Cómo prevenir, revertir y manejar la diabetes de manera natural



michaeljung/Shutterstock.com

Más practicantes del cuidado de la salud están reconociendo actualmente la conexión entre mente y cuerpo, y los insumos energéticos y metafísicos en la prevención y el revertimiento de enfermedades. Como resultado, las personas que padecen de diabetes y enfrentan otros retos están logrando acceso a recursos contemporáneos, como la explicación de Louis L. Hay sobre las raíces emocionales de las enfermedades en Puede sanar tu vida, y la ciencia médica y los métodos naturales explicados por el investigador de salud y autor Gary Null, Ph.D., en. No more diabetes: A Complete Guide to Preventing, Treating, and Overcoming Diabetes.

Aplicar un acercamiento de “también” en vez de un “o” ilumina la importancia de reconocer las maneras en que nuestros pensamientos, emociones y decisiones de vida pueden afectar las enfermedades crónicas y la salud a largo plazo.

Dos perspectivas

Louis Hay sugiere que este trastorno metabólico podría tener raíces en el sentimiento de una persona de sentirse privado de la dulzura de la vida y anhelar lo que pudo haber sido, acompañado por una gran necesidad de controlar una profunda pena. Esta enfermedad o mal-estar puede aparecer como diabetes tipo 1 o dependiente de insulina; diabetes tipo 2 o no dependiente de insulina; diabetes latente autoinmune en adultos (LADA, por sus siglas en inglés), una variación del tipo 1 que progresa lentamente; o diabetes gestacional, que ocurre durante el embarazo.

Espiar en nuestro parloteo interno repetitivo y observar su impacto sobre las experiencias externas pueden revelar un pensamiento defectuoso que interrumpe la conexión entre cuerpo y mente. Hay, una fiel creyente en el poder de las afirmaciones para enviar un mensaje a la mente subconsciente, las recomienda para la sanación. Para la diabetes, sugiere, “Este momento está lleno de alegría. Ahora escojo experimentar la dulzura de hoy”.

Null cita evidencia médica que explica cómo las causas físicas de la diabetes están relacionadas con la producción del páncreas de la hormona insulina y cómo el cuerpo la usa, junto con el sube y baja de los niveles de azúcar en la sangre determinados por la selección de comida, el estrés, la falta de sueño, la falta de suficiente descanso y falta de ejercicio. Este enfoque a prevenir, revertir y manejar esta debilitante condición es elevar las causas físicas, de comportamiento y mentales que resultan en su surgimiento, y tomar decisiones de estilo de vida saludable que regulan los niveles de azúcar en la sangre.

Control natural del azúcar en la sangre

La glucosa, la fuente clave del cuerpo humano de energía celular, es el resultado de la descomposición de los carbohidratos, proteínas y grasas por el sistema digestivo para ser absorbidos en los intestinos. De ahí, pasa al flujo sanguíneo. La glucosa además suple energía al cerebro. Los niveles normales de glucosa en la sangre varían durante el día. Para las personas saludables, un nivel de azúcar en la sangre en ayunas al despertar es menos de 100 miligramos (mg) por decilitro (dl) de sangre. Antes de las comidas, los niveles normales son 70 a 99 mg/dl; de otro modo, 100 a 125. Las lecturas constantes sobre 126 indican que los cambios en estilo de vida son necesarios para evitar la posible progresión a una diabetes tipo 2 completa.

Cuando hay una incapacidad de transportar de manera eficiente la glucosa de la sangre a las células, las células no reciben la energía que necesitan para funcionar adecuadamente. “Los niveles elevados de glucosa contribuyen a daño a los vasos sanguíneos, presión arterial alta e inflamación entre otros. La glucosa alta causa que los niveles de insulina aumenten rápidamente en un esfuerzo por llevar la glucosa a las células. Esta fuerza al páncreas y ocasiona un bajón de azúcar, llamado hipoglucemia, que puede llevar a las personas a tomar pobres decisiones impulsivas sobre alimentos”, aconseja Marcy Kirshenbaum, una nutricionista clínica licenciada y propietaria de Enhance Nutrition, en Northbrook, Illinois.

Ella observa, “los niveles elevados de azúcar e insulina aumentan los triglicéridos, una grasa que circula en la sangre, y el colesterol, específicamente los niveles de LDL. Los triglicéridos y el colesterol son medidas importantes de salud cardiaca. Los niveles de triglicéridos de 150 mg/dl en sangre en ayunas es un factor de riesgo para un infarto o ataque al corazón”.

Aviso temprano

Según la Asociación Americana de Diabetes, 8.1 millones de las 29.1 millones de personas diagnosticadas con diabetes no conocían anteriormente de ningún síntoma temprano, como resequedad en la boca, sed excesiva, orinar frecuentemente, hambre constante (aún después de comer), aumento o pérdida inusual de peso y falta de energía. “Muchas personas solo aprender de su condición de una prueba de sangre de rutina por orden médica, como un procedimiento de hemoglobina glicada de AIC, que muestra niveles de azúcar en la sangre en un periodo de tres meses”, aconseja la Dr. Nancy Iankowitz, una enfermera practicante de familia licenciada y directora fundadora de Holistic and Integrative Healing, en Holmes, Nueva York.

Las personas que consumen grandes cantidades de carbohidratos y azúcares, tienen sobrepeso o son extremadamente sedentarias y comen alimentos procesados que no son saludables, tienen mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

La práctica de Iankowitz efectiva y centrada en el paciente sigue un plan práctico de cuatro meses de sanación que incluye llevar cuenta de las comidas, ánimo, presión sanguínea, hábitos de sueño y ejercicio, todo lo necesario para manejar o revertir la diabetes tipo 2.

Opciones de dieta efectivas

Escoger las opciones de alimentos con mayor impacto es crucial en las etapas más tempranas de la diabetes. Por eso la profesional de salud integrativa holística y nutricionista Saskia Kleinert, una profesional independiente que también sirve como directora del Emeryville Health & Wellness Center, en California, ayuda a los pacientes a integrar cambios dietéticos en su rutina de vida.

“La educación de pacientes incluye la necesidad de comer comidas con un índice glicémico bajo y reducir los niveles de glucosa en la sangre, mientras aumenta las grasas saludables, como nueces, aguacate y aceite de oliva”, aconseja Kleinert. Ella observa que los alimentos vegetales ricos en antioxidantes son otro componente clave de un plan dietético efectivo para todos los grupos de edades.

La función del ejercicio también es vital para las personas que necesitan revertir la prediabetes o manejar la diabetes con la ayuda de inyecciones de insulina. “El ejercicio aumenta la demanda de las células musculares por glucosa, y la saca de la sangre a las células del músculo que la usa como combustible, para así reducir los niveles de insulina”, explica Jamie Coughlan, una doctora naturopática que practica en Pleasanton y Pleasant Hill, California.

Oleksandra Naumenko/Shutterstock.com

El Dr. Angelo Baccellieri, dueño de Westchester Wellness Medicine, con ubicaciones en Harrison y Mount Vernon, New York, presenta a los pacientes al ayuno intermitente, un patrón de alimentación que ayuda a tratar la resistencia a la insulina y controlar el azúcar en la sangre. “El concepto se basa en pasar 14 a 16 horas sin comida, para replicar cómo nuestros ancestros primitivos comían. Comían un banquete cuando había comida disponible y ayunaban durante las hambrunas, en ocasiones pasando varios días sin comer”, aconseja Baccellieri, quien observa que el ayuno intermitente puede hacerse una vez a la semana.

“Nuestra bioquímica realmente funciona bien en este enfoque, que no es difícil de hacer cuando su última comida es a las 7 p.m. y no desayuna y retrasa el almuerzo el próximo día hasta la 1 p.m. Puede beber agua con limón, té y café negro durante el ayuno. A la 1 p.m., el cuerpo ha estado 18 horas sin proteína y carbohidratos, lo que permite que los niveles de insulina permanezcan bajos. El exceso de insulina, de demasiada azúcar, cambia al cuerpo a modo de almacenamiento. Si no hay abastos de azúcar disponibles, el cuerpo los puede cambiar a un estado cetosis que permite que el cuerpo queme grasa como combustible”, explica Baccellieri.

Las hierbas, como la cúrcuma reducen la inflamación. La berberina puede ayudar a las células a usar la glucosa de manera eficiente. Los suplementos, como la vitamina C, complejo B, resveratrol y pycnogenol (extracto de corteza de pino) pueden aumentar los niveles de antioxidantes, la mayoría de las personas prediabéticas y diabéticas tienen deficiencia de estos, según un estudio publicado en PubMed. Los profesionales de la salud cautelosos preparan recomendaciones de suplementos para cada paciente.

La pérdida de peso ayuda

En The Diabetes Breakthrough, basado en una manera comprobada científicamente de revertir la diabetes mediante la pérdida de peso, el Dr. Osama Hamdy y Sheri R. Colberg, Ph.D., explican una versión doméstica del programa de 12 semanas Why WAIT (Weight Achievement and Intensive Treatment) (Por qué ESPERAR - Logro de peso y tratamiento intensivo) ofrecido en el Centro de Diabetes Joslin, afiliado con la Escuela Médica de Harvard, en Boston. WAIT permitió a los participantes alcanzar sus metas de peso y de glucosa en la sangre, junto con mejoras en la presión sanguínea, niveles de colesterol, función hepática y renal.

El éxito del programa se debe a aumentos logrables en ejercicio que coloca mayor énfasis en el fortalecimiento de los músculos; maneras eficaces de cambiar los malos hábitos; la clave de control de porciones; alternativas saludables a las comidas favoritas; conteo de carbohidratos; y comidas compuestas del balance correcto de carbohidratos complejos y alimentos vegetales ricos en antioxidantes, proteínas y grasas, todos para lograr el peso corporal óptimo y el control de la diabetes.

No se arregla fácilmente

Restablecer la salud comienza con los cambios más importantes en el estilo de vida. Incluyen:

• Remplace los alimentos procesados y con azúcar en comidas y refrigerios con alimentos ricos en nutrientes y completos.

• Determine las posibles sensibilidades a alimentos con una dieta de eliminación.

• Coma algún tipo de proteína con cada comida.

• Elimine las toxinas ambientales.

• Haga algún tipo de ejercicio cardiovascular y entrenamiento de resistencia por lo menos de tres a cinco veces en semana.

• Añada prácticas para aliviar el estrés, como yoga, tai chi o qigong.

Según Hamdy, “en promedio, la diabetes tiene el potencial de robarle más de 12 años de vida, a la vez que reduce la calidad de vida por más de 20 años mediante dolor crónico, pérdida de movilidad, ceguera, diálisis crónica y enfermedad cardiaca”. Estas consecuencias serias además incluyen derrame, pérdida de audición y Alzheimer, añade.

Todos ofrecen buenas razones para vivir de manera responsable todos los días, atesorando las metas a largo plazo para reclamar la mejor salud posible.


Linda Sechrist es escritora sénior para Natural Awakenings. Conéctese en LindaSechrist.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags