Vivir en gratitud

La principal raíz hacia la felicidad



“Si la única oración que dijo en toda su vida fue ‘Gracias’, eso sería suficiente”,  máxima dicha por primera vez por el místico Meister Eckhart, que se ha mantenido cierta a través de los siglos.  ¿Por qué este acto tan sencillo significa tanto? El expresar gratitud trabaja maravillas.

La gratitud nos recuerda que debemos reconocer las buenas personas en nuestras vidas. Va desde los seres queridos hasta aquellos que le hacen un favor a un desconocido. El atesorar la bondad en todas las formas trae más de lo mismo a nuestras vidas.

La gratitud convierte las cosas malas en buenas. ¿Tiene problemas en el trabajo? Sea agradecido de tener un empleo y servir a otros. Los retos mantienen la vida interesante, mejoran el juicio y fortalecen el carácter.

La gratitud nos recuerda lo que es importante. Ser agradecido de tener una familia y amigos saludables, un hogar y alimentos en la mesa pone las preocupaciones pequeñas en perspectiva.

La gratitud nos recuerda que debemos decir “Gracias”.  Llame, envíe correos electrónicos o pase a decir gracias… solo toma unos minutos expresar nuestra razón para hacerlo. A las personas les gusta sentirse apreciadas. Se crea un haz de felicidad mutua que brilla.

Consejos que forman hábito

Estas son algunas maneras de superar el malestar inicial al dar un paso para agradecer a otros.

Cree una sesión matutina de agradecimiento. Tome unos minutos cada mañana para cerrar los ojos, silencie la lista de cosas para hacer y dé gracias a quien sea o lo que sea la causa para la gratitud.

Muestre agradecimiento. Algunas veces pensamos en algo útil o amable que alguien hizo por nosotros recientemente o hace tiempo. Haga una nota, llámelo o, aún mejor, dígaselo en persona con convicción sincera porque continúa agradecido y con aprecio. Otra opción es una tarjeta dando las gracias o un correo electrónico—sea breve y dulce.

Vea el lado positivo incluso en situaciones “negativas”. Siempre hay dos formas de mirar algo.  Podemos percibir algo que es estresante, dañino, triste, desafortunado y difícil, o buscar el bien que pueda existir en casi todo. Los problemas tienen en sí alguna luz positiva, desde una perspectiva diferente pueden ser oportunidades de crecer y ser creativos en la elaboración de una solución.

Aprenda una oración de gratitud. Muchas canciones u oraciones, religiosas o no, nos ayudan a recordar la gratitud. Encuentre una o escriba una especial y colóquela en un lugar visible.


Leo Babauta es el fundador del blog ZenHabits.net y autor del libro electrónico de grandes ventas Focus, The Little Guide to Un-Procrastination y Zen to Done.

 

Sé agradecido

Da gracias porque no tienes todo lo que deseas.

Si así fuera, ¿qué sería lo que quisieras alcanzar?

Da gracias cuando no sabes algo

porque te da la oportunidad de aprender.

Da gracias por los tiempos difíciles.

Durante esos tiempos tú creces.

Da gracias por tus limitaciones

porque te dan la oportunidad para mejorar.

Da gracias por cada nuevo desafío

porque desarrollarás tu fortaleza y carácter.

Da gracias por tus errores.

Ellos te enseñarán valiosas lecciones.

Sé agradecido cuando estás cansado y agotado

porque significa que has hecho una diferencia.

Es fácil ser agradecido por las cosas buenas.

Una vida llena de plenitud llega a los que son

también agradecidos por los contratiempos.

La gratitud puede cambiar lo negativo en positivo.

Busca una manera de dar gracias por tus problemas

y ellos se convertirán en tus bendiciones.

~ Autor desconocido

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags