Sencillamente alarmante




El cóctel de camarones es un aperitivo popular en las fiestas, pero puede que no sea la selección más saludable del menú. Los investigadores en la Universidad de Texas Tech han encontrado antibióticos en muestras de camarones de acuacultura de origen internacional importado hacia los supermercados en los Estados Unidos. El antibiótico presente incluye nitrofurazona, un posible cancerígeno en humanos. Dos muestras de mariscos estudiadas en las principales ciudades contenían niveles de nitrofurazona que era de 28 a 29 veces más alto que la cantidad permitida por la Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA). Los camarones criados a nivel doméstico provenientes del Golfo de México también tenían cancerígenos y sustancias tóxicas, según un artículo reciente por GreenMedInfo.com.

Igualmente inquietante, la mayoría de camarones de acuacultura están lejos de ser sostenibles, dice J. Boone Kauffmann, investigador de Oregón, que estima que un 50 a 60 por ciento de las fincas de camarones alrededor del mundo están construidas en áreas de manglares despejadas.  El camarón producido en estas fincas tiene una huella de carbono de hasta 10 veces más alta que la carne de reses criadas en la selva amazónica deforestada.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags