Desintoxicación primaveral

Una limpieza suave y natural trabaja mejor



Para asegurar un rendimiento óptimo, maximizar la vida útil y mantener la garantía de los vehículos, los conductores informados siguen las directrices de mantenimiento regular recomendadas en el manual del propietario. De forma similar, muchos profesionales de la salud, médicos integrales y quiroprácticos sugieren que limpiar el interior del cuerpo periódicamente funciona—eliminando las toxinas y permitiendo que el proceso digestivo y los órganos, como el hígado y los riñones, descansen y se restauren—ayuda al mantenimiento, restauración y optimización de la salud.

Ya sea que se esté buscando una limpieza dramática y de remoción o un simple mantenimiento, una limpieza natural y desintoxicante elimina las acumulaciones de sustancias no deseadas.  Linda Berry, quiropráctica y nutricionista radicada en Albany, California, y Brenda Watson, fundadora de ReNew Life y nutricionista consultora certificada de Clearwater, Florida, son autoridades reconocidas sobre este tema.

El libro de Berry, Internal Cleansing, y la serie de seis libros de Watson sobre salud digestiva, que comienza con Renew Your Life, enfatizan que este proceso puede ser un eslabón perdido en la nutrición occidental y una clave para recobrar la salud de los estadounidenses. Ambas creen que las preocupaciones médicas específicas—incluidas las alergias, artritis, colesterol elevado, alta presión, fatiga, trastornos gastrointestinales y dolores corporales—están directamente relacionadas con la toxicidad, la que responde bien a la desintoxicación suave.

Cómo comenzar

Según la medicina tradicional china, el inicio de la primavera y el otoño sugieren ser los momentos más apropiados para la limpieza interna. Aunque no estimulan los ayunos de bebidas proteínicas estrictamente, un mínimo de 20 gramos de proteína de alta calidad deben consumirse todos los días. Lea las etiquetas y escoja un polvo de proteína sin azúcar.

“Ocho por ciento de los casos de cáncer son causados por carcinógenos ambientales y en los alimentos.”
~ National Cancer Institute and the National Institute of Environmental Health Sciences


Una limpieza sencilla de un día, fin de semana o siete días para personas experimentadas o no, comienza cada mañana con un cepillado en seco de la piel de todo el cuerpo antes de ducharse y luego beber un mínimo de 10 vasos de 8 onzas de agua durante el día. Esto comienza con una bebida de un jugo verde, seguido de un vaso de 8 onzas de agua en el desayuno, almuerzo y una merienda saludable en la tarde. La receta de limpieza verde favorita de Watson consiste en licuar un pepinillo y medio, dos ramos de apio, media manzana Granny Smith, un puñado de espinaca u otro tipo de vegetal verde, varias ramitas de perejil y un pedazo pequeño de limón.

Luego, una hora después del desayuno y el almuerzo, beba una taza de té de hierbas, tome dos a tres cápsulas de espirulina y dos cápsulas de omega-3. Para la cena, licue una cucharada de pasta de miso rojo en ocho onzas de agua caliente y añada cinco ramas de alga wakame. “Para combatir el hambre, beba más agua con limón o jengibre, tés calientes de hierbas o jugos verdes”, aconseja Watson.

Para aumentar la ingesta de fibra, Berry sugiere colocar los ingredientes en un VitaMix o un NutriBullet (más asequible) que pulveriza todo lo que se le añade, incluso las semillas de linaza enteras. Las máquinas de hacer jugos, que son más difíciles de limpiar luego de usarlas, separan el líquido de la pulpa fibrosa, lo que necesita el intestino para crear, al menos, dos deposiciones diarias. Añada salvado de arroz o avena, pectina cítrica u otras fibras nacionales como agentes de volumen.

Un enema de agua natural no clorada utilizando un aparato de uso en el hogar, disponibles en las tiendas locales, puede también incorporarse en el régimen, según sea necesario. “Un enema afecta un tercio del interior del intestino bajo; si es posible, mantenga dentro el agua a temperatura de ambiente durante cinco a 15 minutos”, sugiere Berry.

Qué evitar

Soluciones seguras y sin recetas para la limpieza del colon, por lo general, promueven la salud del colon y pueden muy bien suplementar un ayuno. Evite los productos que contengan hoja de senna y cáscara sagrada, que son laxantes potentes.

Watson y Berry no recomiendan limpiezas rígidas, como las que consisten solo de bebidas proteínicas o jugos crudos o de limón y agua con sirope de arce y pimienta cayena. “Es mejor limpiar suavemente con jugos verdes y comidas que consistan de arroz integral y vegetales crudos, al vapor o asados”, aconseja Watson.

“Cualquier programa de desintoxicación, si se sigue comiendo lo que quiera, no solo no funciona, sino que tiene consecuencias”, añade Berry, quien recomienda encarecidamente  mantener una dieta equilibrada luego de la limpieza. Señala que un cliente se enfermó luego de romper su desintoxicación con una comida de costillas a la barbacoa y cerveza.


Linda Sechrist escribe para y forma parte de Natural Awakenings. Escribe sobre el porqué somos mejores unidos en ItsAllAboutWe.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags