Un cerebro brillante libre de trigo

Alimentos específicos que combaten el agotamiento cerebral



La enfermedad de Alzheimer, la forma más común de demencia y el término general para pérdida de memoria y otras incapacidades intelectuales suficientemente serias como para interferir con la vida diaria, afecta a 5.6 millones de estadounidenses. Según The Lancet Neurology, revista muy respetada sobre investigaciones del cerebro, el Alzheimer, que en este momento no tiene cura, es prevenible.

“La selección de estilos de vida, como los ejercicios aeróbicos y comer cantidades abundantes de grasas saludables y reducir los carbohidratos, afecta la salud total del cerebro, al igual que el riesgo de padecer de Alzheimer”, dice el Dr. David Perlmutter, doctor con especialidad en neurología y autor del libro Grain Brain: The Surprising Truth about Wheat, Carbs, and Sugar—Your Brain’s Silent Killers.

Los alimentos son un potente modulador de la epigenética—pueden habilitar o interferir con nuestro ADN, a la vez que regulan la expresión de muchos genes. Los expertos recién han empezado a entender las consecuencias dañinas del consumo de trigo.

Grain Brain es una oportuna llamada sobre cómo estamos desafiando cada vez más la fisiología humana al consumir lo que no estamos genéticamente preparados para procesar, como las 133 libras de trigo promedio que consumen los estadounidenses anualmente”, dice Perlmutter. Él piensa que uno de los culpables más grandes del deterioro de la salud cerebral en los tiempos modernos ha sido la introducción del trigo en la dieta humana. Las siembras de trigo de hoy día, modernas e híbridas, comparten pocas similitudes genéticas, estructurales y químicas con el grano de escanda silvestre que consumían nuestros antepasados en pequeñas cantidades.

En Occidente, el 20 por ciento de las calorías provienen de alimentos a base de trigo. Perlmutter está entre las personas que consideran estas estadísticas peligrosas, en especial desde que el Dr. Alessio Fasano, pediatra gastroenterólogo e investigador científico que dirige el Centro de Investigación y Tratamiento de la Enfermedad Celiaca en el Hospital General de Massachusetts, en Boston, encontró que el gluten en el trigo lleva a la producción de zonulina en el intestino.

La zonulina aumenta la permeabilidad de la pared intestinal, lo que permite que las proteínas se filtren desde el intestino al torrente sanguíneo, explica Perlmutter. Estas proteínas, que normalmente permanecen dentro del sistema digestivo, entonces desafían las partes del sistema inmunitario, la fascia macro y otros tipos de células blancas que aumentan la producción de químicos que promueven la inflamación. “La zonulina es la piedra angular de enfermedades caracterizadas por la inflamación del cerebro—Alzheimer, autismo, Parkinson y trastorno de déficit de atención—al igual que enfermedades autoinmunes”, advierte Perlmutter.

La investigación de Fasano muestra que tal reacción a la zonulina está presente en 100 por ciento de los seres humanos—no solo en el 1.8 por ciento de la población que tiene la enfermedad celiaca o el 30 por ciento que tiene sensibilidad al gluten. 

“Una característica distintiva de lo que llamo un cerebro de grano es que la disfunción cerebral se basa en la inflamación por el consumo de gluten, al igual que cadenas largas de moléculas de azúcar conocidas como carbohidratos”, dice Perlmutter. “Esto incluye frutas, que también las consumieron nuestros antepasados en cantidades limitadas”. Perlmutter cita un análisis publicado por Loren Cordain, Ph.D., autora del libro The Paleo Diet.

“Estamos desafiando cada vez más la fisiología humana al consumir lo que no estamos genéticamente preparados para procesar, como las 133 libras de trigo promedio que consumen los estadounidenses anualmente.”
~ Dr. David Perlmutter


Una dieta alta en carbohidratos ha sido directamente relacionada con atrofia o encogimiento cerebral, según informa un estudio alemán reciente de la Universidad de Bonn publicado en la revista Neurology. Una prueba de sangre para hemoglobina A1C, la prueba de laboratorio estándar para medir el promedio de azúcar en sangre, es utilizada con frecuencia en estudios que correlacionan el control de azúcar en la sangre con varios procesos de enfermedad con el Alzheimer, el deterioro cognitivo leve y la enfermedad coronaria. Los investigadores concluyeron que la hemoglobina A1C elevada se asocia directamente con encogimiento del cerebro, dice Perlmutter.

Observa además que, “La función del cerebro, que es 60 a 70 por ciento grasa y mantenida por las grasas que consumimos, depende de su ambiente”. Grain Brain recomienda una dieta que sea agresivamente baja en carbohidratos (60 gramos por día) y abundante en grasas que apoyan las grasas cerebrales. Estas incluyen: aceite de oliva extra virgen, aceite de sésamo, aceite de coco, ghee, leche de almendra, aguacates, aceitunas, nueces, mantequilla de nueces, queso y semillas como de linaza, girasol, calabaza, sésamo y chia. También rica en vegetales que crecen por encima de la tierra, como la col rizada, brócoli, espinaca, coliflor, coles de Bruselas y lechugas, y baja en vegetales como: remolacha, zanahorias y papas, ya que son altos en carbohidratos.  También hace un llamado a reducir el consumo de frutas.

“Consumir dos a cuatro porciones de fruta todos los días, según la pirámide alimentaria estadounidense actual, no es de ayuda. Más en la línea de evitar el deterioro cerebral, es mejor consumir una manzana o un puñado de fresas o similares; o alrededor de 100 calorías de cualquier fruta. En mi opinion, la pirámide necesita invertirse”, dice Perlmutter. “Debemos tener una dieta similar con la que sobrevivieron nuestros antepasados por 6.2 millones de años y reprogramarnos para apoyar nuestro destino genético para uno mejor.”


El Dr. David Perlmutter es doctor con especialidad en neurología, es ‘Fellow’ del Colegio Americano de Nutrición y autor de Grain Brain. Para más información en su serie 2013 PBS Grain Brain, visite DrPerlmutter.com.

Linda Sechrist es escritora y parte de Natural Awakenings. Visite ItsAllAboutWe.com para acceder a la entrevista grabada.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags