Salud urinaria

Sugerencias para el cuidado y la prevención de enfermedades



Los perros y los gatos pueden sufrir enfermedades y trastornos similares a los de sus amos. La enfermedad del tracto urinario es una preocupación común para los dueños de mascotas.
 

Información básica sobre el sistema urinario

El sistema urinario es vital para la salud de cualquier animal ya que es responsable de eliminar los productos de desecho, como los subproductos químicos, las toxinas y los medicamentos, del torrente sanguíneo a través de la orina. Otras funciones vitales del sistema incluyen balancear el pH del cuerpo, transformar la vitamina D a su forma activa y liberar hormonas que ayudan a regular la presión arterial.

La enfermedad del tracto urinario puede manifestarse de diversas formas, incluidas infecciones bacterianas comunes que se pueden tratar fácilmente con antibióticos y piedras en la vejiga o los riñones que a menudo requieren cirugía. Al igual que en las personas, la enfermedad del tracto urinario causa dolor a las mascotas y representa un peligro si no se trata. 

Muchas enfermedades urinarias comparten los mismos síntomas y cualquiera de los siguientes requiere la atención del profesional adecuado:

  • Esforzarse frecuentemente por orinar, a menudo sin éxito; si una mascota tiene la vejiga llena y trata de orinar, pero no puede, consulte con un veterinario de inmediato
  • Lamerse el área genital con más frecuencia de lo usual
  • Aumento en la micción, a menudo en áreas inapropiadas, como dentro de la casa o fuera de la caja de arena
  • Llorar o gemir mientras orina
  • Orina turbia o sanguinolenta con un fuerte olor
  • Sensibilidad en el área abdominal inferior durante el examen

Al igual que siempre, proveer detalles al veterinario sobre los cambios que haya observado en los hábitos de eliminación es útil. A base de un historial médico detallado, muchos veterinarios procederán a hacer un examen diagnóstico que, por lo general, comienza con un urianálisis básico.

Infecciones del tracto urinario

La causa más común de enfermedad del tracto urinario es una infección bacteriana. En la mayoría de los casos, las infecciones del tracto urinario (UTI, por sus siglas en inglés) se pueden tratar con un régimen de antibióticos. Los cambios de estilo de vida en combinación con los nutracéuticos recomendados pueden ayudar a prevenir problemas futuros.

Ciertas condiciones subyacentes pueden hacer que una mascota sea más propensa a tener infecciones, como un sistema inmunitario débil o diabetes. La mayoría de las infecciones del tracto urinario son de origen bacteriano y, por lo general, las hembras son más susceptibles que los machos, ya que las hembras tienen la uretra más ancha, lo que potencialmente permite que entren más bacterias no deseadas.  

Piedras (cálculos) en la vejiga

Las piedras en la vejiga o los riñones representan un tipo más grave de enfermedad urinaria y ambas representan un peligro grave para las mascotas. En situaciones donde se sospecha podría haber dicha enfermedad, un procedimiento radiológico, como rayos X o ultrasonido, ayudará a determinar el tratamiento. Las perras hembras entre los 4 y 8 años con historial de infecciones de la vejiga son las más vulnerables.

Si bien las piedras son menos comunes en los perros machos, si pasan de la vejiga a la estrecha uretra de los perros machos pueden requerir cuidado crítico, ya que la obstrucción evita que la mascota orine. Las piedras también pueden afectar a nuestros amigos los felinos y crear situaciones potencialmente mortales al no poder orinar.  

Por lo general, las piedras se forman en la orina concentrada, así que mientras menos hidratada esté la mascota, mayor el riesgo de formación de piedras. Las piedras se forman cuando los cristales minerales microscópicos filtrados de la orina se juntan y crean una piedra más grande. Hay varios tipos de piedras y la identificación correcta determinará las opciones de tratamiento.

Sugerencias para la prevención

Aumente el consumo de agua de su mascota. La comida hecha en casa es una excelente opción para garantizar que la mascota reciba alimentos ricos en humedad; la mayoría de las recetas  incluyen carnes y vegetales ricos en líquidos. Ofrecer comida enlatada de alta calidad es bueno también. Para las mascotas que por lo general se alimentan de comida seca, se puede humedecer la comida seca con caldo sin sal. También puede añadir una pizca de sal de mar sin refinar al agua del bebedero; se recomienda usar agua destilada para mascotas con historial de piedras.    

Use suplementos. Las cápsulas de extracto de arándanos d-Mannose combinan un poderoso diurético natural con los beneficios antibacterianos de los arándanos. Cuanto más orine una mascota, menos probabilidad tendrá de que se concentre orina en la vejiga.  

Considere el uso de probióticos. Los probióticos contienen bacterias beneficiosas que establecen una flora saludable en el tracto digestivo; un estómago fuerte puede combatir las infecciones bacterianas.

Vigile el pH. Los dueños de mascotas pueden comprar tiras de pH para analizar la primera orina diaria de la mascota en la casa. Los cambios en el pH de la mascota pueden indicar problemas urinarios y se recomienda el cuidado veterinario.

Si se mantiene alerta al comportamiento de una mascota puede detectar cualquier cambio anormal y consultar con su veterinario de inmediato y de esa forma restablecer la salud urinaria adecuada de su mascota.


El Dr. Matthew J. Heller es veterinario holístico y propietario de All About PetCare, en Middletown, OH. Para más información, visite AllAboutPetCare.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags