Olores sospechosos

Aromas agradables encierran peligros ocultos




Un aroma especial puede ser agradable a los sentidos y a la psiquis, pero algunas fragancias de perfumes contienen ingredientes sintéticos y tóxicos peligrosos que pueden entrar al cuerpo a través de la piel y los pulmones. Los científicos en el Hospital General Universitario de Valencia, en España, encontraron que aproximadamente una de cada 10 personas puede sufrir reacciones alérgicas que incluyen picazón, descamación y descoloración de la piel y ataques de asma. El Comité Científico de la Unión Europea sobre Productos Cosméticos y No Alimentarios advierte sobre el daño a los sistemas inmune y endocrino, y Greenpeace alerta que estos ingredientes dañinos pueden entrar a los ecosistemas.

Los consumidores deben cotejar las etiquetas y evitar lo siguiente: sulfatos, ftalatos, parabenos, neomicina, galaxolide, limoneno, linalool, bacitracin, cloruro de cobalto, bálsamo de tolú  (myroxylon pereirae), petroquímicos y glicol de propileno, al igual que cualquier cosa referida como fragancia “sintética” o “artificial” . Por otro lado, la Natural Perfumers Guild (NPG) promueve materiales crudos provenientes de plantas como las hierbas, flores, especias, hojas, cortezas y semillas; minerales como el ámbar; aceites esenciales; y tintura de vainilla.

Sin embargo, incluso las concentraciones excesivas de ingredientes naturales como aceites de melaleuca (‘tea tree oil’), lavanda y cáscara de cítricos, podrían desencadenar reacciones alérgicas, según informa el Grupo de Trabajo Ambiental. Se sugiere moderación. Busque compañías que sean miembros del NPG o que tengan la certificación de la Asociación de Productos Naturales o la certificación de ‘orgánico’ expedida por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos o la organización sin fines de lucro NSF International.


Para conocer más, visite NaturalPerfumers.com o npaInfo.org.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags