Esenciales para faciales naturales

Pocas etiquetas de productos para el cuidado de la piel cuentan toda la historia



A la edad de 25, Paula Begoun, autora del libro The Original Beauty Bible y otros libros de éxito en venta sobre el cuidado de la piel, maquillaje y cuidado del cabello, leyó su primera etiqueta sobre el producto que estaba usando para el cuidado de la piel. Aunque ella había tratado muchos productos diferentes para el control de acné y eczema desde los once años, nunca había pensado sobre los contenidos, por lo que se sintió parcialmente afectada al descubrir que la acetona (removedor de pintura de uñas) era el cuarto ingrediente enumerado en la lista.

Para Begoun, ese momento se convirtió en la inspiración y devoción a la investigación para toda la vida sobre el cuidado de la piel y la defensa de los clientes. Hoy, como fundadora de Paula’s Choice Skincare, con base en Seattle, ella continúa ayudando a otras mujeres a entender cuándo las alegaciones de los productos son engañosas o factuales.

Compradoras, sean conscientes

Una de las conclusiones principales de Begoun es que los términos ‘orgánico’ y ‘natural’ son en gran parte responsables de alimentar la idea errónea de que todos los ingredientes sintéticos en los cosméticos son automáticamente malos y que todos los ingredientes orgánicos y naturales son automáticamente buenos. Señala, además, que muchos productos etiquetados como orgánicos y naturales incluyen químicos sintéticos, lo que significa que el término ‘orgánico’ no aplica a toda la fórmula. Las fragancias son ingredientes sintéticos comunes, como lo es el trietanolamina, que a menudo se utiliza para ajustar el pH o como un agente emulsionante para convertir el ácido en sal, o estearato, como base para un limpiador.

Para ayudar a los consumidores a evitar pagar de más por productos para el cuidado de la piel, que puede que no sean tan naturales ni orgánicos como se promocionan, Begoun alienta el escepticismo con relación a los mensajes de mercadeo. Ella sugiere que una clave importante es escoger la mejor formulación para el tipo de piel de la persona y las preocupaciones específicas sobre la piel.

“No hay normas aprobadas por la Administración Federal de Drogas y Alimentos para el etiquetado de elementos orgánicos en los productos para el cuidado de la piel que se venden en salones de belleza, ‘spas’ o sin receta; tampoco la industria de los cosméticos ha acordado sobre un conjunto de normas. La certificación del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos es costosamente prohibitiva para la mayoría de las pequeñas compañías de cosméticos que usan ingredientes limpios y certificados orgánicos, por lo que existen algunos productos orgánicos no certificados y es aconsejable leer las etiquetas”, explica Elina Fedotova, fundadora de la organización sin fines de lucro Association of Holistic Skin Care Practitioners. Aconseja que hagamos una búsqueda en Google para conocer sobre cualquier ingrediente no familiar y saber si es tóxico o seguro.

Fedotova, química especializada en cosméticos y esteticista, tiene su propia línea profesional de productos para el cuidado de la piel, Elina Organics, hechos a mano en un laboratorio; ella compara la diferencia entre los productos de salón y los comerciales con comer en restaurantes finos versus comida chatarra. “Los productos de salones de belleza son hechos en cantidades más pequeñas que las marcas producidas en masa y ofrecen concentraciones más altas de los ingredientes. Por lo general, son enviados directamente al salón y tienen una tasa de rotación más alta. Debido a que no tienen que estar almacenados por periodos indeterminados o soportar las temperaturas de almacenamiento, son más frescos y más potentes”, dice ella.

La piel, nuestro órgano protector, está destinada a ser “llevada” toda la vida. No es un lujo, sino una necesidad darle el mejor cuidado posible.
~ Charlene Handel

Aunque un facial se puede realizar en el hogar fácilmente con productos de salón o comerciales, Fedotova, quien es propietaria de ‘spas’ en Chicago y Kalamazoo, Michigan, recomienda darse un facial profesional cada cuatro a cinco semanas. Charlene Handel, esteticista holística certificada, educadora sobre el cuidado de la piel de manera holística y propietaria de Skin Fitness Etc., en Carlsbad, California, concuerda.

Pasos en secuencia

Handel escoge tratamientos que penetran y nutren la capa de la piel debajo de la epidermis, la capa externa, que consiste mayormente de células muertas, con 100 por ciento productos (comestibles) holísticos y compresas de té orgánico recién preparadas. “Sin una exfoliación suave, que es el primer paso en cualquier facial efectivo, ni siquiera las fórmulas para el cuidado de la piel con potenciadores de penetración pueden nutrir la capa más baja de células vivas. Un nutriente clave, entre otros, es la vitamina C, un antioxidante que ilumina, protege contra el daño del sol y promueve la producción de colágeno”, aconseja Handel.

Explica que las células de la piel que se producen en las capas más profundas se empujan gradualmente hacia la epidermis cada 30 días y mueren. Las células muertas se pueden acumular de manera desigual y dar a la piel una apariencia áspera, opaca y seca. Según envejecemos, el tiempo de la renovación celular aumenta a 45 o 60 días, por lo cual una exfoliación suave es necesaria. Esto se puede hacer en casa tres veces a la semana con una mascarilla de miel.

Otra forma de exfoliación que se hace en el salón es usar una máquina de microdermabrasión con una punta de diamante libre de cristales para pulir suavemente la capa superficial de la piel.

Otra opción adicional es un ácido glicólico suave y un tratamiento de ácido hidroxi beta. Este puede adquirirse sin receta o prepararse en casa utilizando papaya orgánica (glicólico) y piña (hidroxi beta), para obtener un tono de piel más parejo. Estos tratamientos, a los que a veces se les llama exfoliaciones con ácido, pueden ser aplicados a la cara no más de 10 a 15 minutos una vez a la semana, dejando una semana por el medio entre tratamientos.

Los tratamientos con sueros, lociones humectantes y las cremas para ojos y cuello, todos son elementos de un facial completo. La secuencia más sencilla de aplicación es hacer capas desde lo más liviano a lo más pesado—crema para ojos, suero y humectante. Dele un minuto o dos para la absorción. Los más importante: ningún facial es completo sin protector solar aplicado al final.


Linda Sechrist escribe para Natural Awakenings.

 

Tratamientos faciales caseros

Mascarilla de batido de frutas

Tiempo de preparación: 15 minutos

Aumente la protección solar con esta mascarilla antioxidante rica en resveratrol. Use ingredientes frescos y orgánicos.

6 fresas medianas
12 uvas rojas
½ banana
1 cucharada de miel

Combine primero los tres ingredientes en una licuadora hasta que la mezcla esté cremosa. Remueva y coloque en un envase. Incorpore suavemente la miel a la mezcla.

Limpie su cara.

Aplique la mascarilla a la piel, preferiblemente con la brocha estilo abanico, y masajee suavemente con la yema de los dedos por dos minutos. Deje descansar en la piel por 20 minutos.

Remueva con agua tibia.

Termine con un tónico orgánico de acuerdo al tipo de piel.

Fuente: Cortesía de Charlene Handel

 

Facial casero de Elina

Para piel seca: Limpie la piel con una mezcla de bicarbonato de sodio y aceite de coco. Frote suavemente y enjuague.

Piel grasosa: Limpie la piel utilizando una mezcla de yogur y bicarbonato de sodio.

Frote suavemente y enjuague.

Refresque la piel luego de la limpieza con agua de rosa destilada o un té de hierbas añadiendo unas cuantas gotas de jugo de limón y su aceite esencial favorito. Para piel seca, escoja té de manzanilla; para piel grasosa, escoja té de raíz de bardana y aceite esencial de baya de enebro.

Exfolie la piel con una alternativa saludable y suave a las exfoliaciones químicas masajeando papaya orgánica en la piel; sus enzimas ayudan a disolver las células muertas. También infunde a la piel con beta queratina y otros nutrientes de belleza.

Luego de enjuagar la piel, aplique una banana majada, la que es beneficiosa para todo tipo de piel para nutrir y humectar. También es alta en B6 antiinflamatoria.

Remueva la banana con una toallita húmeda y luego aplique su humectante favorito. A la piel seca le va muy bien con aceite de coco. Para una piel muy reseca, use mantequilla ‘shea’ o aceite de ajonjolí.

Use un protector solar natural con una base de óxido de cinc, especialmente luego de un facial porque la piel está más sensible a los rayos ultravioletas luego de la exfoliación. Comer alimentos ricos en antioxidantes ayuda a prevenir el daño del sol.

Fuente: Cortesía de Elina Fedotova

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags