Más allá de la supervivencia

Nuestra verdadera identidad supera cualquier enfermedad



“Bájate de tu cruz.” Palabras muy duras, sobre todo viniendo de la capellana del hospital cuando una mujer a la que ella se dirigía acababa de saber que ya no tenía cáncer.

De todas formas, “En dos minutos ella volvió a contar la historia de su diagnóstico, la cirugía y la quimioterapia”, relató Debra Jarvis, cariñosamente conocida como “La Reverenda Irreverente”, durante una conferencia de TEDMED en Washington, D.C. “Ella estaba utilizando palabras como sufrimiento, agonía, lucha... y terminó diciendo, ‘Me sentí crucificada’”. Entonces fue cuando Jarvis le pidió a esta mujer que hiciera lo que probablemente requeriría de ella más que cualquier cosa que ella hubiera hecho antes.

Con los años, Jarvis ha observado la tendencia de identificarnos con nuestras heridas como “sobrevivientes”, algo que no debe definirnos. Ella se pregunta: “¿Qué tal si las personas deciden ver su trauma como una experiencia, en lugar de asumirlo como una identidad? Quizás podría ser el comienzo de definirnos nosotros mismos en qué nos hemos convertido y en qué nos estamos convirtiendo”.

Como Jarvis bien sabe, existen, en sus propias palabras, “fuerzas poderosas” que nos empujan justamente a hacer lo contrario. En el 2005, ella se encontró en la misma posición que una amiga, luego de recuperarse de cáncer y tratando de resolver qué significaba todo aquello. “No todos tenemos que empezar una fundación o escribir un libro”, dice ella. “Quizás el tomar una pequeña decisión puede provocar un gran cambio.”

Para algunos, esto ha significado el intercambio de una visión propensa a las enfermedades a una perspectiva más inspiradora. A menudo, sin embargo, el asumir la humildad de adoptar tal perspectiva puede ser tan difícil como salirse de cualquier experiencia tortuosa a la que se está aferrado. Pero aun así, es esencial.

Para aquellas personas que están familiarizadas con la Biblia, la crucifixión, un evento central en la vida de Jesús, fue seguido de uno más convincente, la resurrección, un término que describe la  líder Mary Baker Eddy como “la espiritualización del pensamiento; una nueva y más alta idea de la inmortalidad, o existencia espiritual; la creencia material cediendo al entendimiento espiritual”.

La buena noticia es que tal transformación no es exclusiva, sino disponible para todos. Ya sea a instancias de un capellán u otro consejero o nuestra propia inspiración que nos anima a seguir adelante, nos lo debemos a nosotros mismos el comenzar a descubrir quién y qué somos en realidad.


Eric Nelson es un profesional dedicado a la sanación de Christian Science en Petaluma, CA, escribe sobre el vínculo entre la conciencia espiritual y la salud. Encuentre más artículos en norcalcs.org.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags