La ciencia detrás de la teoría de una manzana al día




Según Bahram H. Arjmandi, Ph.D., dietista certificado y jefe del Departamento de Ciencias de la Nutrición, Alimentos y Ejercicio en la Universidad del Estado de la Florida, hay una verdad científica detrás del adagio: “una manzana al día mantiene al médico alejado”. El reconocido investigador, profesor y receptor del premio Margaret A. Sitton sostiene que las manzanas son la “fruta milagrosa”, que proveen beneficios a la salud más allá de la fibra.

Estudios anteriores con animales han demostrado que la pectina y los polifenoles en las manzanas mejoran el metabolismo de los lípidos y disminuyen la producción de moléculas que promueven la inflamación. El nuevo estudio de Arjmandi es el primero en evaluar los efectos cardiovasculares protectores a largo plazo al comer manzanas diariamente. Asignó al azar 160 mujeres, entre las edades 45 a 65 años, a uno de dos grupos con intervención en la dieta: uno recibió 75 gramos de manzanas secas cada día (el equivalente de cuatro a cinco manzanas frescas); el otro ingirió ciruelas secas.

Arjmandi informó resultados sorprendentes: “Se vieron cambios increíbles a los seis meses en las mujeres que comieron manzanas—estas experimentaron una disminución de un 23 por ciento en el colesterol LDL [malo]”. El consumo diario de manzana también condujo a una disminución en los niveles de la proteína C-reactiva, conocida por propulsar la inflamación en el cuerpo. Otro beneficio no esperado fue que las que ingirieron manzanas perdieron un promedio de 3.3 libras.


Fuente: Federation of American Societies for Experimental Biology

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags