Los años de la edad dorada

Buenas formas de cuidar de una mascota envejeciente



Sabemos de manera subjetiva que los animales envejecen más rápido que los humanos. ¿Cuáles son las señales de envejecimiento y cómo podemos hacerle la vida más fácil a una mascota de edad?
 

“Al igual que los humanos, vivir más no significa añadir tiempo al final, sino añadir tiempo a la mitad, cuando las mascotas todavía se pueden divertir, quizás con algunos cambios o modificaciones”, recomienda el Doctor en Medicina Veterinaria, Mark Howes, propietario del Berglund Animal Hospital, en Evanston, Illinois. “Las mascotas merecen calidad de vida.”

Howes piensa que la regla establecida –un año en humanos es equivalente a 7 años en edad de perros– ha cambiado. El tamaño y la raza también son factores. “Para un Gran danés, 7 años lo convierte en un perro envejeciente, pero en un Pomeranian, esto puede suceder a los 10”, indica. “Para otras razas, 12 años no necesariamente los hace envejecientes”.

Las señales clave que pueden indicar que una mascota se está poniendo más lenta y que requiere atención especial incluyen cambios de apetito, la movilidad y la interacción social con las personas y otras mascotas. En general, esté atento a cambios en las cosas que antes deseaban, las capacidades y la cooperación.   

Pasos útiles

En lugar de visitar la oficina del veterinario, seleccionar un veterinario que haga visitas a la casa es una solución viable. Esto es lo que el veterinario de la Ciudad de Nueva York, Dr. Jonathan Leshanski, ha estado haciendo durante los últimos 15 años. “Durante las visitas al hogar, observo cosas que el dueño puede pasar por alto o malinterpretar al estar todos los días con la mascota”, subraya Leshanski, quien atiende a más gatos que perros. “Como las visitas a la casa son convenientes para el amo, las visitas son más seguidas y puedo diagnosticar los problemas más temprano”.

La Dra. Cathy Alinovi también realiza visitas a las casas en su práctica rural, Hoof Stock Veterinary Service, en Pine Village, Indiana. Ella ha descubierto que: “La mejor forma de mantener una mascota saludable y alerta es mantener el cerebro activo”, y añade que los clientes pueden dar fe de que sus mascotas vivieron bien y más tiempo gracias a la intervención temprana. “Algunos tratamientos para mantener la flexibilidad en el cuerpo son tan sencillos como masajes y estiramiento.”

Una mascota de edad o enferma puede ponerse melindrosa y puede que sea necesario realizar cambios en la dieta. Los perros a menudo pueden omitir una comida o dos, pero los gatos tienen que comer regularmente, indica Jodi Ziskin, consultora en nutrición holística especializada en el cuidado de mascotas en Fort Lauderdale, Florida.

“Cada animal es diferente y es importante descubrir la textura, el olor y el sabor correctos de los alimentos”, observa. “Los nutrientes deben ser lo más puros y orgánicos posible y deben consumir carne y vegetales. Si una mascota tiene problemas para masticar o si necesita más líquido, pruebe con alimentos deshidratados y luego cree un puré añadiendo líquidos. No coloque los platos de agua y comida en el piso, colóquelos más altos para que la cabeza quede más alta que el estómago, lo que ayuda con la digestión”.  

Ziskin recuerda cómo una dieta holística y los suplementos le permitieron a su propia gata, Kayla, diagnosticada con insuficiencia crónica renal, hipertiroidismo y síndrome de intestino irritado a la edad de 14 años, vivir el doble de tiempo del pronóstico original de tres años. La acupuntura y la terapia de líquidos subcutáneos complementaron su programa nutricional.

Para las mascotas con dolor crónico debido a la artritis u otro padecimiento, las visitas a la casa literalmente son un salvavidas, ya que brinda otras opciones a los dueños fuera de la eutanasia prematura. La Dra. Karri Miller, una veterinaria oncóloga del Veterinary Healthcare Associates, en Winter Haven, Florida, explica: “Los tratamientos contra el cáncer para mascotas no son tan fuertes como los de los humanos y tienen menos efectos secundarios. Antes de tomar una decisión de tratamiento, consulte con un veterinario oncólogo y hágale muchas preguntas. Hoy día muchas más mascotas no solo viven más sino que disfrutan de una buena calidad de vida”.

La Dra. Kathleen Cooney, dueña de los servicios veterinarios Home to Heaven, en Loveland, Colorado, prefiere el enfoque en equipo. “Les enseñamos a las personas a trabajar en equipo con la mascota y cómo ayudar a eliminar el miedo educando a la familia a reconocer las etapas de envejecimiento y enfermedad, dolor y crisis y manejo de la nutrición. Además, tratamos de que entiendan que deben vivir como viven sus mascotas, en el presente y no el futuro. Entender esto les brinda paz”. Cuando llegue el final, la eutanasia compasiva en el hogar o la granja de Cooney ofrece una atmósfera reconfortante en tiempos difíciles.

Abandonando este mundo con dignidad

Para las mascotas envejecientes o con alguna enfermedad terminal, la Dra. Mary Gardner, propietaria de Lap of Love, en Broward County, Florida, trabaja con familias hasta el final de la vida de la mascota. “Como veterinaria que ofrece únicamente hospicio en el hogar y eutanasia, he tenido un privilegio único”, indica. “El cuidado de hospicio sirve de apoyo no solo a la mascota sino a la familia. Me aseguro de que la familia y yo tengamos una meta definida, la comodidad de la mascota”. Parecido al cuidado de hospicio para los humanos, las mascotas reciben cuidado paliativo que puede prolongar la vida sin sufrimiento ni dolor.

Aceptar ayuda de un servicio de hospicio no es tirar la toalla, sino sencillamente reconocer que el tratamiento adicional no curará la enfermedad. Es aceptar que la calidad de vida de cada día es más importante que el número de días. Es vivir a plenitud, de principio a fin, hasta el último soplo de vida.  


Sandra Murphy contribuye regularmente con las revistas Natural Awakenings.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags