Maternidad natural

Creando el mejor comienzo posible para esa nueva vida



Evgeny Atamanenko/Shutterstock.com

“El cuerpo de una mujer está perfectamente diseñado para concebir y dar a luz”, informa la Dra. Carol J. Phillips, especialista en quiropráctica prenatal, Doula y autora del libro Hands of Love: Seven Steps to the Miracle of Birth.

Judith Lothian, Ph.D., editora asociada del Journal of Perinatal Education, profesora de enfermería en la Universidad Seton Hall, en South Orange, Nueva Jersey y educadora de parto natural, conoce la importancia del profundo instinto intuitivo de las mujeres. “Las mujeres que se sienten apoyadas y motivadas pueden buscar dentro de su propia sabiduría y encontrar satisfacción al dar a luz de forma natural. El proceso en sí prepara perfectamente a la mujer y al bebé para continuar juntos en su travesía”.

Existen varias estrategias sutiles que pueden ayudar a las futuras mamás a prepararse para la alegría del embarazo y el alumbramiento natural.

Desarrolle un cuerpo apto para el bebé

Descubra la nutrición intuitiva

“Siga su intuición”, aconseja Peggy O’Mara de Santa Fe, Nuevo México, antigua editora de Mothering Magazine y autora de Having a Baby, Naturally. “Coma cuando tenga hambre. Duerma cuando esté cansada. Vaya al baño cuando el cuerpo se lo pida. Ponga lo anterior en práctica para que se habitúe a seguir su intuición durante el proceso de parto”. Este consejo sencillo va en contra del hábito común de las mujeres de anteponer las necesidades de los demás a las suyas propias.

Además de comer alimentos orgánicos e integrales, Kristy Wilson, partera profesional certificada, Doula de parto y especialista placentaria, recomienda un suplemento a base de plantas que contenga hierro y suplementos prenatales a base de alimentos integrales. La vitamina C es importante para un saco amniótico fuerte; ella sugiere, al menos, 500 miligramos de vitamina C al día. Una madre tensa o muy excitable puede tomar baños de cloruro de magnesio o tomar una taza de té de hojas de frambuesa.  

“Las mujeres que se sienten preocupadas por su dieta pueden ponerse en sintonía con el bebé y preguntarle lo que necesita”, explica Lori Bregman, de Santa Monica, California, Doula, coach de parto y autora de The Mindful Mom-to-Be. Si tiene antojo de un plato en particular, puede buscar información sobre sus beneficios y sus cualidades sanadoras.  Los antojos de alimentos reconfortantes como pizza, macarrones o mantecado pueden ser señal de que necesita más atención. Desear palomitas de maíz o chips podría indicar que está tratando de suprimir emociones. La futura mamá debe hacerse la siguiente pregunta, “¿Qué estoy suprimiendo?”

“Consuma mucha proteína, incluidos alimentos ricos en vitamina B, tanto durante el embarazo como la lactancia”, aconseja O'Mara.

Las conexiones establecidas entre madre e hijos son mucho más fuertes cuando el embarazo y el parto se miran desde una perspectiva natural.
~ Kristy Wilson

“Las madres lactantes necesitan consumir frecuentemente alimentos repletos de nutrientes y beber la cantidad adecuada de líquido”, señala Wilson. Wilson recomienda consumir alimentos que ayudan con la lactancia (conocidos como galatactagogos): almendras, aguacates, legumbres, col rizada y espinaca. Para aumentar la producción de leche, añada hinojo (fennel) a las comidas o a las batidas, o tómelo en cápsulas. 

Manténgase Activa

Wilson recomienda practicar yoga, nadar, caminar o trotar de forma no vigorosa, tres a cinco veces a la semana durante 20 minutos. “Ponerse en cuclillas como un niño es un excelente ejercicio para el parto”, indica. También hacer 20 sentadillas al día fortalece los músculos centrales del cuerpo. Sentarse en una bola de ejercicio en lugar de una silla o un sofá también ayuda a trabajar los músculos centrales del cuerpo y a mejorar la postura.

“El ejercicio regular aumenta el nivel de energía, mejora el sueño, reduce el estrés, ayuda a mejorar el estado de ánimo, aumenta las probabilidades de tener un parto más fácil, una recuperación posparto más rápida y reduce el riesgo de diabetes gestacional e hipertensión durante el embarazo”, explica Bregman.  Ella recomienda una práctica de yoga prenatal que incluya respiración y visualizaciones. Esta forma restaurativa de yoga ofrece ejercicios suaves de estiramiento, promueve la buena circulación y ayuda a aliviar de forma natural muchas de las dolencias del embarazo.  

“Para aliviar el malestar físico, intente cuidado quiropráctico prenatal”, recomienda Phillips, autora de Hands of Love: Seven Steps to the Miracle of Birth. El contacto ligero de los dedos de un profesional experimentado ayuda a alinear los segmentos óseos y a restablecer el tono normal del cuerpo. "Un profesional en el cuidado quirúrgico prenatal puede hacer los ajustes necesarios en el cuerpo de la futura mamá para que pueda mantener el equilibrio físico y, de esa forma, permitir que el bebé se mueva con libertad".  La terapia craneosacral restablece el equilibrio de las membranas que encapsulan el cerebro y la médula espinal.

Prepárese mentalmente

Monkey Business Images/Shutterstock.com“Sencillamente diga, ‘No gracias', a las amigas que quieran agobiarla con sus historias de partos largos y dolorosos", advierte O'Mara. “Protéjase contra las personas tóxicas y sus historias de horror. Concéntrese en mantener una buena salud y rodéese de personas que hayan experimentado un parto normal. Planifique tener apoyo positivo durante el parto y después de dar a luz”.

Una mujer que sabe que se deja influenciar fácilmente por los demás, debe pedir a su Doula, partera o pareja que se convierta en su protectora. Una mujer que necesita ejercer control puede buscar ayuda para lograr paz mental al saber que se cumplirán sus deseos.

“‘Dolor’ es una palabra basada en el miedo y hay que evitarla a toda costa en las conversaciones relacionadas con el parto, explica Wilson. “No le coja miedo a la fuerza de las contracciones.  Están haciendo exactamente lo que el cuerpo necesita para dar a luz".  Como partera, ella ayuda a las madres a relajarse y a abrazar estas sensaciones intensas importantes y las exhorta a concentrarse solo en lo que está sucediendo en su cuerpo. La investigación publicada en Cell Adhesion & Migration demuestra que las hormonas liberadas durante el parto entran en el sistema inmunitario del bebé para fortalecerlo a él también. 

Avive el espíritu

Las afirmaciones pueden establecer positivamente las intenciones de la futura madre respecto al embarazo y el parto. Algunos ejemplos incluyen: El parto es una experiencia maravillosa y segura. Estoy escogiendo el camino correcto para mi parto. Confío en mi cuerpo y en mi intuición. Tengo todo el apoyo que necesito. Wilson recomienda seleccionar cuatro afirmaciones y repetirlas todos los días mirándose al espejo y escribirlas y colocarlas en la puerta del refrigerador o tenerlas en su teléfono inteligente.  

“La meditación prepara a la futura mamá para el proceso de alumbramiento y también puede relajarla durante el parto, ya que le brinda las herramientas necesarias para combatir el miedo”, indica O'Mara. A ella le gusta este mantra del libro de Thich Nhat Hahn, Being Peace: “Inhalando me calmo, exhalando sonrío”. 

Para comenzar, siéntese cómodamente en un lugar tranquilo con los ojos cerrados. Para las mujeres que nunca han practicado la meditación, Wilson sugiere prender una vela aromática o de colores y observar los colores y el movimiento de la llama o buscar algún objeto físico en el que pueda concentrase. “Esta práctica relajante es importante porque el parto se convierte en algo similar a una meditación", observa. La madre lidia con las contracciones, usa sus destrezas de meditación para recuperarse, se reenfoca y se prepara para la próxima contracción.

“Esta es una experiencia nueva; sea gentil con usted misma”.
~ Peggy O’Mara

Wilson y Bregman recomiendan que las futuras mamás mantengan un diario durante el embarazo. “Anote sus pensamientos y experiencias. En ocasiones los sueños nos dicen cosas sobre el bebé, quien también tiene una historia”, explica Wilson.

Diseñe una experiencia especial

Cree un plan de parto

Las mujeres que prefieren un parto en el hogar pueden conseguir una partera compatible a través de la comunidad de parto natural, como Asociación Nacional de Parteras Profesionales Certificadas, Asociación Internacional de Educación sobre el Parto y la Liga de la Leche. Para una experiencia en el hospital, busque uno con una tasa baja de cesáreas, un médico compatible con usted y que tenga un centro de parto separado. De todas formas, una Doula o partera puede ayudarla a elaborar el plan de parto que desea. 

Al seleccionar el lugar, la futura mamá puede imaginar el entorno ideal para el nacimiento de su bebé y escribir aseveraciones positivas, como quiero un lugar donde pueda moverme con facilidad y libertad.  Quiero que mi pareja y mi hermana estén conmigo todo el tiempo”. 

“Si dar a luz en el hogar es la primera opción de la madre, debe diseñar dos planes; uno para el hogar y otro para el hospital", sugiere Phillips. “Si la madre necesita cuidado hospitalario durante el alumbramiento, sus asistentes estarán al tanto de sus deseos".

Wilson exhorta a la pareja a estar involucrada desde el principio. “La energía de la pareja desempeña una función en cómo progresa el parto. Además, ser parte de la planificación los mantiene involucrados y en armonía con sus deseos”.

Desarrolle un equipo de parto

“La futura madre necesita apoyo continuo de alguien que pueda centrarse en ella y en sus necesidades", explica Phillips. “La pareja también necesita tener acceso a apoyo profesional. Ambos necesitan rodearse de personas que sepan cómo crear lazos de amor”. 

Un equipo de parto incluye el asistente designado con adiestramiento médico para ayudar a traer al bebé al mundo; puede ser un médico o una partera. Muchas mujeres deciden contar con la colaboración de una Doula capacitada. La Doula provee continuación del cuidado, aboga por la paciente, reduce la necesidad de intervenciones médicas, permanece al lado de la madre, respeta e incluye a la pareja y ayuda a los padres a tomar decisiones informadas.

Damos a luz mejor donde nos sentimos seguras  La evidencia demuestra que el parto puede ser seguro en prácticamente cualquier entorno.
~ Peggy O’Mara

Durante los partos en el hogar, los miembros de la familia quieren estar presentes.  La madre necesita tener control sobre el ambiente en que va a ocurrir el alumbramiento.  “Yo exhorto a las mamás a ser firmes en cuanto a qué personas quiere que estén presentes cuando nazca el bebé”, indica Wilson.

Respetar a la madre después del parto

“Dar a luz es la primera área desconocida de ser padres”, señala Wilson. “Usted planifica y luego tiene que confiar y aceptar el resultado”.  Ella fomenta las citas posparto para discutir el alumbramiento.

"Los requisitos nutritivos de una madre lactante son todavía más altos después del parto”, señala Wilson. Para evitar que ocurran deficiencias, Wilson sugiere que las mamás se alimenten bien durante este periodo y que retrasen temporalmente el deseo de perder peso y de recuperar el tono muscular. El equipo de parto y otros amigos pueden llevarle comida, ayudar con las labores de la casa, lavar la ropa y hacer la compra. Los nuevos padres agradecerán esta ayuda generosa y amorosa.


Deborah Shouse es madre, escritora, conferenciante, editora y defensora de la salud en Kansas City, MO. Su libro más reciente, Connecting in the Land of Dementia: Creative Activities to Explore Together, se centra en los momentos significativos de la vida (DementiaJourney.org).

 

Bendiciendo el parto

HTeam/Shutterstock.comLa ceremonia de “blessingway” (bendición del camino de la futura mamá) ayuda a la mujer a prepararse mental, emocional y espiritualmente para la labor de parto y le abre nuevas puertas a las capacidades intuitivas que la guiarán en su viaje como madre", explica Donna Miller Watelet, ministra interreligiosa y coautora de Mother Rising: The Blessingway Journey into Motherhood. 

Miller Watelet, facilitadora de decenas de ceremonias de blessingway, comparte un ejemplo de una reunión fortalecedora: En un cuarto cómodo y seguro, un grupo de amigas rodean a la futura mamá para mostrarle su apoyo. Discuten la razón para el blessingway e invitan a la madre a dejar ir simbólicamente cualquier miedo que pueda impedir que su experiencia sea una armoniosa. Una vez la madre deja ir todos sus miedos, la nutren con sus afirmaciones, agradecimiento y regalos. Las mujeres pueden regalar un objeto que tenga significado para ellas, como un abalorio, una flor o un pedazo de tela, como señal de su compromiso con ella. Estos regalos pueden elaborarse y convertirse en algo duradero, como un collar para la madre. Luego el círculo se entrelaza; cada mujer se ata un hilo rojo en la muñeca antes de pasar la madeja de hilo a la próxima mujer hasta que todas están enlazadas. Mientras discuten este entrelazado, cortan el hilo que las une pero conservan el que tienen en la muñeca, como si fuera un brazalete, como recordatorio de su compromiso con la nueva familia. 

“Por último, todas disfrutan de un festín”, explica Miller Watelet. "Compartir una comida nos recuerda que todos los días debemos incorporar las intenciones del blessingway a nuestras vidas”.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags