Moldeando el futuro que queremos

Compromisos globales para provocar el cambio



“No necesitamos otro plan de acción ni más tratados; lo que necesitamos son personas que comiencen a implementar los compromisos y cumplir las metas que ya han sido creadas y establecidas”, explica Jacob Scherr, director de estrategia y abogacía global del Consejo para la  Defensa de Recursos Naturales (NRDC, por sus siglas en inglés), sobre la nueva forma de pensar que fue el punto central de la Conferencia Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro, Brasil.

La conferencia de junio reunió jefes de estado internacionales, líderes de empresas, organizaciones sin fines de lucro y activistas para dar prioridad y crear estrategias para el desarrollo sostenible. A diferencia de las conferencias anuales de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, que llevaron a la aprobación del Protocolo de Kyoto en 1997 –un tratado legalmente vinculante que establece metas contra las emisiones de gases de invernadero y que los Estados Unidos se negó a firmar– la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el desarrollo sostenible se lleva a cabo cada 20 años. El tema de Río+20 fue sencillo y directo: El futuro que queremos.  

Alejándose de las posturas políticas y las interminables negociaciones, en esta conferencia se pidió a los comercios, gobiernos y organizaciones benéficas que declararan públicamente sus compromisos específicos y solicitó al público ideas para llevar a cabo la sostenibilidad, todos alineados con las prioridades y oportunidades del siglo 21. “Con una población cada vez mayor agotando los recursos, ¿cómo podemos seguir aumentando y garantizando la prosperidad si ya usamos más de lo que tenemos? Es un acertijo.”

El desarrollo sostenible, según definido por las Naciones Unidas, incluye combatir la pobreza, la inclusión social (incluido mejorar la situación de las mujeres) y la protección del medio ambiente. Crear un futuro sostenible para el planeta, dicen los que participaron, significa atender los tres factores al mismo tiempo. Requiere el tipo de acción real e inmediata evidenciada en Río+20.

Resultados reales

Al final de la conferencia de Río, más de 700 voluntarios garantizaron sus compromisos, valorados en más de la mitad de tres trillones de dólares, los cuales fueron destinados a atender todo, desde la protección de los bosques y la reducción de la contaminación del océano hasta la construcción de sistemas de transportación rápida por autobuses y el aumento del número de mujeres empresarias en la economía verde. La NRDC lanzó el CloudOfCommitments.org para llevar constancia y publicar nuevas promesas de dinero y hacer que la búsqueda esté fácilmente disponible por región o categoría.    

Algunos compromisos son impresionantes en posibilidades:  

  • Los bancos internacionales de desarrollo han prometido $175 mil millones para mejorar la transportación sostenible en países en vías de desarrollo;  
  • El Bank of America prometió $50 mil millones en un periodo de 10 años para financiar energía eficiente, energía renovable y acceso energético;  
  • World Bank ofreció $16 mil millones para energía limpia, acceso a la electricidad y estufas a países en vías de desarrollo;
  • El New Partnership for Africa’s Development prometió acceso a electricidad a por lo menos el 60 por ciento de la población de África para el 2040;
  • El European Bank ofreció $8 mil millones para el 2015 para apoyar proyectos de energía eficiente en Europa Oriental y Asia Central;
  • Microsoft prometió no usar carbono a lo largo de sus operaciones para finales de 2013;
  • Los Estados Unidos, junto con el Foro de Bienes de Consumo (que representa más de  600 compañías al detal y de manufactura), se comprometió a cero deforestaciones en su cadena de abastos para el 2020.

“La verdadera acción, la verdadera energía, fue el aspecto del siglo 21 [de Río+20]”, indica Scherr. “Lo llamo la ‘red del mundo’, en reconocimiento al número de jugadores de hoy día. No son solo los gobiernos nacionales sino también estados y ciudades, corporaciones y filántropos. Además de las conferencias y negociaciones oficiales, se llevan a cabo entre 3,000 y 4,000 reuniones diferentes, lo que representa miles de oportunidades para hacer compromisos específicos. Estamos moviéndonos hacia una dinámica diferente”.   

Sembrando semillas

La atmósfera inclusiva se refleja en otro sitio web donde se puede compartir con personas de todo el mundo auspiciado por las Naciones Unidas, FutureWeWant.org. El mismo ofrece visiones y vídeos relacionados con sostenibilidad y soluciones a problemas ambientales nefastos, como convertir el metano proveniente de las fincas de China que provoca el calentamiento en una fuente utilizable de energía; predecir los periodos de sequía en Etiopía para prevenir las crisis humanitarias e invertir en energía solar para llevar electricidad a más de 1,400 millones de personas alrededor del mundo. Más de 50 millones de personas en el mundo han sometido sus ideas para un mundo más sostenible, que van desde formas de aumentar la educación del público hasta planes para detener la contaminación industrial y mejorar el manejo de desperdicios.

“Con una población cada vez mayor agotando los recursos, ¿cómo podemos seguir aumentando y garantizando la prosperidad si ya usamos más de lo que tenemos? Es un acertijo.”
~ Pragati Pascale, portavoz de las Naciones Unidas


“La enorme participación del público en la conferencia es emocionante”, indica Pascale, “porque solo así se logrará el progreso. Las personas tienen que forzar a sus gobiernos a tomar acción”.  

El sitio web dedicado al NRDC es parte de un esfuerzo coordinado para hacer que los gobiernos, las empresas y las organizaciones sin fines de lucro se responsabilicen y se encarguen de informar al público. Los nuevos sitios web de las Naciones Unidas facilitan los debates sobre qué es sostenibilidad y cómo puede ponerse en marcha.

“No solo queremos continuar con la campaña general, sino también ampliarla”, explica Pascale. “No importa la frustración que las personas tengan con las empresas, organizaciones no gubernamentales (NGO, por sus siglas en inglés) o gobiernos, necesitamos utilizar esa energía y mantener el diálogo vivo para dar una participación activa a las personas en el proceso de convertir la sostenibilidad en una realidad.”  

Modelos orientados en los resultados

Los ejemplos basados en el estado de desarrollo sostenible en acción están dirigidos a las amplias necesidades en los Estados Unidos. A continuación cinco ejemplos que se deben reproducir.

PlaNYC: El anuncio del Alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, durante el Día de la Tierra en 2007, marcó un momento histórico. La visión de las personas de una ciudad más limpia y sana, una que podría acomodar a los 9 millones de residentes que se prevé habrá en 2030, busca convertirse en un modelo de desarrollo urbano sostenible. Sus 127 iniciativas originales son abarcadoras e incluyen limpieza de áreas abandonadas, construcción de más áreas de recreo y más parques, aumentar la transportación pública y los carriles exclusivos para ciclistas, implementar un programa agresivo de reciclaje, hacer cumplir los estándares de construcción verde y reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Ya se han logrado dos terceras partes de las metas iniciales, la última actualización requiere 132 iniciativas, incluido un nuevo conjunto de logros importantes anuales.

En su conferencia en el Museo de la Ciudad de Nueva York en 2009, Daniel Doctoroff, el ex Alcalde Adjunto de reconstrucción y desarrollo económico para la administración de Bloomberg, llamó al PlaNYC “uno de los proyectos más amplios y abarcadores que la Ciudad de Nueva York jamás haya asumido”. Más crítico aún, todos los compromisos mencionados son viables (véase Tinyurl.com/PlaNYC-goals).

Evergreen Cooperative Initiative (ECI): Los grupos de negocios y los grupos comunitarios en Cleveland, Ohio, determinaron que necesitaban resolver el problema de desempleo en áreas de bajos recursos y crearon trabajos con salario mínimo y luego adiestraron a los residentes elegibles para que los ocuparan. Desarrollaron un nuevo modelo económico basado en el cooperativismo y apoyado en los trabajos verdes que puede servir de inspiración a otras ciudades con problemas económicos similares.

El desarrollo sostenible, según definido por las Naciones Unidas, incluye combatir la pobreza, la inclusión social (incluido mejorar la situación de las mujeres) y proteger el medio ambiente.


La ECI es una empresa comunitaria en la que instituciones clave como la Fundación de Cleveland, los Hospitales Universitarios y el gobierno municipal hacen uso de su poder adquisitivo para ayudar a crear empresas verdes locales cuyos dueños son los mismos empleados y, que hasta la fecha, incluyen una lavandería verde, los Green City Growers (un invernadero hidropónico) y la Cooperativa Solar de Ohio, que provee ambientación e instala y da mantenimiento a paneles solares. La cooperativa solar más que duplicará los niveles de capacidad generadora de energía de 2011 para finales de 2012 (véase EvergreenCooperatives.com).

CALGreen: Puede que los códigos de construcción actualizados no generen mucho entusiasmo hasta que tomemos en consideración que los edificios en los Estados Unidos son responsables de la mayor parte de las emisiones de dióxido de carbono (39 por ciento) y que consumen el 70 por ciento de la electricidad que generamos. El Consejo de Construcción Verde de los Estados Unidos (USGBC, por sus siglas en inglés) informa: “Si la mitad de todos los edificios comerciales nuevos se construyeran para gastar 50 por ciento menos de energía, se ahorrarían más de 6 millones de toneladas métricas de CO2 al año durante la vida útil del edificio, lo que equivaldría a sacar más de un millón de automóviles de nuestras carreteras todos los años”.

El Código de Estándares de Construcción Sostenible de California (CALGreen), realizados en enero de 2011, establece el nivel verde más alto para los edificios nuevos en el país. El mismo requiere que los edificios nuevos logren una reducción de 20 por ciento en el uso del agua potable, desvíen el 50 por ciento de los desperdicios de construcción de los vertederos, usen pinturas y materiales con un bajo contenido de compuestos orgánicos volátiles y provean estacionamiento para vehículos de baja contaminación. Muchos accionistas clave también han participado a lo largo del proceso, incluidos la Comisión de Energía de California y el Sierra Club.

“Realmente tratamos de reunir un espectro completo de personas y grupos con diferentes  perspectivas y pericias para crear un consenso”, indica David Walls, director ejecutivo de la Comisión de Estándares de Construcción de California. “Si vamos a poner algo en el código queríamos asegurarnos de que estuviera correcto.” (Véase Tinyurl.com/CALGreen-Home.)

Estándar de Energía Renovable: Tejas encabeza la lista de países que generan energía eólica. Un complejo en Roscoe en 100,000 acres, construido a un costo de $1,000 millones, cuenta con 627 turbinas. Gran parte del crecimiento rápido de la industria eólica de este estado se debe al Estándar de Energía Renovable, una legislación pasada en 1999 que exigía la construcción de energía renovable, incluidas solar, geotérmica, hidroeléctrica, de biomasa y gas de vertedero además de eólica.   

También, exigía que las empresas de servicios públicos generaran 2,000 megavatios de energía renovable adicional para el 2009, luego 5,880 MW para el 2015 y 10,000 MW para el 2025. La meta para 10 se logró en seis años y Tejas ha creado muchos empleos verdes, aumentado los ingresos al fisco y la seguridad contra los apagones, que es crítico en caso de calor o sequía extremos (véase Tinyurl.com/TexasStandard).

Edison Innovation Green Growth Fund: La tecnología limpia está prosperando a pesar de la recesión económica y atrayendo fondos sólidos de inversión. Según un informe del Clean Edge, Inc., las inversiones de capital de riesgo en tecnologías limpias aumentaron en 30 por ciento entre  2010 y 2011, de $5,1000 millones a $6,600 millones.

Los empresarios de Nueva Jersey están aumentando el potencial del estado en esta área con el  Edison Innovation Green Growth Fund. El programa ofrece préstamos hasta un máximo de $2 millones para compañías, centros de investigación y organizaciones sin fines de lucro interesadas en producir tecnologías de energía limpia, que van de productos de energía eficiente, como iluminación LED, a solar, eólica, mareomotriz, de biomasa y captura de metano. Una condición para el préstamo es que el 75 por ciento de la fuerza laboral para un proyecto dado tiene que ser de Nueva Jersey, o comprometerse a crear 10 puestos de alto sueldo (mínimo de $75,000 al año) en un periodo de dos años (véase Tinyurl.com/NewJersey-EDA).

Liderazgo de base

Elinor Ostrom, la economista política ganadora del Premio Nobel de economía que falleció justo antes de la conferencia de Río, dedicó su último blog a considerar el impacto de este evento. Su blog titulado “Green from the Grassroots” hacía hincapié en la prioridad de un enfoque multifacético para frenar las emisiones.   

“Décadas de investigación demuestran que una variedad de políticas superpuestas a nivel nacional, subnacional e internacional tiene mayor probabilidad de tener éxito que acuerdos unilaterales, abarcadores y vinculantes”, señaló Ostrom. “Este enfoque evolucionista a las políticas provee redes esenciales de seguridad en caso del fracaso de una o más políticas. La buena noticia es que la creación de políticas evolucionistas ya está ocurriendo. A falta de una legislación nacional e internacional efectiva para frenar los gases de efecto invernadero, un número cada vez mayor de líderes de ciudades están tomando acción para proteger sus ciudadanos y su economía.”

Ostrom informó que incluso sin metas de emisiones ordenadas a nivel federal, los 30 estados de los Estados Unidos han pasado sus propios planes climatológicos y más de 900 alcaldes firmaron un acuerdo de protección del clima en el que acordaban lograr las metas del Protocolo de Kyoto que el gobierno federal no quiso apoyar.

Río+20 se nutrió de dichos compromisos base e instó a los estados y las empresas a ir más allá de lo que jamás soñaron. “Hubo una cantidad increíble de actividad energizada”, concluyó Scherr. “Muchas personas salieron de esta conferencia sintiéndose empoderados y motivados, porque vieron que el movimiento de sostenibilidad es realmente uno mundial. Ese va a ser el legado de Río.”


Brita Belli, la editora de E-The Environmental Magazine, informa para Natural Awakenings.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags