Kristen Bell habla sobre cómo vivir en un planeta amigable

La actriz y ambientalista da unos pasos para hacer una diferencia



S. Bukley/Shutterstock.com

Desde Veronica Mars a Forgetting Sarah Marshall, su cara es inconfundible. Gracias a la popularidad mundial de Frozen, su voz es igualmente inolvidable. Sin embargo, Kristen Bell cree que la mayor contribución que puede hacer es abrazar un estilo de vida ecoamigable junto con su esposo, el actor Dax Shepard, y sus dos hijas al buscar maneras de ayudar al planeta a sobrevivir y prosperar para las siguientes generaciones.

¿Cuáles son las creencias fundamentales que catalizan su pasión para luchar por el ambiente de manera consciente?

Creo de todo corazón que todo problema tiene una solución. Todos somos ciudadanos del mundo. La bondad siempre está de moda. Tenemos que reírnos de nosotros mismos. Hay fuerza en el perdón. La honestidad sin tacto es crueldad. Nadie puede hacerme sentir inferior sin mi consentimiento. Finalmente, somos responsables unos de otros, de las criaturas y los lugares que nos rodean.

Antes de tener a mis hijas, me sentía bien al cuidar y preocuparme por el mundo a mi alrededor, pero ahora también derivo una tonelada de autoestima al ser un buen ejemplo para ellas.

¿Cómo su fama ha apoyado su rol al hablar a favor de sus causas favoritas?

Tengo el raro regalo de tener una plataforma pública, que es algo increíble para mí, ya que cuando niña me sentía tan pequeña y nunca oída. Los medios sociales pueden ser un megáfono, así que los uso como conducto para apoyar las causas en las que creo. Las personas no tienen que escuchar… pero cuando lo hacen, suceden cosas buenas.

Mi enfoque es poner de relieve un problema a la vez que arrojo luz en una solución. Particularmente, me gusta hablar sobre la mala nutrición en los niños y contarles a las personas sobre ThisBarSavesLives (ThisBarSavesLives.com), el cual dona paquetes nutricionales para salvar la vida a un niño en necesidad cada vez que compramos una barra de merienda orgánica y sin gluten. Me gusta su lema: “Comemos juntos”.

¿Qué acciones ecoamigables hacen usted y su familia en el diario vivir?

Nuestro tiempo de diversión gira alrededor de estar activos en los exteriores. Nos encanta ir de excursión en familia, caminar una milla para ir a cenar o correr bicicleta a la orilla del río. A menudo, salimos a explorar y hacer juegos como: ¿Cuán lejos brincas?, ¿Cuán lejos puedes tirar esto? y ¡Hagamos una carrera! A las chicas les gusta ensuciarse y a mi esposo le gusta respirar aire fresco al final de un día de trabajo. Tenemos un jardín donde las niñas y yo estamos aprendiendo a cosechar plantas comestibles y cómo cocinar lo que cultivamos. No tenemos un dedo muy verde, pero estamos tratando.

Como una de las “celebridades vegetarianas más sexy” de PETA en el 2013, ¿por qué están usted y Dax convencidos de que la vitalidad sana no se basa en el consumo de carne?

He sido vegetariana desde los once años. Nunca he querido comer carne, incluso antes de conocer los efectos positivos ambientales de una dieta vegetariana. Las personas necesitan ser conscientes de qué es lo que comen. La mayoría de los productos comestibles en los supermercados no son realmente comida. Me gusta saber de dónde proviene mi comida y quiénes la manejan. Hace que, tanto mi mente como mi cuerpo, se sientan bien.

¿Cómo fue que la película animada Frozen le permitió, más que nunca antes,  llegar a un grupo demográfico joven más grande?

Mi objetivo con el personaje de Anna era hacer el papel de una princesa imperfecta, dándole voz a la heroína que yo buscaba cuando era joven: alguien que fuera rara, torpe, optimista, habladora, tierna y que ni siquiera tuviera una postura perfecta. Quería que las niñas sintieran que no siempre tienen que encajar para tener una heroína con la que identificarse. Quiero ser una Anna de la vida real, alguien que no tiene que estar pidiendo disculpas por sus defectos y se defienda ella misma y a otras porque es fuerte.

Gracias a  Frozen, he sido invitada a hacer más proyectos y llegar a personas jóvenes. Espero poder ampliar mi voz como una fuente confiable que apoya proyectos que los pueden beneficiar.

Usted es apasionada sobre la necesidad universal de la conservación del agua. ¿Qué pasos ha tomado su propia familia para ser conscientes con relación a la conservación del agua?

Vivir en California y hacer frente a la sequía nos enseña sobre la necesidad de la conservación del agua. Consideramos con mucho cuidado cómo los alimentos que ingerimos impactan directamente el agua que usamos; entendemos que el producir carne y leche requiere un uso intensivo del agua. El reemplazar la grama con AstroTurf cortó drásticamente nuestra factura del agua de manera dramática. Nunca dejamos correr el agua cuando nos lavamos los dientes y siempre descargamos el inodoro selectivamente. Incluso, reusamos el agua de esterilizar los biberones para regar las plantas.


Gerry Strauss es escritor independiente residente en Hamilton, NJ. Conéctese en GerryStrauss@aol.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags