El silencio reduce el estrés en el cerebro




donskarpo/Shutterstock.com

El cerebro humano no funciona óptimamente en los ambientes llenos de ruido de la sociedad moderna. El cerebro, al igual que el cuerpo, necesitan descanso para funcionar, y este llega cuando hay silencio. Un estudio reciente publicado en Frontiers in Human Neuroscience descubrió que el cerebro es capaz de integrar tanto información interna como externa en un “espacio de trabajo consciente”,  cuando está descansado. Las distracciones constantes y los ruidos pueden restarle habilidad para procesar información crítica.

Los ruidos también elevan la hormona del estrés en el cerebro. Las investigaciones publicadas previamente en Psychological Science examinaron los efectos que tuvo en la salud y el desarrollo cognoscitivo de los niños la relocalización del aeropuerto principal de Múnich, en Alemania.  Gary Evans, investigador y profesor de Ecología Humana en la Universidad de Cornell, notó que cuando los niños se exponían a ruido constante desarrollaban una respuesta al estrés que a su vez causaba que lo ignoraran. Los participantes del estudio bloquearon tanto sonidos dañinos como estímulos a los que debían prestar atención, incluido el lenguaje.  El silencio tuvo el efecto opuesto, liberando de tensión al cerebro y al cuerpo.

La exposición a ruidos crónicos también puede atrasar el desarrollo cognoscitivo en los niños, de acuerdo a un estudio de la Organización Mundial de la Salud y del European Commission Joint Research Centre; esto incluye destrezas del lenguaje y habilidad de lectura.

La teoría de restauración de la atención sugiere que, para ayudar a contrarrestar la contaminación moderna por ruido, las personas ubicadas en ambientes con bajos niveles de insumos sensoriales pueden recobrar algunas de las habilidades cognoscitivas perdidas.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags