Las uvas lidian con el síndrome metabólico




Es la temporada alta de las uvas y consumir cualquier variedad—roja, verde o negra—podría ayudar a proteger los órganos contra el daño asociado con la evolución del síndrome metabólico, según informa una nueva investigación presentada en la conferencia de Biología Experimental 2013, celebrada en Boston. Se cree que los componentes naturales de las uvas, conocidos como polifenoles, son responsables de este beneficio.

El síndrome metabólico comprende un conjunto de condiciones—aumento en la presión arterial, niveles altos de azúcar en sangre, exceso de grasa alrededor de la cintura y niveles anormales de colesterol—que se producen juntos para aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca, derrame cerebral y diabetes.

En el trabajo con animales de laboratorio, los investigadores encontraron que una dieta enriquecida con uvas redujo de forma significativa los marcadores de inflamación a través del cuerpo, más prominente en el hígado. La dieta también redujo el peso de la grasa en el hígado, riñón y en el área abdominal del animal comparado con aquellos en una dieta control. La ingesta de uva también aumentó los marcadores de defensa antioxidante, en particular, en el hígado y los riñones.

“Nuestro estudio sugiere que la dieta enriquecida con uvas podría jugar un papel crítico en la protección contra el síndrome metabólico y el peso que pone en el cuerpo y sus órganos”, dice el investigador principal E. Mitchell Seymour, Ph.D., del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan. “Tanto la inflamación como la agresión oxidativa juegan un papel en la evolución de la enfermedad cardiaca y la disfunción de los órganos en la diabetes Tipo 2.”

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags