Nuestros peores hábitos de entrenamiento

Seis bloqueos que esquivar



Todos sabemos que tener una rutina de ejercicios es beneficioso. Pero cómo se ejercita hace toda la diferencia en mantenerse seguro, ver mejores resultados y tener el cuerpo equilibrado. Estos son varios consejos para asegurarse que no está saboteando un buen entrenamiento.

1. Mala forma. Tener la forma correcta es su mejor red de seguridad. Una vez comienza a hacer un ejercicio incorrectamente ya no está logrando sacar mayores beneficios y está seriamente aumentando el riesgo de hacerse daño. Incluso si esto significa, por ejemplo, aliviar la cantidad de resistencia; siga la forma correcta para obtener mejores resultados.

2. Sobreentrenarse. No espere entrarle de lleno al ejercicio y esperar que el cuerpo esté en forma de un día para otro. Este enfoque de todo o nada no solo causa quemazón, sino el riesgo de lesionarse y que el cuerpo se rinda, porque esto es una expectativa no razonable. En cambio, lo que necesita es, de forma gradual, trabajar sus músculos para que puedan obtener los resultados más efectivos y eficientes durante su entrenamiento. Mucho no siempre significa mejor o resultados más rápidos. Recuerde, el descanso es bueno para el cuerpo. Tome algunos días libres entre entrenamiento para reparar y reconstruir, o si entrena diariamente, no trabaje el mismo grupo de músculos.

3. No entrenar el tiempo suficiente. Una vez esté vestido y listo para sudar, haga el compromiso de dar el máximo por los siguientes 30 a 60 minutos. Haga de este momento uno entretenido, no solo hacer los movimientos. Usted se debe esto a usted mismo—se lo merece—así que asegúrese de dar el todo.

4. Soñar despierto. Usted puede desarrollar un enfoque bien claro al envolver su mente activamente en cada pose, grupo de ejercicios, repeticiones de pasos; pensar cómo se mueve su cuerpo, cómo los músculos se comprometen, cuál o cuáles músculos usa de forma correcta y corrige la forma. El estar presente se añade para tener un mejor entrenamiento y resultados más rápidos. Por lo tanto, olvídese del lavado de ropa, las actividades de los hijos o esa llamada por la tarde, apague el televisor y manténgase 100 por ciento en el momento.

5. Mantenerse haciendo algunos ejercicios que conoce. A sus músculos les encanta que los reten, por lo tanto, si se mantiene haciendo la misma rutina, eventualmente se adaptarán y no tendrán que trabajar tan duro para hacer los mismos movimientos. Pero si cambia los ejercicios e incluso el orden como lo hace, se asegura de que los músculos no se vuelven tan eficientes con cualquier rutina sencilla. No solo esto es bueno para tonificar, sino que también ayuda a la mente a mantenerse enfocada y comprometida.

6. Aguantar la respiración. Mantener una respiración firme y constante tiene muchos beneficios: las inhalaciones y exhalaciones correctas le pueden ayudar a tener más poder a través de los movimientos, mantener a raya el ácido láctico (un derivado que se crea en el músculo durante el ejercicio) y ayuda a mantener el ritmo cardiaco estable. Una respiración profunda lleva el máximo de oxígeno a la sangre, la que a su vez da más energía a los músculos que se están trabajando.


Tosca Reno es coautora del libro Your Best Body Now, el extracto aquí presentado con permiso.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags