Renacer de un mundo nuevo

Jean Houston explora el poder de la femineidad



Jean Houston, erudita, autora, filósofa e investigadora, es una de las fundadoras principales del movimiento del potencial humano. Su seminario titulado Woman, an Idea Whose Time Has Come: Why Unleashing the Power of the Feminine is Key to Personal Fulfillment & Planetary Transformation, fue transmitido recientemente a través de una teleconferencia a miles de mujeres por el Women on the Edge of Evolution, fundado por Katherine Woodward Thomas y Claire Zammit.

 

¿Por qué es importante impulsar el apoderamiento de las mujeres y por qué es esencial que se hagan escuchar ahora?

Si cada uno de nosotros nos convertimos en el Posible Ser Humano que somos capaces de ser, entonces la sociedad posible también se podrá convertir en realidad. Para lograr esto en la cultura actual del planeta, donde todo está en transición, necesitamos aprovechar al máximo el complemento de los recursos humanos, quienquiera y dondequiera que se encuentren. También necesitamos crear y orquestar todos los ritmos del despertar de los seres humanos, que han sido descubiertos en la búsqueda de la humanidad por lo que puede llegar a ser.

Como padres y peregrinos de un nuevo mundo emergente, no podemos darnos el lujo de seguir utilizando las viejas soluciones provisionales. Si las mujeres enfocan su nuevo apoderamiento en el renacer de la sociedad, podremos prosperar en estos tiempos complejos, que requieren que utilicemos sabiamente nuestras capacidades y un nuevo conjunto de valores integrales. Si queremos alcanzar un futuro diferente al pasado, las voces femeninas son indispensables.
 

¿Cómo su trabajo con las Naciones Unidas ha fomentado el progreso para las mujeres y el mundo?

Mi trabajo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y otras organizaciones no gubernamentales ha sido guiado por la intención de lograr un cambio medible y sostenible en los ámbitos de la paz y el desarrollo. Yo he adiestrado a millones de personas en las Filipinas, Kenia, Albania, Nepal y en otros países en el nuevo campo del Arte Social, el arte de mejorar las capacidades humanas en medio y a la luz de la complejidad social. Una iniciativa para fortalecer el liderazgo de las mujeres y los jóvenes, así como su participación activa en el proceso de toma de decisiones, está actualmente en su tercer año de un programa de cinco años.

Mientras realizaba el trabajo tras bastidores para adiestrar y apoderar a las mujeres en países del Oriente Medio, yo observé que dentro de las economías e infraestructuras devastadas del mundo árabe, las mujeres están especialmente abiertas a crear cambio estratégico y acción social.
 

¿Cómo podemos decidir dónde dedicar nuestra energía y atención para hacer nuestra mayor contribución e influir en el futuro?

Yo creo que el desarrollo de las mujeres y la reestructura de la naturaleza humana en el siglo 21 podría ser uno de los eventos más importantes en la historia de la humanidad. Para que nazca un nuevo mundo, tenemos que cambiar nuestra mentalidad.   

Las mujeres comprenden la mitad de la población total del mundo y son cruciales para este cambio. Su “mentalidad de madres” intercala lo lineal y circular, lo subjetivo y lo objetivo, es empática y narrativa. Las soluciones surgen de esta mente con un despliegue de entendimiento, donde el mundo interior es tan valioso como el exterior.

Esta mente ve las cosas de manera sistémica, en vez de en una manera sistemática, unificando constelaciones, en vez de discrepando. Esta manera de percibir nuestra propia integridad y las redes que la componen es vital para la creación de toda una nueva sociedad en el planeta, donde las mujeres y los hombres se comprometen totalmente en el manejo de todos los asuntos. Al enfatizar en la relación y en la conexión continua, la mejor solución es de mutuo beneficio para todos, la que ofrece un camino en el que cada cual puede alcanzar su máximo potencial.
 

¿Cómo podemos trabajar juntos y apoyarnos mutuamente en el proceso?

Creando comunidades de enseñanza-aprendizaje donde las mujeres pueden reunirse para desarrollarse y discutir asuntos importantes. Es imprescindible que las mujeres tengan un lugar para estas reuniones profundas, de gran significado y transformación, donde puedan crecer en cuerpo, mente y espíritu. Como consecuencia de estas reuniones enriquecedoras, muchas mujeres han decidido asumir la responsabilidad de proyectos—que han considerado importantes, sea el alumbrado de una calle oscura o hasta crear un grupo de acción social.
 

En su experiencia, ¿qué es lo primero que tiene que hacer cada mujer individualmente, para acelerar su progreso?

Dondequiera que estés, toma acción ahora. Inicia una comunidad de enseñanza-aprendizaje. Una de mis estudiantes, una mujer samoano-estadounidense, creó varias de estas comunidades en su ciudad natal. Luego, se convirtió en la alcaldesa de Burnsville, Minnesota. Pero no se detuvo aquí, en la actualidad es la presidenta de la Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos.


Para más información, visite JeanHouston.org.

Linda Sechrist es una escritora sénior y editora de Natural Awakenings.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags