Apreciar la belleza del arte aumenta la actividad del cerebro




Los investigadores de la Universidad Oita, en Japón, han encontrado que la apreciación estética de las pinturas puede estar vinculada con actividades que alteran áreas específicas del cerebro. Se analizaron 39 imágenes de resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) tomadas a personas que miraban diapositivas de naturaleza muerta y paisajes de obras de pintores de finales del siglo XIX y fotografías que replicaban de cerca las pinturas.

Durante el experimento, mientras que las personas consideraban tanto las pinturas como sus fotografías análogas por su belleza —sin ninguna diferencia significativa entre ellas— las pinturas más bellas fueron clasificadas más altas que sus correspondientes análogos fotográficos, en la fase pre-experimental. Los investigadores citaron esto como evidencia de sentimientos de gran placer producido por las pinturas.

Los MRI mostraron que, durante el experimento, porciones del lóbulo frontal del cerebro relacionadas con las emociones, la memoria, el aprendizaje y la toma de decisiones se activaron. Sin embargo, cuando los investigadores compararon los efectos positivos de la apreciación estética del arte en las pinturas contra las fotografías, ellos notaron, de manera significativa, más actividad en la parte posterior del cerebro de los participantes, en específico, el cúneo bilateral, parte del lóbulo occipital, responsable del procesamiento visual básico; y la circunvolución izquierda, asociada con la visión, decodificación de la memoria visual, el ordenamiento lógico y el soñar. Estos hallazgos sugieren que estas estructuras neurales están asociadas con la apreciación estética para las pinturas.

Edit ModuleShow Tags

Add your comment:
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags