Saludables durante todo el invierno

Cómo los niños pueden evitar las enfermedades de temporada



Muchos expertos admiten que no hay una razón definitiva por la cual las personas tienen más goteo nasal durante los meses fríos. Algunos piensan que se debe a que durante el invierno pasamos más tiempo dentro de la casa y no recibimos suficiente vitamina D del sol, lo cual nos hace más susceptibles a enfermedades. Otros dicen que cuando baja la temperatura, el cuerpo utiliza más energía para mantenerse caliente que para combatir las infecciones. Lo que los médicos sí saben es que es posible mantener el sistema inmunitario funcionando con una buena dieta, un estilo de vida saludable y los suplementos dietéticos adecuados de rutina. Tome en consideración las sugerencias de estos tres expertos para evitar las enfermedades y acortar su duración.

Médico naturopático

Christopher Johnson, Doctor en Naturopatía
Thrive Naturopathic, Arlington, Virginia

Incluya en su dieta alimentos que fortalecen el sistema inmunitario. El jengibre y el ajo contienen antioxidantes como vitamina C y selenio y tienen cualidades antimicrobianas. Añada jengibre picado al té o las marinadas o ase ajo con zanahorias y calabaza. Trate de consumir de uno a dos dientes de ajo y 250 miligramos de jengibre al día.

Pruebe el extracto de baya del saúco. La baya del saúco tiene propiedades antivirales potentes.  Consumir el extracto de la planta puede prevenir enfermedades causadas por virus y aliviar tanto los síntomas como la duración de un catarro. Los adultos pueden tomar de una a dos cucharaditas del extracto dos veces al día como medida de prevención y aumentar la dosis a cuatro veces al día si está enfermo.

Haga que el ejercicio y el descanso sean prioridades. La actividad física diaria ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo, aumenta la circulación de la sangre y reduce los niveles de estrés. Una simple rutina cardiovascular tres a cuatro veces a la semana fortalece el sistema inmunitario. El descanso adecuado ayuda al cuerpo a recuperarse y regenerar las células. Los adultos necesitan un mínimo de siete horas de sueño por las noches y los niños pueden necesitar hasta 13 horas.

Acupunturista y herbolario chino

Marco Chung-Shu Lam, Acupunturista Certificado
Mandala Integrative Medicine Clinic, Boulder, Colorado

Haga ejercicios de respiración profunda. Practicar yoga o tai chi varias veces a la semana puede ayudarlo a respirar de forma más profunda, lo que permite a los órganos funcionar más eficientemente y además, fortalece el sistema inmunitario. Concéntrese en el pranayama, un tipo de respiración de yoga enfocada y controlada. Inhale lentamente y exhale por la nariz, expandiendo el vientre, en lugar del pecho.

Añada hierbas. Incluya la hierba astragalus en su rutina de suplementos saludables diarios; es especialmente importante para adultos de mayor edad. Esta hierba ha sido usada durante siglos en la medicina tradicional china, el astragalus fortalece el sistema inmunitario ya que estimula la actividad de las células inmunitarias con su alto contenido de polisacáridos (carbohidrato complejo). Hierva esta hierba de forma corta y plana en sopas o añada a granos enteros que requieren una cocción más larga, como el arroz integral.

Consuma productos de temporada. Durante el invierno nuestros cuerpos nos piden consumir alimentos más sustanciosos, como batatas, remolachas y calabazas, alimentos que fortalecen el sistema inmunitario al proveer fibra y vitaminas A y C. Consuma alimentos que nos hacen entrar en calor como guisos, habichuelas y miso, pero evite consumir alimentos crudos, que enfrían el cuerpo y producen estrés al sistema inmunitario.   

Dietista

Barbara Bapst, Dietista Registrada
Carolina Nutrition & Wellness, Charlotte, North Carolina

Balancear el pH del cuerpo. La dieta estadounidense típica de comida rápida, dulces y meriendas a base de azúcar produce ácido en el cuerpo, lo que crea el entorno perfecto para que las bacterias se desarrollen. Consuma por lo menos 10 porciones de alimentos alcalinizantes todos los días para optimizar la respuesta y la función general inmunitaria. La espinaca, el brécol y la coliflor son excelentes opciones, al igual que las almendras, el aceite de oliva y las uvas.  Beba bastante agua y té verde para mantener el ácido a raya.

Aumente los antioxidantes. Los antioxidantes ayudan al cuerpo a resistir las enfermedades porque protegen las células contra los nocivos radicales libres y el estrés oxidativo. Las fresas son particularmente beneficiosas y mantienen sus nutrientes incluso congeladas; haga una batida por la mañana con media taza de estas frutas. Como un suplemento dietético, considere añadir de 400 a 600 miligramos de curcumina—el ingrediente activo en la cúrcuma, una especia antioxidante y antiinflamatoria—a las comidas.

Concéntrese en la función inmunitaria de los niños. Aunque no es fácil lograr que los niños consuman suficientes frutas y vegetales como para fortalecer el sistema inmunitario, hacer que se sienten a la mesa a comer puede ayudar. Para que los niños se interesen en consumir alimentos saludables, haga que participen en la siembra de vegetales y hierbas y que ayuden a preparar la comida. Añada purés de calabaza y zanahoria a las salsas o los guisos para aumentar su valor nutricional.


Jenna Blumenfeld es directora de redacción del New Hope Natural Media, en Boulder, CO.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags