Disminuye el riesgo de cáncer de mama al ingerir vegetales coloridos




La investigación publicada en el British Journal of Nutrition descubrió que el riesgo de cáncer de mama disminuye con el aumento en el consumo de carotenoides específicos, pigmentos de color en algunos vegetales y frutas.

La investigación estuvo basada en cinco años de seguimiento a 1,122 mujeres en Guangdong, China; la mitad de ellas había sido diagnosticada con cáncer de mama y la otra mitad estaba saludable. Se recogió información sobre la ingesta dietética mediante entrevistas cara a cara. Las mujeres que consumieron más beta caroteno en su dieta mostraron un 46 por ciento de disminución de riesgo de cáncer de seno, mientras que aquellas que consumieron más alfa caroteno tuvieron un 39 por ciento de reducción en la incidencia. Las que consumieron más alimentos con beta criptoxantina tuvieron una reducción de 62 por ciento de riesgo; aquellas con dietas altas en luteína y zeaxantinas tuvieron un 51 por ciento de reducción en el riesgo de padecer de cáncer de mama.

Los científicos encontraron el elemento protector de un mayor consumo de carotenoide más evidente entre mujeres premenopáusicas y aquellas expuestas al humo de segunda mano.

Los vegetales de hojas verde oscuro, como la col rizada, la espinaca y las hojas de diente de león, encabezaron la lista de fuentes ricas de luteína y zeaxantinas, que también incluye el berro, la albahaca, el perejil, la rúcala y los guisantes. Los niveles más altos de beta-caroteno se encontraron en la batata dulce, hojas de parra, zanahorias, col rizada, espinaca y otras verduras de hoja verde. Las zanahorias, los pimientos rojos, la calabaza, las judías verdes y los vegetales de hoja verde contienen alfa-caroteno. Los pimientos rojos, la calabaza, los caquis y las mandarinas son altos en beta-criptoxantina.

Edit ModuleShow Tags

Add your comment:
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags