Manejo de la sarna

Planes de tratamiento para alivio rápido



“Perro sarnoso” puede ser un término benigno para esos pobres perros maltrechos, pero detrás de esa apariencia hay una condición de salud problemática que causa muchas molestias a los animales domésticos, incluidos los gatos, si no se trata de la forma correcta.

La sarna es causada por diminutos ácaros parasitarios que se alimentan de la mascota para obtener su nutrición, lo que compromete la salud del huésped. Algunos anidan debajo de la piel para poner sus huevos, que nacen y comienza el ciclo de vida de los ácaros; otros permanecen en la superficie de la piel para alimentarse de la caspa de la mascota.

Tipos comunes de sarna

Hay diferentes tipos de sarna y todos tienen síntomas comunes: en las áreas infectadas, ocurre pérdida de pelo, enrojecimiento, picor, irritación y descamación; en condiciones más graves, la piel de la mascota se engrosa debido a las escamas. Sin tratar, la sarna puede transformar la piel de un perro en un órgano duro, áspero y quebradizo. Esté atento a dicha apariencia y actúe de inmediato.

La sarna sarcóptica es resultado de ácaros microscópicos ovalados de color claro que migran entre huéspedes. Los lugares favoritos para alojarse son los oídos, codos, muslos, cara y pecho. Los síntomas pueden incluir picor severo que al rascarse crea pequeñas ronchas rojas y la piel se torna roja, escamosa, dura y gruesa. También ocasiona pérdida de peso, letargo e inflamación de los nódulos linfáticos. Los síntomas pueden tomar una semana en aparecer después de la exposición. A diferencia de la sarna demodécica, la sarna sarcóptica puede transmitirse a los humanos y causar una erupción roja similar a la picada de un insecto.

Las mascotas que sufren de sarna demodécica, por lo general, ya tienen un sistema inmunológico debilitado o comprometido, a veces debido a la inmadurez (cachorros), alimentación deficiente, estrés asociado con otra enfermedad o, incluso, por razones congénitas. Bajo el microscopio los ácaros demodex tienen forma de cigarro. Los síntomas comunes incluyen pérdida de peso, calvicie, descamación y llagas. Los perros son más susceptibles que los gatos a ambos tipos.

La sarna demodécica localizada, por lo general, ocurre en cachorros cuando los ácaros migran de la madre a los cachorros durante los primeros días de vida. En cachorros, la sarna a menudo aparece en la cara y se manifiesta como zonas sin pelo, redondeadas y con parches. Por lo general, las mascotas se recuperan de este tipo de sarna sin tratamiento. La sarna demodécica generalizada presenta un reto más grande, porque se propaga y afecta grandes áreas de la piel. La mascota puede emitir mal olor debido a infecciones bacterianas secundarias.  

Diagnóstico y tratamiento

Si una mascota tiene síntomas de sarna, consulte con un veterinario holístico para el diagnóstico y tratamiento adecuados. Una vez diagnosticada, es vital implementar un tratamiento completo. Para los casos de sarna sarcóptica, esto implica cambiar la cama donde duerme el animal, al igual que el collar, más tratar todos los animales con los que la mascota ha estado en contacto.

Las opciones convencionales de tratamiento varían. La irritación causada por la toxicidad de la mayoría de los medicamentos antiparasitarios, como los productos a base de ivermectina o selamectina, son efectivos para eliminar los ácaros durante varios meses, pero también crean problemas para la mascota si se usan de forma incorrecta. Por lo tanto, un veterinario puede recetar además un medicamento antiinflamatorio; una opción natural son los esteroles derivados de plantas como el beta-sitosterol, que actúa como una cortisona, sin los efectos secundarios inmunosupresores.  

Los antibióticos también se recetan a menudo para tratar las infecciones secundarias de la piel y aliviar el picor. Los antibióticos naturales como la amoxicilina/clavulanato ofrecen una opción menos fuerte que los sintéticos.  

Los ingredientes herbarios naturales son una alternativa segura y efectiva a los químicos fuertes. El ajo es popular por ser un repelente natural y por sus propiedades antibacterianas. Otros plaguicidas naturales, incluidos el ajenjo, neem y limoncillo, ayudan a aliviar la irritación de la piel.  

Un veterinario holístico atenderá las causas subyacentes de una salud deficiente, especialmente en el caso de la sarna demodécica. Los elementos claves para devolverle la salud óptima al animal incluyen una nutrición adecuada mediante una dieta natural bien balanceada y probióticos para fortalecer el sistema inmunitario, más suplementos para satisfacer las necesidades de la mascota.

Desde el punto de vista holístico, fortalecer el sistema inmunitario con vitaminas (como vitamina C y nutracéuticos generales para la piel y el sistema inmunitario) y hierbas (como Astragalus) ayuda. Complementar la dieta de la mascota con alimentos o suplementos altos en omega-3 y omega-6 también es de gran ayuda; las fuentes de ambos incluyen salmón y semillas de lino.

Al igual que con otras enfermedades parasitarias, es indispensable que el dueño cumpla con las indicaciones del veterinario sobre el tratamiento. Si se le receta un medicamento antiparasitario a la mascota durante 90 días, por ejemplo, úselo durante todo ese periodo, independientemente de la mejoría. Un tratamiento incompleto puede interrumpir el ciclo de vida del ácaro, pero no destruye toda la población y no evita que la mascota vuelva a infectarse.


El Dr. Matthew J. Heller es un veterinario integral y propietario de All About PetCare, en Middletown, OH.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags