El lado oscuro de las píldoras anticonceptivas

Los peligros incluyen cáncer, derrames cerebrales y cansancio



Durante más de 50 años, las mujeres han apreciado la libertad que las píldoras anticonceptivas ofrecen. Sencillamente se toman una pequeña píldora todos los días y se sienten tranquilas y confiadas de que no ocurrirá un embarazo no deseado. Sin embargo, hay mucho más detrás de la “Píldora”, especialmente, sus efectos secundarios a largo plazo.

“La libertad sexual por la que las mujeres tanto lucharon, la obtuvieron, pero a un precio terrible”, advierte la doctora en naturopatía Sherrill Sellman, de Tulsa, Oklahoma, autora del libro The Hormone Heresy: What Women Must Know about Their Hormones.

El precio a pagar incluye coágulos de sangre e incluso muerte debido a ataques cardiacos y derrames cerebrales en mujeres jóvenes. Ya para el 1963, un artículo publicado en el Journal of the American Medical Association relacionó la Píldora con trombosis venosa o coágulos de sangre. Para el 1968, por lo menos una revista médica de cáncer, CA: A Cancer Journal for Clinicians, había asociado el cáncer con el uso de hormonas esteroides, las cuales están presentes en los anticonceptivos orales. En 1973, los investigadores escandinavos advirtieron sobre la relación entre los anticonceptivos orales y los derrames cerebrales.

“En diciembre de 2002, el gobierno de los Estados Unidos publicó su Informe Anual sobre Carcinógenos y añadió todos los estrógenos esteroides a la lista de carcinógenos humanos conocidos”, indicó Sellman. “La gravedad de este hallazgo no puede ser pasada por alto: Ahora se ha comprobado sin lugar a dudas que todos los estrógenos usados en la terapia de reemplazo hormonal (HRT, por sus siglas en inglés) y los anticonceptivos orales causan cáncer.” 

Sin embargo, a pesar de los muchos aspectos negativos, la Píldora sigue siendo el método anticonceptivo más común del mundo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, usado por el 16 por ciento de las mujeres estadounidenses casadas. En otros países, las usuarias incluyen el 29 por ciento de las mujeres inglesas y el 40 por ciento de las mujeres en Francia y los Países Bajos.

Ladronas de vitaminas

“Las píldoras anticonceptivas son ladronas de vitaminas y esta es la fuente de los riesgos de salud que acompañan el uso de la Píldora”, informa Ross Pelton, farmacéutico registrado, nutricionista clínico certificado y autor del libro The Pill Problem. Los anticonceptivos orales son responsables de agotar muchos más nutrientes del cuerpo que cualquier otra clase de medicamento, indica Pelton, quien bloguea regularmente en NaturalPharmacist.net.

Sin embargo, añade, las mujeres que han estado tomando la Píldora hasta por 10 años pueden que no noten ningún problema obvio de salud. “Quizás al principio puede que observen una falta de energía, pero puede que no conecten los puntos y se den cuenta de que las fuentes de magnesio, vitamina B12 y muchos otros nutrientes relacionados con la producción de energía están agotadas”, explica.

Los efectos que tiene la Píldora sobre los nutrientes se dieron a conocer ya para el 1975 en un estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, pero no incluyó recomendaciones sobre cómo reemplazarlos. Algunos de estos nutrientes son esenciales para la producción de las sustancias químicas del cerebro llamadas neurotransmisores, incluida la dopamina, que está relacionada con el estado de ánimo. Una mujer afectada puede desarrollar depresión, una condición íntimamente relacionada con el uso de la Píldora, según un estudio alemán publicado en el 2013 en la revista médica General Hospital Psychiatry.

Las hormonas esteroides también reducen la acumulación natural de antioxidantes en el cuerpo, que son los que previenen enfermedades, lo que aumenta la propensión a enfermedades relacionadas con el envejecimiento, como cáncer, diabetes y enfermedades cardiacas, de acuerdo con Pelton.

Las mujeres que deciden continuar tomando la Píldora deben añadir una gama de suplementos específicos para contrarrestar la pérdida de nutrientes, explica Pelton. Reemplazar los nutrientes, debe, a largo plazo, neutralizar los efectos negativos de la Píldora, incluso el cáncer y los coágulos de sangre, asegura. Mejor aún, Sellman y Pelton aconsejan dejar de tomar la Píldora y cambiar a formas más seguras de control de la natalidad. Puede tomar meses o incluso años corregir el desequilibrio nutricional, así que comience de inmediato.  

Anticonceptivos naturales

Aunque no hay una forma natural de estrógeno adecuada para el control de la natalidad, existen formas naturales seguras y efectivas, explica la experta en salud de la mujer, Holly Lucille, doctora en naturopatía y enfermera registrada en West Hollywood, California. Ella advierte sobre los riesgos potenciales del uso de parches, inyecciones y anillos vaginales de estrógeno y recomienda evitar todo lo que tenga estrógeno. “No usar la Píldora no necesariamente implica que tiene que depender de métodos como el coito interrumpido o el ritmo, ya que ambos son poco confiables”, explica Lucille, que prefiere los “métodos de barrera”, como diafragmas, capuchones cervicales y condones para él y para ella.

Lucille hace la siguiente observación: “Los capuchones cervicales son tan efectivos como la Píldora y pueden colocarse y dejarse durante más tiempo para tener un poco más de espontaneidad”. Los condones femeninos son aún más convenientes, explica: “Se ajustan de forma parecida a un diafragma y pueden dejarse colocados hasta por ocho horas”. En lugar de los espermicidas que son potencialmente tóxicos, Lucille recomienda usar jugo de limón que es igual de efectivo.   


Kathleen Barnes es autora de numerosos libros de salud natural, incluido Basic Health Publications User’s Guide to Natural Hormone Replacement. Conéctese en KathleenBarnes.com.

Edit ModuleShow Tags

Add your comment:
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags