Liderazgo basado en el corazón

Las mujeres se movilizan para salvar el mundo



Hannamariah/Shutterstock.com

The Heart to Lead: Women as Allies for the Greater Good, un documental producido y dirigido por Cheryl Gould, de Naples, Florida, explora el paradigma emergente del liderazgo femenino basado en el corazón y cómo este está sintonizando a la mujeres con sus creencias, entre ellas mismas y con nuestra Tierra. “Se está empoderando la unidad más profunda del ser de las mujeres para capacitarlas para tomar acción y dirigir. Las mujeres, que antes anhelaban una cultura que reflejara sus más altas prioridades, ahora están creando una en la que se apoyan y hacen la diferencia”, dice Gould.

Ella señala que durante siglos, un incontable número de mujeres ha liderado y servido como agentes de cambio. “Desafortunadamente, la mayoría de ellas nunca hicieron los titulares o están en los libros de historia. Un ejemplo de esto es que muy pocas personas saben que 12 mujeres antes de Hillary Clinton corrieron para la presidencia de los Estados Unidos”.

En un artículo reciente publicado en la revista Yes!, Rucha Chitnis informa que las mujeres se están alzando contra el creciente poder corporativo, las agresiones, la injusticia económica, el cambio climático y más. Las redes y grupos de mujeres ofrecen un cambio de paradigma, concluye, al exponer vínculos entre el capitalismo desenfrenado y la violencia, la erosión de los derechos humanos y la destrucción de la Tierra.

Puede no ser claramente evidente un estilo de liderazgo en las juntas corporativas, en los movimientos dirigidos por activistas o por el gobierno federal o estatal en los Estados Unidos. Las soluciones emergentes de la sabiduría femenina son compasivas, colaborativas y de consenso, y buscan resultados universales y de cooperación de grupo. Según el estudio Legislative Effectiveness of Women del Centro para el Estudio de las Instituciones Democráticas en la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, estas contrastan con las estrategias y soluciones competitivas convencionales.

Jean Shinoda Bolen, doctora en medicina, analista junguiana en Mill Valley, California, y autora del libro Artemis: The Indomitable Spirit in Everywoman, ha sido defensora desde el 2002 para la Quinta Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer (5WCW). “Las mujeres en igualdad y empoderadas son la clave para la paz y la sostenibilidad. Tenemos que levantarnos juntas y cumplir con las palabras del Dalai Lama en la Cumbre de la Paz en Vancouver: ‘Dependerá de las mujeres occidentales hacer la paz’”.

La visión de Bolen del 5WCW se une a las mujeres ‘millenials’ en todo el mundo que ahora entran a la era del activismo con el movimiento feminista dirigido por una generación de mujeres ‘baby boomers’ que han transmitido la igualdad y el empoderamiento de las mujeres hasta hoy. Para este fin, marchó en Washington, D.C., el 21 de enero en la Marcha de un Millón de Mujeres que atrajo globalmente a 5 millones de participantes. “Para hacer de los derechos humanos los derechos de la mujer, necesitamos un movimiento mundial unido de mujeres”, declara.

Sande Hart, de Orange County, California, directora del Charter for Compassion International Women and Girls Sector y presidenta de la organización interreligiosa internacional de mujeres S.A.R.A.H. (Spiritual And Religion Alliance for Hope), participó en la Marcha de las Mujeres en Los Ángeles junto con 750,000 personas más. “Hay un sentido de que ya hemos tenido suficiente. No estamos enojadas. Estamos moralmente indignadas y buscando soluciones pacíficas envueltas en compasión y basadas en la justicia para todos. En casi 15 años de construcción de comunidades de mujeres, estoy convencida de que curar a nuestras comunidades con resiliencia y un espíritu regenerativo, es nuestro imperativo biológico e innato. Veo a las mujeres emergiendo de maneras sin precedentes para hacer que esto suceda “, dice Hart.

La organización The Rising Women Rising World proporciona herramientas y capacitación para ayudar a mujeres y hombres a desarrollar la sabiduría femenina y las cualidades de un sentido fuerte de compasión, una forma de escuchar con profundidad, intuición e inclusión. Hazel Henderson, economista evolucionaria en St. Augustine, Florida, anfitriona del programa de televisión en línea Ethical Markets e investigadora de The Love Economy, autora del libro Politics of the Solar Age: Alternatives to Economics, mentora de los miembros de The Rising Women Rising World, sostiene que para formar un futuro para el bien de todos, debemos equilibrar las energías masculina y femenina y aprender a valorar las cualidades largamente marginadas de la sabiduría femenina.

El paradigma del Love Economy de Henderson refleja el compartir y la solidaridad no reflejado en este momento en el producto interno bruto de la nación. “El trabajo no remunerado de las mujeres—crianza de los hijos, el cuidado del hogar, participar en las juntas escolares, voluntariado, cuidado de los padres ancianos, etc.—constituye un 50 por ciento de toda la producción en los Estados Unidos y un 70 por ciento de los países en desarrollo. Este sector económico no valorado subyace y apoya las partes públicas y privadas de la economía entera”, dice Henderson, que menciona que la competencia no puede ser la única base para una economía con expectativas de calidad en un planeta pequeño.

En su filme, As She Is, la productora y directora Megan McFeely, de Marin County, California captura su propio viaje para comprender el potencial colectivo de lo femenino y cómo vivir fiel a su conocimiento innato. Se pregunta: ¿Puede imaginar que podría pasar si las mujeres aquí y alrededor del mundo nos levantamos y usáramos nuestro poder para cumplir con el anhelo de sanar la Tierra?”


Linda Sechrist es escritora sénior parte del personal de Natural Awakenings. Comuníquese en ItsAllAboutWe.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags