Cómo mantenerse sano de forma natural

Los productos principales para combatir el catarro y la influenza en los niños



Cuando se acerca el inicio de las clases, los padres se suplen de los productos esenciales, incluidos remedios caseros, para ayudar a mantener a sus hijos sanos este invierno. Natural Awakenings ha recopilado las mejores sugerencias de varios expertos.

Productos frescos verdes y amarillos

El Dr. James Balch, un reconocido experto en la salud, urólogo y autor pionero en nutrición sanadora, recomienda un menú rico en frutas y vegetales de diferentes colores, los cuales están repletos de carotenos. “Estos alimentos no solo son antioxidantes potentes, sino que son beneficiosos para la función inmunitaria y están asociados con el crecimiento y la reparación de tejidos”, escribe. A los niños melindrosos, se les pueden ofrecer palitos crujientes de zanahoria, batatas con mantequilla y jugosas manzanas.   

Nueces y semillas

Tenga semillas de girasol a la mano. Son ricas en vitamina E, ayudan a los niños a combatir la influenza y las infecciones del tracto respiratorio superior. Las nueces de Brasil son buenas también, porque tienen un alto contenido de selenio que evita la replicación de las bacterias y los virus.

Hierbas sanadoras

Burke Lennihan, enfermera graduada, homeópata certificada y autora de Your Natural Medicine Cabinet, exhorta a las personas a abastecerse de ajo, jengibre, cúrcuma y cayena. “Hay una razón por la cual estas hierbas son tan populares en todo el mundo”, señala, “y no es solo por el sabor. Tienen propiedades antiinflamatorias y antibacterianas, entre otras, que la ciencia moderna está comenzando a documentar”.

Otra fuente útil es Healing Spices: How to Use 50 Everyday and Exotic Spices to Boost Health and Beat Disease, del Dr. Bharat Aggarwal, Ph.D., e investigador en el Centro de Cáncer MD Anderson de la Universidad de Texas, en Houston.

Jarabe natural contra la tos

“El jarabe de baya del saúco (elderberry) es magnífico para la tos”, recomienda   Lennihan. “Un estudio llevado a cabo en Israel demostró que el extracto de baya del saúco es tan efectivo contra la influenza como el Tamiflu.”

Aceite de hígado de bacalao fermentado

La Dra. Deborah Gordon, de Ashland, Oregon (DrDeborahMD.com), recomienda que los padres usen los suplementos considerados básicos en los hogares de generaciones anteriores: “Todos los niños se benefician del aceite de hígado de bacalao fermentado”. Si bien su sabor no es el mejor, es muy efectivo para fortalecer el sistema inmunitario y viene en una formulación segura y fácilmente absorbible.   

Vitamina D

Aunque proteger la piel contra los rayos directos del sol es una prioridad, la investigación reciente demuestra que muchos niños tienen deficiencia de la vitamina D que el sol provee. Gordon hace la siguiente recomendación a los padres: “Pida a su pediatra que les haga una prueba a sus hijos para determinar si necesitan suplementos”.  

Probióticos potentes

En Treatment Alternatives for Children, el Dr. Lawrence Rosen, con práctica en el  Whole Child Center, en Oradell, Nueva Jersey, observa: “Al añadir probióticos a los suplementos de vitamina D, los padres pueden estar aún más seguros de mantener la influenza lejos de sus hijos”.

Ayuda homeopática

Lennihan sostiene que la homeopatía puede detener un catarro potencial antes de que se desarrolle por completo. “Cuando su hijo muestre disminución de la energía y solo quiera permanecer acostado en el sofá o si tiene algo de fiebre y dice que le molesta la garganta, ese es el momento de darle ferrum phosphoricum”, dice. “La potencia 6x evitará que el catarro se desarrolle”. Dos bolitas, tres veces al día, funcionan bien.

Si un padre no se percata de los síntomas tempranos de un catarro inminente, entonces el arsenicum album es el medicamento homeopático necesario. Lennihan sostiene que es el mejor remedio cuando un niño tiene goteo nasal continuo e indica que el allium cepa [un bulbo de la cebolla común] es un buen refuerzo si el niño tiene picor o tiene la piel debajo de la nariz pelada. Ambos remedios son mejores en la potencia 30C, dos o tres bolitas tres veces al día, hasta por tres días, para ver si los síntomas mejoran.  

Cuidado quiropráctico

El Dr. Joseph Passanante, un quiropráctico de la Ciudad de Nueva York, ofrece sugerencias basadas en la investigación sobre el sistema inmunitario, que ha demostrado una asociación entre el sistema nervioso y la regulación de la función inmunitaria. Por lo tanto, declara: “Al alinear la columna vertebral y eliminar la interferencia de los nervios, el cuidado quiropráctico mejora la inmunidad y es posible mantener una buena salud. Recibir ajustes regulares suaves puede ayudar a los niños a evitar enfermedades más efectivamente y estarán más flexibles como resultado de los tratamientos.

Agua limpia

Motive a sus hijos a lavarse las manos regularmente y a beber suficiente agua fresca. La Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota, recomienda tomar agua, caldos claros o agua tibia con limón y miel para aliviar la congestión y prevenir la deshidratación.  

Las gotas y los atomizadores nasales a base de agua salina que se venden sin receta también pueden ayudar a combatir la congestión nasal. Además, a diferencia de los descongestionantes nasales, son seguros y no causan irritación, según las fuentes de la Clínica Mayo. Además, indican que las gárgaras de sal pueden aliviar el dolor y la molestia de la garganta.

Sopa de pollo

Es posible que nuestras abuelas fueran más listas de lo que pensábamos. Los estudios recientes realizados en el Centro Médico de Omaha, Nebraska, indican que la sopa de pollo alivia el catarro de dos formas. Actúa como antiinflamatorio al inhibir las células que exacerban la inflamación y agilizan la expulsión de moco, lo que reduce el tiempo que el virus está en contacto con la nariz.

Descanso

El Dr. Greg Meyer, un médico integral de Phoenix, Arizona, señala que los padres deben asegurarse de que los niños no se esfuercen demasiado cuando están enfermos. “Los niños necesitan descansar sus cuerpos a fin de poder sanar”, recomienda. “Un día adicional de descanso puede garantizar una cura con más certeza y una recuperación más confiable”. En este punto, los padres pueden necesitar algo de descanso también. Tomar té y acurrucarse con un buen libro puede ayudar a que toda la familia se sienta mejor.   


Lauri Grossman, doctora en quiropráctica y homeópata clásica certificada, tiene su práctica en la Ciudad de Nueva York, NY. Puede obtener mayor información en AMCofH.org y HomeopathyCafe.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags