por Internet.

Cambie sus zapatos de uso en el patio por los de uso en el invernadero para evitar la contaminación cruzada.

Algunas plantas, como los tomates, las berenjenas o las frutas de invierno, necesitan polinización que puede ser aplicada a mano, pero consume tiempo. Una manera más fácil es utilizar bandejas que vibran para sacudir el polen y abanicos que lo distribuyan de planta a planta.

Los climas del sur, también

Incluso en los climas más cálidos, los invernaderos tienen beneficios. En Orlando, Florida, las hermanas Katherine y Jessica Grandey hacen buen uso de un invernadero de 200 pies cuadrados con torres aeropónicas. No necesitan tierra o riego adicional porque las raíces de las plantas reciben una solución nutritiva. El pequeño espacio provee la misma cantidad de vegetales verdes que un acre de tierra sembrada, a la vez que utiliza menos agua y la maduración de la semilla es de cinco a siete semanas para tener un producto listo para comer.

Las hermanas donan una porción de la cosecha libre de químicos a GrowGreen4Women, un grupo sin fines de lucro que apoya a los pacientes con cáncer.

Beneficio más allá de los vegetales

En Norwalk, Iowa, Richard Schreiber, jardinero máster, director del Hobby Greenhouse Association, cultiva suculentas y cactus. Su invernadero de 500 pies cuadrados mantiene temperaturas de 50 grados durante los meses fríos.

“Luego de experimentos y errores, los aficionados encuentran qué es lo que mejor les funciona. El resultado de la mezcla a menudo incluye tanto flores como plantas frutales”, dice el experto Tom Karasek, presidente de la asociación, en Longview, Washington. “Todos los invernaderos tienen microclimas para más o menos luz o humedad, y temperaturas más frías o cálidas.”

Para un valor añadido, un invernadero en techo actúa como un aislante para reducir los costos de calefacción y enfriamiento, además de desviar el agua de lluvia de los sistemas de alcantarillados; siendo este último especialmente valioso para las zonas urbanas.

Sea cual sea su tamaño o alcance, la jardinería de invernadero también alberga un sentido de comunidad. Ya sea que puede servir de intercambio con un pescador con exceso de pesca o como una manera de agradecimiento por el préstamo de herramientas, los sembradores comparten su cosecha y amor por el descubrimiento.


Conéctese con la escritora independiente en AveryMack@mindspring.com.

 

foto cortesía de Roger MarshallInvernaderos creativos

Los invernaderos pueden ser elaborados o sencillos, comprados o hechos en casa con ventanas recicladas y desechos arquitectónicos, diseñados con tejados puntiagudos, circulares o cúpulas geodésicas. Algunos son construidos en plataformas elevadas para mantenerlos por encima de los niveles de la nieve e inundaciones. Los kits en las tiendas con artículos de mejoras al hogar vienen en muchos tamaños; incluso Ikea tiene mini invernaderos adecuados para las repisas de las ventanas. Lo último son los modelos solares pasivos sostenibles. Añada una hamaca o una silla reclinable para una escapada tranquila.

Un invernadero extravagante construido en una plataforma permite profundas nieves canadienses. Las ventanas recicladas de los 1800 forman las paredes y el techo con una decoración colorida protegiéndolo de las aves que vuelan cerca (Tinyurl.com/Window-Greenhouse).

Construido en 1936, este invernadero estilo joyero ‘deco’, en St. Louis, Missouri, es un ejemplo sobresaliente por su diseño, con más de 5,000 pies de vidrio vertical y cinco pisos de techo escalonado. Las superficies de metales previenen el daño climático (Tinyurl.com/JewelBoxGreenhouse).

David Stone, químico ambiental del estado de Washington, construyó un invernadero utilizando Ferrock, un material de carbón negativo que inventó como sustituto del cemento. Adentro, las temperaturas invernales se mantienen en los 60 grados, incluso estando cerca de la frontera canadiense (Tinyurl.com/Eco-Greenhouse).

En Mesa, Arizona, una piscina es el hogar de tilapias y gallinas, trigo, uvas, tomates y batatas. Esta finca acuapónica de circuito cerrado es un ecosistema casi enteramente autosostenible (Tinyurl.com/PoolGreenhouse).

Para más ideas, visite Tinyurl.com/Building-Greenhouses y Tinyurl.com/SalvageGreenhouses.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags