La alegría de ser abuelo

Cómo amar a los pequeñines utilizando la atención plena



Ruslan Guzov/Shutterstock.com

Ser abuelo puede ser algo mágico; una oportunidad única de brindar a los nietos recuerdos y experiencias formativas para toda la vida. Sin embargo, según explican los expertos, también puede representar retos que deben manejarse con atención plena.

Durante más de 25 años, Patricia Salem, de Louisville, Kentucky, instructora certificada y graduada de arte-terapia, ha enseñado prácticas de atención plena y de arte-terapia en entornos tan diferentes como hospitales y escuelas. Su trabajo, dirigido a ayudar a niños y adultos a aprender cómo enfrentar los retos de la vida en armonía, la ha llevado a buscar formas de ayudar a toda la familia en su travesía individual y familiar. Su propósito es enseñar a vivir de forma más atenta y, por eso, sus clases se concentran en desarrollar destrezas para cultivar la concienciación, la comunicación, la autocompasión y el autocuidado. “Enseñar las destrezas de atención plena y de reducción de estrés a los niños es un comienzo, pero también es importante enseñar dichas destrezas a los padres y a los abuelos, ya que para poder internalizar lo que están aprendiendo, los niños necesitan que en el hogar se refuercen dichas prácticas”, indica Salem.

Carolyn Tucker, psicoterapeuta de Atlanta, comenzó a ofrecer clases de atención plena para abuelos hace seis años después de observar un aumento en el número de abuelos que iban en busca de terapia. “Al trabajar con madres primerizas, descubrí un área común de conflicto: el exceso o la falta de apoyo por parte de los abuelos. Pensé que sería buena idea prepararlos a ellos también", comenta Tucker.

Tucker ayuda a los abuelos a desarrollar expectativas realistas sobre su función. “Es fácil revertirse a lo que uno sabe – la función de ser padre – así que es importante establecer intenciones bien dirigidas”, recalca. 

Tucker exhorta a los abuelos a crear recuerdos durante el tiempo que pasan con sus nietos. “Usted puede sentirse feliz al mirar las hermosas manos del bebé y los pequeños hoyuelos que se le forman en las rodillas, pero, a la misma vez, registre en su mente cómo se siente el aire en ese cuarto y cree una foto mental de ese momento”.

“Los padres y los niños pueden estar enfrascados en hacer demasiadas cosas a la vez y los abuelos pueden ayudar a que reduzcan el paso. Acuéstese en la grama junto a sus nietos y miren las formas de las nubes o soplen un diente de león (dandelion). Para mí, el romance de ser abuelos y la atención plena permite que ese romance florezca”.

Susan Moon, autora y abuela de Berkeley, California, quien ha practicado el budismo zen durante aproximadamente 40 años, ve el ser abuelos como una oportunidad de liberar las expectativas; esto puede ser difícil para los padres que están atrapados en las identidades de sus hijos. “A los abuelos se les hace más fácil aceptar a los nietos por lo que son y les causa alegría el solo hecho de estar a su lado. Disfrutan en su totalidad el momento que comparten con los niños, sin preocuparse sobre los detalles del cuidado diario que puede consumir a los padres”. En su libro, This is Getting Old: Zen Thoughts on Aging with Humor and Dignity, explora estas ideas.  

Con los años de trabajo atrás, los abuelos, muchas veces, tienden a aceptar más y a tener más paz, lo que puede ser una inspiración para las generaciones más jóvenes. Para Moon, es vital estar atentos a la imagen de envejecer proyectada; “Trato de ser un modelo de que la vejez no es una tragedia y demostrar la alegría que podemos encontrar en esta etapa de la vida”, señala.

No obstante, los abuelos también deben tener presente cualquier limitación física existente y establecer límites con los nietos, según sea necesario. “Está bien decir, ‘No me puedo colgar de esa soga contigo’ y ofrecer otra alternativa”, explica Moon.

Según los expertos, las buenas relaciones con los nietos comienzan con una relación abierta con los padres. Para lograrlo, escuche sin pasar juicio. “Los abuelos pueden sentirse tentados a reaccionar o a criticar, ya que saben lo que podría haber funcionado a base de su propia experiencia criando hijos, pero es importante evitar dar consejos no solicitados”, advierte Salem.

Al mismo tiempo, los abuelos pueden observar aspectos que puede que un padre ajetreado no logre captar y, si se maneja la situación cuidadosamente, pueden proveer perspectivas importantes. “A mí me apodaban la ‘hada mamá’, porque ofrecía magia, arte e imaginación. Me sentía agradecida de que mi madre estuviera ahí también, porque uno de mis hijos necesitaba más estructura y estabilidad de la que yo le estaba dando", explica Tucker, madre de cuatro niños. “Ella me brindó su perspectiva sin hacerme sentir que estaba tratando de usurpar mi lugar”.

Moon sugiere tratar de usar siempre la ‘expresión correcta’ –mensajes positivos, afirmativos y amorosos– con todo el mundo. “Es importante ser humildes y reconocer el enorme trabajo que representa ser padres y todos los malabares que tienen que hacer día a día. Déjeles saber que usted está ahí para apoyarlos de la forma que pueda".


Conéctese con la escritora independiente April Thompson de Washington, D.C., en AprilWrites.com.

 

Abuelos conscientes

Timurpix/Shutterstock.com• Cree recuerdos nuevos, pero también comparta historias del pasado “Los niños desean escuchar sobre cómo eran sus padres cuando niños y esto les brinda un sentido de historia”, recomienda Susan Moon.

• Esté receptivo a aprender tecnología nueva para que la barrera generacional no sea un obstáculo.  “Aunque los abuelos aprenden sobre el mundo de las redes sociales de sus nietos, también puede exhortarlos a que no estén pegados todo el tiempo a sus celulares y que disfruten de más actividades interpersonales”, indica Patricia Salem.

• Al visitar a los nietos, especialmente si viven en ciudades diferentes, “Siempre tenga alguna diversión planificada, como juegos, rompecabezas o manualidades para hacer juntos y así disfrutarán al máximo el tiempo que están juntos", sugiere Moon.

• Invite a los nietos a participar en técnicas meditación o de respiración. “Esto puede ayudar a aliviar el estrés que enfrentan en la escuela y en el hogar”, señala Salem.

• “Trate de fomentar la cooperación y no la competencia en su relación con un hijo que se convierte en padre”, advierte Carolyn Tucker. Si no, puede crear caos, socavar la confianza de un padre y afectar la relación.


Para más consejos sobre cómo ser un gran abuelo, visite GrandparentsLink.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags