Recuperemos la magia

Dé a los niños los verdaderos regalos de la temporada



Según una encuesta llevada a cabo en el 2005 por el Center for a New American Dream, tres de cada cuatro estadounidenses desearían que las Navidades fueran menos materialistas. La temporada, tradicionalmente arraigada en la familia, la fe y la alegría, puede verse empañada por la comercialización. En vez, motive a toda la familia a seguir el enfoque de “comprar menos, obtener más” para que todos puedan experimentar la esencia de lo que muchos consideran el momento más maravilloso del año.

Cree conciencia

La campaña Commercial-Free Childhood (CCFC) informa que las compañías de los EE.UU. invierten aproximadamente $17 mil millones en mercadear productos para niños, de $100 millones que invirtieron en 1983. Muchos niños están creando listas de regalos todo el año, debido al bombardeo continuo de los comerciales. El director asociado del CCFC, Josh Golin, indica que la temporada navideña es el momento perfecto para comenzar a discutir el poder de la publicidad y las técnicas usadas. Los adolescentes son especialmente sensibles a la idea de ser manipulados por los adultos.

Pero, para los niños menores de ocho años que todavía no pueden entender el poder de persuasión de los comerciales, es mejor limitar el tiempo que pasan frente a cualquier equipo electrónico. Golin recalca que el alcance de la comercialización ha cambiado radicalmente. “Ya no se trata solo de los comerciales de televisión, sino también los que aparecen en la Internet, los teléfonos celulares y los juegos de vídeo. Además, los personajes de películas y series aparecen en todo tipo de productos imaginables. Considere limitar la comercialización en todas sus formas; esto no se puede lograr solo apagando el televisor.

Maneje las expectativas

Comience antes de las Navidades. “Hable a los niños sobre la celebración de las Navidades en la casa y haga hincapié en que podría ser algo especial. Concéntrese en todos los aspectos que no están relacionados con los regalos”, sugiere Golin. Planifique tradiciones centradas en comidas, por ejemplo, hornear juntos o invitar a personas a cenar. Genere entusiasmo alrededor de los aspectos espirituales de la temporada o visite miembros de la familia que viven lejos de usted.

Para las excursiones de compras familiares, haga un plan y cúmplalo, deje saber a todos de antemano el propósito de ir de compras. Resista comprar por impulso, algo que es provocado por la publicidad presente en las tiendas.

Conéctese con los niños

La guía del New American Dream, Simplify the Holidays, en Tinyurl.com/SimplifyTheHolidays, exhorta a las familias a reconectarse. Esto se puede lograr participando en actividades significativas como llevar parrandas, construir una casita de jengibre, preparar cajas de regalos para personas sin hogar, pasear por el campo o construir comederos para pájaros. 

Explore proyectos de voluntariado en el que pueda participar toda la familia y deje que el interés de los niños los guíe. Si a los niños les gusta el agua, puede llevarlos a recoger basura a lo largo de una costa. Para  cumplir con el verdadero espíritu de la temporada, regale ropa, libros y juguetes usados a un albergue. Para los amantes de animales, done tiempo o materiales a un centro de rescate o rehabilitación de animales.

Asista a eventos de la comunidad como presentaciones musicales, obras de teatro o exhibiciones de arte. Busque actividades locales que sean económicas o gratuitas. A menudo, los niños se entusiasman con el solo hecho de salir a dar un paseo por el vecindario para admirar las luces de Navidad.

Compra de regalos

Haga que la compra de regalos sea compatible con los valores de la familia. Golin sugiere resistir la tentación de comprar los productos más “de moda” de la temporada. “Hay que resistir comprar lo que más anuncian. Tenemos el poder como padres y como parte de una cultura mayor de creer que no existe tal cosa como un juguete o regalo que tenemos que tener.” En su lugar, busque artículos de alta calidad que no pasen de moda, que sean ecoamigables y de comercio justo. Compre juguetes de madera para bebés y niños pequeños y patinetas de bambú para los adolescentes.

Los anuncios pueden hacer que un juguete se vea llamativo solo por ser nuevo y estar listo para usarse, pero los regalos caseros pueden ser una mejor alternativa. El New American Dream sugiere construir columpios de sogas o cajas de arena en madera para los pequeñines. Si les brinda suficiente tiempo, los niños pueden regalar a los adultos productos verdes de limpieza hechos por ellos mismos o macetas con hierbas o plantas. Todos los miembros de la familia pueden regalar los libros que han leído o crear un intercambio de libros durante todo el año. Regale membresías para el zoológico, tarjetas de regalos para los que juegan boliche o entradas para el cine o haga un donativo a una organización sin fines de lucro.

Facilite la compra de regalos a los amigos y a la familia invitándolos a crear un registro de regalos en SoKindRegistry.com.

Desconéctese

Siempre planifique un tiempo de relajación, ya que esto reduce la exposición a la comercialización, crea oportunidades para que la familia se una y fomenta la independencia en los niños. Según Golin: “Todos podemos mejorar y comenzar a confiar en que los niños saben cómo entretenerse. Al reducir el tiempo ante las pantallas, no necesariamente tenemos que sugerir actividades a los niños. Deje que se aburran un rato y le sorprenderá lo que pueden inventar para divertirse”.


Meredith Montgomery es editora de Natural Awakenings de Mobile/Baldwin, AL (HealthyLivingHealthyPlanet.com). 

Edit ModuleShow Tags

Add your comment:
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags