Síndrome de Preocupación Excesiva



Este síndrome se caracteriza por un estado de preocupación constante de por lo menos SEIS meses de evolución.

“La preocupación excesiva es una reacción automática para resolver nuestros problemas. Se convierte en patología cuando nos preocupamos por sucesos de poca probabilidad de que puedan ocurrir. O cuando damos vueltas a los problemas sin resolverlos nunca. Puede ser debido a que no aceptamos la incertidumbre inherente a la vida o porque preocupándonos nos justificamos de no resolver un problema.

Así rebajamos nuestra ansiedad y nos llegamos a preocupar de estar pre ocupados”.

Esta es una cita del Dr. José Antonio García Higuera miembro del Centro de Psicología Clínica y Psicoterapia de Madrid, España.

Los cambios en la situación general de Puerto Rico nos han sumido en una crisis de ansiedad exacerbada. Generalmente no estamos preparados para los cambios; que es lo único real en la vida humana y en el Universo, donde nada esta estático y todo está en expansión.

Los síntomas principales del síndrome de preocupación excesiva son: tensión muscular y cambios de conducta. En las personas con tendencia a preocuparse por todo resulta muy difícil controlar las preocupaciones. Pero realmente ahora, estamos enfrentando una situación preocupante para la sociedad puertorriqueña.

Por ejemplo, aquellas épocas en que un diploma universitario y trabajar duro eran suficientes para conseguir un empleo y mantener permanencia en él,  han cambiado.

Existen siete claves que ayudan a enfrentar esta situación:

1. IDENTIFICAR LA SITUACION E IDENTIFICAR EL PODER ADAPTATIVO.

Es decir la transformación que se requerirá en ti y en los demás que tienen una mayor probabilidad de éxito.

2. RELACIONARTE CON LA SITUACION TAL COMO ES.

No evadir ni dejar que se resuelva por si solo. Mientras más rápido asumas la situación más rápido se resolverá el problema. Mantener la calma y la fe es crucial. No tomes acciones reactivas; pánico, molestarte atemorizarte y preocuparte excesivamente.

Mantén la calma y suficiente fe en la decisión que tomes.

3.  CONVIERTE EL PROBLEMA EN UNA OPORTUNIDAD.

Aunque los hechos sean externos a nosotros la manera de interpretarlos debe ser diferente de verlos.

4. NO USES ADJETIVOS NEGATIVOS NI TE ENTRETENGAS EN CUANTO A ESTO O LO OTRO.

Dudar de estar equivocados en la justicia de la Creación de Dios. No te conviertas en víctima y usa la causa como una oportunidad. Empezar de nuevo de una manera más inteligente.

5. HAZ EQUIPOS.

Ciertas cosas nos exigen cambios radicales en nuestra manera de ser y operar. A veces se requiere sacrificio de parte de los integrantes. Familiares y contar con la inteligencia colectiva de la familia. Es necesario actuar como equipo con personas importantes.

6. PONTE EN ACCION.

Lo único que producen resultados en la vida son las acciones. Estas acciones tienen que ser diferentes y contundentes de manera que produzcan resultados extraordinarios en el menor tiempo posible.

7. APRENDE A INNOVAR CONSTANTEMENTE.

Aprovecha esta oportunidad de ORO para aprender y evolucionar. No esperes a que tengas el agua en el cuello. Hay que innovar constantemente, así lo exige el tiempo presente. En momentos de crisis hay que elegir entre ser reactivos o proactivos.

Ser proactivo significa enfrentar la situación tal como es pero dentro de un contexto poderoso que facilite su resolución. 

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags