Sugerencias para controlar el desorden

Economice tiempo, dinero y mantenga la cordura



Los conocen por muchos nombres: acumuladores, acaparadores y coleccionistas compulsivos.  El solo pensar que nuestra necesidad de acumular cosas requiere ser atendida puede provocar vergüenza, ansiedad y temor. Es bueno recordar que acumular es de humanos y limpiar, de los dioses.

“Estamos programados para ser cazadores y juntar y recoger cosas para preparar nuestro nido, pero tiene que considerar la energía vital que gasta tratando de mantener todas esas cosas. El sacrificio, a menudo, es enorme”, explica la experta en organización de casas, Barbara Tako, de Minneapolis, Minnesota, autora de Clutter Clearing Choices.

El setenta por ciento de los estadounidenses se sienten enterrados bajo el exceso de cosas que tienen acumuladas y no pueden decidir qué desechar, según una encuesta en línea por la organizadora profesional premiada Julie Morgenstern, de la Ciudad de Nueva York. Ella ha descubierto que aunque el acumular puede ser físico, el proceso de deshacerse de lo acumulado es 80 por ciento mental. “Organizar es identificar todo aquello que ya no sirve ningún propósito en su vida y eliminarlo para poder seguir adelante", recomienda la autora de Shed your Stuff, Change your Life.

“Pregúntese: ¿para qué estoy haciendo espacio… para más tiempo con mi familia, tener una vida social o para lograr paz interior?” La meta principal es crear una base para saber qué conservar y qué tirar.  

A continuación los obstáculos comunes que enfrentan los acumuladores y las sugerencias de organizadores profesionales que saben cómo superarlos.

Estoy tan abrumado(a) que no sé por dónde empezar. Tako motiva a sus clientes a comenzar con el desorden visible, como cosas inservibles que se acumulan en la entrada y dedicar de 10 a 15 minutos para trabajar esa área. “Las personas siempre se sorprenden de cuánto pueden lograr en poco tiempo”, señala.

Morgenstern recomienda hacer una lista de tareas sin hacer y comenzar con las áreas donde se encuentran los objetos más obsoletos y de menos valor sentimental. “La primera de estas es la más difícil, pero probablemente encuentre mucho espacio abierto si logra despejar unas cuantas áreas; luego surge el efecto cascada a medida que continúa.”

Sé que tengo demasiadas cosas, pero todas tienen un valor sentimental. Morgenstern recomienda usar herramientas para manejar los recuerdos, como, por ejemplo, fotografiar un objeto que a usted le representa una persona y luego usar esa foto como un ícono de contacto en su teléfono. Ella sugiere tomar en consideración: “¿Es esta la mejor representación de esa persona o ese momento de mi vida, o es solo otro ejemplo?”

Podría necesitarlo algún día. Tako exhorta a las personas a reclutar a un(a) amigo(a) para que le ayude a recoger y organizar, “un par de ojos objetivos le dejará saber sin rodeos que esa falda que le está enseñando está fuera de moda”. Morgenstern sugiere preguntar: “¿Qué es más importante para mí… este objeto que no necesito inmediatamente o el espacio que tendría disponible si me deshago del mismo?”

No tengo tiempo para ponerme a organizar y recoger en estos momentos. Morgenstern reconoce que la mayoría de las personas están “faltas de tiempo” y organizar sus clósets es lo menos que quieren hacer en el poco tiempo que tienen libre. Sin embargo, todos esos objetos acumulados nos cuestan tiempo y dinero porque, “Usted termina perdiendo cosas, disminuyendo el valor de su propiedad y remplazando cosas que olvidó que tenía”, explica. También dificulta nuestra capacidad de concentrarnos y procesar información porque el desorden visual divide y compite con el periodo limitado de atención de una persona, según un estudio reciente del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton.  

Para más motivación, imagínese la alegría de encontrar un tesoro escondido. Morgenstern informa que prácticamente todos sus clientes encuentran alguna forma de obtener fondos, ya sea cheques sin cambiar, objetos que pueden vender o dinero en efectivo.

Organicé la montaña de cosas que tenía hace varios meses y ahora ahí están de nuevo. El organizador y bloguero de Los Ángeles, John Trosko, exhorta a las personas a ser directos con sus seres queridos sobre los regalos en la época navideña y las ocasiones especiales y pedir que reduzcan el número de obsequios y que en vez les regalen certificados de regalo o un servicio favorito. Trosko también sugiere hacer una lista antes de salir de compras y mantenerse lejos de las megatiendas para mantener el impulso de comprar bajo control.

Ni Tako ni Trosko fomentan el comprar artículos para un solo uso, como las centrifugadoras de ensaladas que ocupan bastante espacio, pero que rara vez se usan. Otra buena regla general es: “uno entra, otro sale ", es decir, desechar algo cada vez que compra algo nuevo.

Aún con las mejores sugerencias sobre cómo poner las cosas en orden, el proceso puede ser abrumador. Morgenstern nos exhorta a no juzgarnos mientras buscamos dentro de nuestras pertenencias y siempre tener nuestras metas presentes. “Sus pertenencias son un reflejo de quién es y a lo que aspira”, señala. “Poner todo en orden es un reto, pero también una tremenda oportunidad.”


Para encontrar un organizador profesional cerca de usted, comuníquese con la Asociación Nacional de Organizadores Profesionales (NAPO, por sus siglas en inglés) en napo.net.

Conéctese con la escritora independiente April Thompson en aprilwrites.com.
 

Cómo encontrarles hogar a los objetos que ya no necesita

Ya ha pasado por la difícil tarea de organizar. ¿Y ahora qué? Antes, las opciones se limitaban a las ventas de garaje o el vertedero local. Hoy día, tenemos muchas formas de dar nueva vida a los artículos usados: se pueden vender en línea, donar a organizaciones benéficas para deducción de impuestos, suplir a las escuelas que necesitan dichos materiales o devolver al fabricante para reciclar. A continuación otras ideas:

Libros Considere unirse a PaperbackBookSwap.com libre de costo. Cada libro enviado por correo entre miembros se convierte en un crédito que puede redimir para otros libros que se anuncian en el sitio. O, puede donar libros a BetterWorldBooks.com para ayudar a patrocinar la alfabetización a nivel mundial.

Ropa Las organizaciones fidedignas como el Salvation Army, Planet Aid y Dress for Success siempre aceptan donaciones de ropa, mientras que los intercambios públicos y privados de ropa pueden ser una forma social divertida de vaciar nuestros clósets y obtener piezas de diseñadores. Los asistentes traen un número mínimo de artículos que son clasificados por los organizadores por tipo y tamaño. Luego, cuando dan la señal, los participantes se apresuran para probarse la ropa que les atrae y que para ellos es nueva. Meetup.com enumera las actividades comunitarias locales de intercambios; convierta esta oportunidad en una fiesta e invite a sus amigos.

Equipos electrónicos La mayoría de las comunidades realizan campañas para recolectar equipos electrónicos en desuso y desecharlos de forma responsable y además patrocinan lugares donde puede llevar dichos equipos todo el año. Si no, busque en GreenerGadgets.org por código postal para encontrar detallistas que reciclan equipos electrónicos. Venda los equipos electrónicos que funcionen en eBay.com o IOffer.com. Incluso artículos pequeños como los cargadores usados de teléfono se venden fácilmente en línea.

Espejuelos Todos los años se desechan millones de espejuelos mientras que millones de personas en países en vías de desarrollo los necesitan. Done sus espejuelos con receta o los que están fuera de moda a organizaciones sin fines de lucro como One Sight (OneSight.org) o New Eyes (NewEyesForTheNeedy.org), que los arregla y los envía en misiones relacionadas con el cuidado de la salud alrededor del mundo.

Chucherías ¿Y esa máquina para hacer yogur que nunca usó o esa tenaza para rizar el cabello? Los capítulos locales de The Freecycle Network (Freecycle.org) que participan en esta comunidad virtual de 9 millones de socios facilita anunciar cualquier artículo, grande o pequeño, para regalar a otros socios en la vecindad, siempre y cuando estén de acuerdo en  recogerlos en casa del donante.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags