Kelly Brogan habla la verdad sobre la depresión

Por qué los medicamentos no funcionan y que sí



Kelly Brogan, doctora especialista en medicina integrativa, psiquiatra en salud de la mujer y autora de libro A Mind of Your Own, ha virado patas a arriba el mundo de la neuropsiquiatría al revelar que la depresión se puede revertir sin un solo medicamento recetado. Afirma que la depresión no es causada por el desequilibrio en la química del cerebro sino por el estilo de vida que escogemos que desequilibran toda la fisiología humana. Es por eso que los antidepresivos convencionales, por lo general, no funcionan. En cambio, ella receta la eliminación de alimentos que desencadenan la inflamación a fin de reequilibrar todos los sistemas del cuerpo.

Según el Instituto Nacional para la Salud Mental, la depresión afecta anualmente alrededor de 15.7 millones de adultos estadounidenses o cerca de 8.3 de toda la población.

¿Cuál es su posición sobre el modelo de enfermedad que presenta la medicina y cómo llegó hasta ahí?

Mi formación como médico convencional se basa en un modelo de atención que ofrece a los pacientes solo una solución, una receta. Nunca hemos tenido una oportunidad de crear un verdadero bienestar, hemos entregado nuestra salud a las corporaciones las que son leales a sus accionistas, en lugar de a nosotros.

La medicina convencional se basa en la noción de que hemos nacido rotos y necesitamos químicos para sentirnos mejor, el cuerpo es una máquina que necesita ser recalibrado y los médicos siempre saben lo que están haciendo. Luego de invertir miles de horas investigando qué ayudaría a mi propio viaje de vuelta a los desafíos de la salud, vi cómo hemos sido engañados.

La salud es nuestro estado natural y lo podemos restaurar mediante medios naturales. La manera de prevenir y revertir la enfermedad es comunicándose con el cuerpo un lenguaje que este entienda. Es tan sencillo, pero aun así la sociedad lo considera como un acto de rebelión el considerar este estilo de vida.

¿Qué ciencia apoya sus conclusiones de que los medicamentos antidepresivos no funcionan para la mayoría de los pacientes?

El tomar antidepresivos para la depresión es como tomarse una Tylenol para un pedazo de vidrio en su pie. ¿No sería mejor simplemente removerlo? Los antidepresivos no funcionan de la manera que pensamos y vienen con riesgos, incluido los impulsos violentos y la retirada debilitadora. También pueden distraer de la oportunidad de identificar la causa real de los síntomas, una que es enteramente reversible, en mi experiencia.

Los inhibidores selectivos de la recapacitación de la serotonina como Prozac, Zoloft, Paxil y Lexapro son recetados comúnmente para tratar la depresión al aumentar los niveles de serotonina. Hay muchos estudios que desacreditan su uso y eficacia. El estudio de 2012 del Instituto de Investigación del Hospital de Ottawa dirigido por Paul Albert, Ph.D.,  concluyó que, “Los efectos directos de los antidepresivos que mejoran la serotonina alteran la homeostasis energética y empeoran los síntomas”.

Ya en 1998, Irving Kirsch, Ph.D., experto en el efecto placebo, en la Escuela de Medicina de Harvard, publicó un meta-análisis sobre el tratamiento de 3,000 pacientes, en el que encontró que los fármacos mejoran la depresión en solo un 27 por ciento de los casos.

¿Cuál es la relación entre las mujeres, la alta presión, la glucemia, la diabetes, la obesidad y la depresión?

Cuando me reúno con un paciente que se queja de irritabilidad, ansiedad, pensamiento confuso, fatiga e insomnio, me trazo mentalmente sus síntomas día a día en una gráfica mental. Encuentro que el sube y baja del azúcar es el culpable de la mayoría de la diabetes, obesidad, depresión y otros síntomas problemáticos de mis paciente, en especial, las mujeres.

El azúcar perturba la salud mental en al menos tres formas: Hace que el cerebro pase hambre mediante las alzas y bajas del azúcar en sangre que eventualmente causa resistencia a la insulina, diabetes e incluso la enfermedad de Alzheimer; promueve la inflamación, que está estrechamente vinculada a la depresión; y descarrila las hormonas mediante un aumento en los niveles de la hormona del estrés, el cortisol, en el esfuerzo del cuerpo de equilibrar los niveles del azúcar.

La depresión también tiene su raíz en los desequilibrios de la tiroides, que es común en las mujeres de más de 40 años y la intolerancia a los alimentos, en especial el gluten, la soya y el maíz, que pueden afectar el cerebro de maneras impredecibles.

¿Hay un protocolo general que pueda que funcione mejor?

Si bien no existen soluciones rápidas, veo giros radicales cada semana porque ayudo a mis pacientes a ver los beneficios de hacer selecciones simples al evitar el trigo y sus productos. Se necesita un mes de compromiso serio para dejar el azúcar, el alcohol, el café, el trigo y los lácteos. Luego descubre que ya no es una persona irritable, cansada, olvidadiza, lo que es su propio incentivo para sentirse mejor. Es la base para tomar hacer decisiones con su propio consentimiento plenamente informado. La aplicación de dicha información conduce a un cambio a largo plazo y a la sanación.


Kathleen Barnes ha sido autora de numerosos libros sobre salud natural, Food Is Medicine: 101 Prescriptions from the Garden. Comuníquese en KathleenBarnes.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags